¿Sabes en realidad cuántas calorías quemas ejercitandote?

Nuestros metabolismos son menos lógicos de lo que esperabamos durante el ejercicio, informa Gretchen Reynolds

miércoles 06 octubre 2021 23:34
"El ácido clorhídrico tiene efectos perjudiciales para la salud"
Read in English

Por cada 100 calorías que esperamos quemar como resultado del ejercicio, la mayoría de nosotros obtendremos menos de 72, según un nuevo estudio revelador sobre cómo la actividad física afecta nuestro metabolismo.

El estudio encuentra que nuestros cuerpos tienden a compensar automáticamente por al menos una cuarta parte de las calorías que gastamos durante el ejercicio , lo que socava nuestros esfuerzos por bajar de peso al hacer ejercicio. Los resultados también muestran que llevar kilos de más, desafortunadamente, aumenta la compensación de calorías, lo que hace que la pérdida de peso a través del ejercicio sea aún más difícil de alcanzar para aquellos que ya tienen sobrepeso.

Pero el estudio también sugiere que la compensación de calorías varía de una persona a otra, y que aprender cómo responde su metabolismo a los entrenamientos puede ser clave para optimizar el ejercicio y controlar tu peso.

En teoría, o en un universo alternativo más amable, el ejercicio ayudaría sustancialmente a perder peso. Cuando nos movemos, nuestros músculos se contraen, requiriendo más combustible que en reposo, mientras que otros órganos y sistemas biológicos también gastan energía extra. Gracias a estudios de laboratorio anteriores, sabemos aproximadamente cuánta energía requieren estos procesos. Caminar una milla, por ejemplo, quema aproximadamente 100 calorías, dependiendo del tamaño del cuerpo de alguien y la velocidad al caminar.

Hasta hace poco, la mayoría de las personas, incluyendo a los científicos del ejercicio, suponían que este proceso sería aditivo, es decir, pasearse una milla equivale a quemar 100 calorías. Paseearse dos, quemar 200, y así sucesivamente, de manera lógica y matemática. Si no reemplazamos esas calorías con comida extra, deberíamos terminar quemando más calorías de las que consumimos ese día y comenzar a bajar de peso.

Pero ese resultado racional rara vez ocurre. En un estudio tras otro, la mayoría de las personas que comienzan un nuevo programa de ejercicio pierden menos peso de lo esperado en función de las calorías que queman durante los entrenamientos, incluso si controlan estrictamente sus dietas.

Entonces, algunos científicos comenzaron a especular que el gasto de energía podría ser menos flexible de lo que pensábamos. En otras palabras, podría tener límites. Esa posibilidad ganó fuerza en 2012, con la publicación de un influyente estudio sobre cazadores-recolectores africanos. Demostró que, aunque los miembros de la tribu caminaban o trotaban regularmente durante horas, quemaban aproximadamente la misma cantidad de calorías diarias totales que los hombres y mujeres occidentales relativamente sedentarios. De alguna manera, los autores del estudio se dieron cuenta de que los cuerpos de las tribus activas estaban compensando, reduciendo la quema de calorías en general, para evitar la inanición mientras acechaban su comida.

Otros estudios pequeños desde entonces han reforzado el hallazgo de que una mayor actividad no necesariamente resulta en un mayor gasto calórico diario. Pero pocos experimentos a gran escala han intentado precisar cuánto compensan nuestros cuerpos por las calorías quemadas mientras se mueven, ya que medir la actividad metabólica en las personas es complejo y costoso.

Sin embargo, como parte de una nueva iniciativa científica ambiciosa, decenas de investigadores reunieron recientemente sus datos metabólicos de múltiples estudios en los que participaron miles de hombres y mujeres. Estos estudios involucraron beber agua isotópica, el estándar en la investigación metabólica. Contenía isótopos que permitían a los investigadores rastrear con precisión cuántas calorías quema alguien a lo largo del día.

Para el nuevo estudio, que se publicó en agosto en Current Biology, algunos de los científicos se propusieron ver qué sucede con nuestro metabolismo cuando nos movemos. Obtuvieron datos de 1.754 adultos que incluían sus resultados de agua isotópica, así como medidas de la composición de su cuerpo y el gasto de energía basal, que es la cantidad de calorías que queman simplemente por estar vivos, incluso si por lo demás están inactivos. Restar los números basales del gasto energético total les dio a los investigadores una aproximación del gasto energético de las personas a partir del ejercicio y otros movimientos, como estar de pie, caminar y estar inquieto en general.

Luego, utilizando modelos estadísticos, los investigadores pudieron calcular si las calorías quemadas durante la actividad aumentaron el gasto energético diario de las personas como se esperaba, es decir, si las personas queman proporcionalmente más calorías diarias totales cuando se mueven más. Pero los investigadores encontraron que no parecían quemar más calorías. De hecho, la mayoría de las personas parecían estar quemando solo alrededor del 72 por ciento de las calorías adicionales, en promedio, como cabría esperar, dados sus niveles de actividad.

"La gente parece compensar con energía las calorías adicionales quemadas a través de la actividad en al menos una cuarta parte", dice Lewis Halsey, profesor de ciencias de la vida y la salud en la Universidad de Roehampton en Londres, autor principal del estudio.

Inesperadamente, los investigadores también encontraron que los niveles de compensación de energía aumentaron entre las personas con niveles relativamente altos de grasa corporal. Tenían a compensar el 50 por ciento o más de las calorías que quemaban estando activos.

Es importante señalar que el estudio no analizó la ingesta alimentaria de las personas. Se concentró únicamente en el gasto de energía y en cómo nuestros cuerpos parecen capaces de compensar algunas de las calorías quemadas durante el ejercicio al reducir la actividad biológica en otras partes del cuerpo.

Sin embargo, no está claro cómo orquestamos inconscientemente esta hazaña y qué sistemas internos podrían verse más afectados, dijo Halsey. Él y sus colegas especulan que las operaciones del sistema inmunológico, que requieren una energía considerable, pueden reducirse un poco. O, sin saberlo, podríamos inquietarnos menos o volvernos más sedentarios en general, en los días que hacemos ejercicio. Quizás, también, algunos de los trabajos internos de nuestras células pueden ralentizarse, reduciendo el gasto total de energía de nuestro cuerpo.

Pero la nueva ciencia del ejercicio y la compensación de calorías no es completamente desalentadora. Incluso las personas cuyos cuerpos compensan el 50 por ciento o más de las calorías que gastan durante la actividad física quemarán más calorías por día que si permanecen quietas, señala Halsey. Un problema más intratable con el uso del ejercicio para bajar de peso, continúa, es que, de manera realista, el ejercicio quema pocas calorías, y punto. Para bajar de peso, también tenemos que comer menos.

“Media galleta o media lata de cola” después de media hora de caminata, y habrás ingerido más calorías de las que quemaste, dice, por mucho o poco que compenses.

Este artículo apareció originalmente enThe New York Times.