Talibanes admiten posibilidad de que métodos de tortura como amputaciones, lapidaciones y ejecuciones, vuelvan

Eso depende de los seguidores religiosos y de los tribunales. Ellos decidirán sobre el castigo

Rob Merrick
lunes 16 agosto 2021 17:57

El grupo islamista militante insistió en que protegería los derechos de las mujeres, los medios de comunicación y los diplomáticos.

Las amputaciones, lapidaciones y ejecuciones de criminales podrían regresar en Afganistán después de la toma de posesión de los talibanes, admitió la organización.

Mientras sus combatientes se preparaban para asumir el poder en Kabul, el grupo islamista militante insistió en que protegería los derechos de las mujeres, los medios de comunicación y los diplomáticos.

Pero, cuando se le preguntó sobre el castigo violento de los delincuentes, un sello distintivo del brutal gobierno talibán en la década de 1990, un portavoz dijo: “Eso depende de los seguidores religiosos y de los tribunales. Ellos decidirán sobre el castigo".

Cuando se le preguntó específicamente sobre la amputación de manos y pies, las lapidaciones y los asesinatos estatales, Suhail Shaheen dijo a la BBC: “No puedo decirlo en este momento. Depende de los tribunales, los jueces y las leyes”.

Los comentarios se produjeron incluso cuando Shaheen buscaba calmar los temores sobre el regreso del grupo al poder, incluido el hecho de que su liderazgo no puede controlar a muchos de sus combatientes.

“Le aseguramos a la gente, particularmente en la ciudad de Kabul, que sus propiedades, sus vidas están a salvo”, dijo el portavoz en la entrevista.

“Nuestro liderazgo había ordenado a nuestras fuerzas que permanecieran a las puertas de Kabul, no que entraran en la ciudad. Estamos esperando una transferencia pacífica del poder ”, y agregó que los talibanes esperaban que eso sucediera muy pronto.

El gobierno de los talibanes se hizo famoso por los castigos que incluían ejecuciones públicas para asesinos condenados y amputaciones para personas declaradas culpables de robo.

Leer más: Temblor de magnitud 7.0 golpea la costa noroeste de EE. UU. luego de terremoto en Haití

Las mujeres estaban casi completamente excluidas de la vida pública, como el empleo y la educación, y se desanimaba a las niñas de 10 años o más de ir a la escuela.

El grupo militante también prohibió la televisión, la música y el cine, y destruyó reliquias no islámicas, como en 2001, las famosas estatuas de Buda de Bamiyán en el centro de Afganistán.

Ya han surgido historias de terror en áreas que han caído en manos de los insurgentes talibanes en los últimos días.

El mes pasado, combatientes del grupo entraron en las oficinas de Azizi Bank en la ciudad sureña de Kandahar y ordenaron a nueve mujeres que trabajaban allí que se fueran, para que los parientes varones pudieran ocupar su lugar.

Pero, hablando en vivo por un teléfono móvil a la BBC, Shaheen dijo que las mujeres "tendrán acceso a la educación y al trabajo" y podrán salir de sus hogares sin el acompañamiento masculino.

“Respetaremos los derechos de las mujeres; nuestra política es que las mujeres tengan acceso a la educación y al trabajo, a usar el hijab”, dijo.

Los talibanes creían que "nadie debería salir del país" porque "necesitamos todos los talentos y la capacidad, necesitamos que todos nos quedemos en el país y participemos".

Se cree que Dominic Raab, el secretario de Relaciones Exteriores bajo fuego, regresa de unas vacaciones, a medida que la crisis se profundiza.

Tuiteó que había "compartido mis profundas preocupaciones" con el ministro de Relaciones Exteriores afgano, y agregó: "Es crítico que la comunidad internacional esté unida al decirle a los talibanes que la violencia debe terminar y los derechos humanos deben ser protegidos".