London Fashion Week: Los diseñadores que lideran la conversación sobre sostenibilidad

A medida que LFW llega a su fin, Olivia Petter examina cómo los diseñadores han adaptado sus procesos para combatir la crisis climática

martes 21 septiembre 2021 18:29
Estudio: El sistema oceánico podría colapsar debido al cambio climático
Read in English

Es la Semana de la Moda de Londres y hay un elefante en la habitación, o en la pasarela, digamos. La sostenibilidad ha sido una palabra de moda en la industria durante los últimos años, con diseñadores de alto y bajo interés por capitalizar la creciente demanda de ropa que ayude en lugar de dañar al planeta. Pero es una hazaña que es más fácil decirla que hacerla. Después de todo, ¿qué tan respetuosa con el medio ambiente puede ser una marca de moda cuando fundamentalmente siempre va a presionar por el consumo en lugar de en su contra?

Es una pregunta con la que, lamentablemente, pocos diseñadores se han enfrentado esta temporada. De hecho, el tema rara vez se menciona en la letanía de comunicados de prensa que abrumaron las bandejas de entrada este fin de semana. En cambio, los compradores, personas influyentes y miembros de los medios de comunicación se alinearon en los FROW y se hicieron de la vista gorda cuando los diseñadores debutaron con sus nuevas colecciones sin siquiera reconocer la difícil situación del planeta al que podrían estar contribuyendo.

Sin embargo, hubo algunas marcas que enfrentaron el problema de frente. Tomemos a Vivienne Westwood, la guerrera ecológica original de la moda. El ícono punk de 80 años y activista climático nunca deja de aprovechar la oportunidad para denunciar los delitos de la industria, después de haber organizado una protesta memorable en LFW en 2019.La actriz Rose McGowan estuvo acompañada en la pasarela por hombres y mujeres de todas las etnias y tamaños, incluido John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace, para albergar una polémica contra el consumismo.

Esta temporada, a pesar del hecho de que Westwood se abstuvo de un espacio en la pasarela, su mensaje fue tan fuerte y claro como siempre. Titulado "Save Our Souls", la colisión tomó sus señales del mar, mirando a los piratas ingleses y la idea de que la ropa necesita sufrir un "cambio radical", por así decirlo, para salvar el planeta.

Una hazaña respetuosa con el medio ambiente, la cantidad total de materiales de bajo impacto y libres de crueldad utilizada fue del 98 por ciento, y Westwood utilizó materiales como algodón orgánico, algodón reciclado, seda orgánica, poliéster reciclado o, en algunos casos, una combinación de estos.

Más del 90 por ciento de los tejidos del diseñador están hechos con monomaterial h o mezclados con materiales de la misma categoría como una forma de hacer que todos sean mucho más fáciles de reciclar. Asimismo, con esta colección se ha alcanzado el objetivo a largo plazo de la marca de erradicar las fibras sintéticas vírgenes. Solo un material contiene elastano, sin embargo, se recicla.

Nada de esto compromete la ropa. Una mezcla de los tartanes característicos del diseñador, hay mucha sastrería dinámica, con chaquetas de traje saliendo a la cintura en esa silueta clásica de Westwood. En otros lugares, un top se destaca con su giro en la camisa clásica, mientras que los estampados paisley encuentran su camino en chalecos y batas. Para el ojo inexperto, parece una colección de moda vibrante normal. Y, sin embargo, es probablemente lo más ecológico que se exhibe en LFW.

Hubo notables medidas de sostenibilidad en otros lugares, con Roksanda entre los que utilizan telas como algodón orgánico, tafetán de poliéster reciclado y satén ecológico. Pero fuera de esos desfiles de moda, ninguno puso la crisis climática al frente y al centro como Osman Yousefzada.

Comenzó con el escenario. El diseñador británico, que creció en una familia inmigrante conservadora musulmana afgana-pakistaní, presentó su espectáculo en Amazonico, un restaurante latinoamericano en Mayfair cuyos frondosos interiores te hacen sentir como si te hubieras sentado en una selva tropical. El establecimiento de alta cocina también tiene una asociación con la organización benéfica mundial de reforestación One Tree Planted, y por cada invitado que asistió al espectáculo de Osman, se plantó un árbol en la selva amazónica brasileña. Por si fuera poco, también hubo la lectura de poesía que interrumpió el espectáculo a mitad de camino, recordando a todos los asistentes la urgente amenaza que todos enfrentamos a la hora de salvar nuestro planeta de la destrucción, un mensaje que se cristalizó con mórbidos versos como, “Encontraron el cuchillo que me mató” y “Nadie me envió las cenizas”.

En cuanto a la ropa, no era menos obviamente sostenible que la de Westwood, con monos de lentejuelas, vestidos transparentes y blusas de organza tejidas a mano, todas apareciendo con fuertes siluetas de alta costura. Y, sin embargo, se hicieron 15 looks con TENCEL™ Luxe, un filamento de lujo hecho de pulpa de madera de origen sostenible (sí, de verdad) que se utilizó para crear filamentos con propiedades similares a la seda. La ropa resultante está certificada como biodegradable, y la colección de Osman ilustra su gran versatilidad.

“Podemos trabajar para cambiar el sistema o derrocarlo”, dice Yousefzada. “La obtención de beneficios no debe ser a expensas de otros ni a expensas de nuestro planeta. El sistema todavía puede existir, pero los materiales deben cambiar".

La biodegradabilidad, dice, es clave. “Creo que es la única forma en que podemos consumir”, agrega. “Por supuesto que es un viaje, de reaprendizaje y reeducación sobre el daño que le hemos hecho a nuestro medio ambiente. TENCEL™ ha estado haciendo un trabajo avanzado en este campo, por lo que fue un sueño cuando dijeron que me apoyarían con telas hechas con sus filamentos biodegradables TENCEL™ Luxe para esta colección”.

Leer más: Greta Thunberg anuncia huelgas contra la crisis climática

En cuanto a lo fácil que fue trabajar con los materiales, Yousefzada explica que fue una experiencia enormemente liberadora. “El principal vaivén ha girado en torno a cuánto podemos afirmar que una pieza es biodegradable; sus filamentos lo son, de hecho, por completo; pero una vez que comienzas a agregar elementos como tinte, costuras, cremalleras, botones, etc., se vuelve menos un reclamo”, explica.

“Pero como he dicho, este es un ‘viaje’ hacia la biodegradabilidad. Vamos a enterrar un vestido de la colección y luego desenterrarlo la próxima temporada y hacer que los profesores de biotecnología lo analicen y compartir esos resultados. Es un proceso, pero es importante comenzar por alguna parte.

Esperemos que otras marcas pronto tomen nota y comiencen ellos mismos.