Cinco tipos de engaño según expertos en citas, y dos no implican a otra persona

¿Has cometido una infidelidad financiera?

Olivia Petter
martes 29 junio 2021 12:42
El fotógrafo Emilio Morenatti visita a la pareja del beso del Pulitzer un año después
Read in English

¿Qué es un engaño?

Es una pregunta antigua, con múltiples respuestas que varían en función de la persona con la que se hable y de la cantidad de relaciones extramatrimoniales que se esté dispuesto a descartar como intrascendentes.

Sin embargo, la infidelidad va más allá de los engaños obvios, como acostarse con otra persona.

Para algunas personas, puede tratarse simplemente de enviar un mensaje de texto a un ex o "colarse en sus mensajes de texto", explica la asesora de citas Madeleine Mason.

"Como la gente tiene diferentes límites, alguien puede pensar que coquetear está bien, mientras que para otra persona se considera un engaño emocional", dijo a The Independent.

Aunque las definiciones varían de una pareja a otra, hay algunos factores subyacentes comunes, como el secreto, el engaño y la volatilidad emocional.

Leer más: Por qué te apartas cuando alguien muestra demasiado interés

Sin embargo, según los expertos que hablaron con Women's Health, hay cinco tipos definitivos de engaño y, sorprendentemente, dos de ellos pueden ni siquiera involucrar a tu pareja.

1. Engaño físico

Puede que esto te sorprenda, pero tener intimidad física con alguien que no es tu pareja suele considerarse engaño, a menos que te pongas en plan Ross de Friends e insistas en que "estabas en un descanso".

Por muy obvio que parezca, incluso la infidelidad física no es necesariamente inmune a la ambivalencia.

Las zonas grises surgen cuando se entra en las minucias de la intimidad, que tu yo adolescente recordará como una escala inclusiva que va desde los besos hasta el coito.

En qué "nivel" decidas llamar al engaño depende de ti y de tu pareja, dijo la coach de citas Jo Barnett a The Independent.

2. Tener fantasías sexuales con otra persona

Es normal tener fantasías con personas que te resultan atractivas, independientemente de que tengas o no una relación, comentó el terapeuta de relaciones Max Lundquist a Women's Health.

Sin embargo, las ensoñaciones corrientes sobre el jardinero se aventuran en aguas adúlteras cuando conducen a un "comportamiento inseguro o deshonesto", mencionó.

En otras palabras, si tus fantasías con dicho jardinero te llevan a pasar todo el tiempo recogiendo malas hierbas en el jardín cuando tu pareja cree que estás trabajando, puede convertirse en un problema.

3. Tener sentimientos románticos por otra persona

También conocida como "infidelidad emocional", los límites de este tipo de engaño también pueden ser un poco borrosos.

Básicamente, se trata de albergar sentimientos por otra persona, algo que, según explica Barnett, está fuera del control de la pareja.

"Hay un trasfondo de deslealtad", precisó.

Aunque no es un delito tener relaciones amorosas con más de una persona, Lundquist sostiene que el arco de la infidelidad entra en juego cuando hay secreto, es decir, cuando sólo ves a esa persona a espaldas de tu pareja.

Sin embargo, Mason sostiene que para que estos sentimientos cuenten como infidelidad, es necesario que se actúe sobre ellos. Si simplemente se quedan en la cabeza, "no constituirían una infidelidad en mi opinión", dijo.

4. Gastos secretos

Sí, ocultar tus hábitos de gasto a tu otra mitad puede considerarse una forma de infidelidad, sostiene Lundquist.

Normalmente, esta clasificación surge cuando ese gasto afecta a ambas personas de la relación y, sin embargo, una de ellas insiste en ocultar sus gastos, ya sea por motivos personales o profesionales.

"Esto puede causar problemas y yo diría que es injusto no revelar estas actividades, ya que de todas formas te van a descubrir", afirmó Barnett.

5. Actividad secreta en las redes sociales

Según Dana Weiser, profesora de desarrollo humano de la Universidad Tecnológica de Texas, la infidelidad en las redes sociales también se está convirtiendo en algo común en las parejas románticas y suele adoptar dos formas.

La primera es implícitamente sexual, es decir, se pasa el tiempo dándole a me gusta a las publicaciones de Instagram de la ex pareja o coqueteando con gente en las aplicaciones de citas, señaló a Women's Health.

La segunda, explicó Lundquist, puede describirse como un engaño a tu pareja con tu smartphone, ya que pasas más tiempo con tus redes sociales que con ella.

Sin embargo, Mason añade que esto sólo puede considerarse realmente infidelidad si hay un motivo oculto que pueda llevar a actividades extramatrimoniales, como el sexting o pasar una cantidad desproporcionada de tiempo en conversaciones profundas en línea.

El uso excesivo de las redes sociales también puede exacerbar las inseguridades dentro de la relación, explica Barnett.

"Obsesionarse con la gente a la que sigues en Instagram puede ser muy molesto y podría hacer que tu pareja se sienta menos segura".