Huelgas climáticas: Saldremos a la calle porque a dirigentes “no les importa el futuro”, dice Greta Thunberg

Este viernes los jóvenes protestarán en más de mil lugares en todo el mundo para exigir una acción más rápida sobre la crisis

Daisy Dunne
martes 21 septiembre 2021 19:05
Greta Thunberg carga contra los países de la cumbre climática
Read in English

Los jóvenes de todo el mundo volverán a salir a la calle este viernes porque a los líderes mundiales “no les importa el futuro”, ha declarado Greta Thunberg.

En una rueda de prensa celebrada el lunes, la joven activista sueca afirmó que la necesidad de actuar contra la crisis climática es “más urgente” que nunca tras la pandemia del virus covid.

“Ha sido un año y medio muy extraño con esta pandemia, pero por supuesto la crisis climática no ha desaparecido, sino todo lo contrario, es incluso más urgente ahora que antes”, dijo Thunberg en una rueda de prensa celebrada el lunes por la tarde.

“Y una y otra vez, los líderes actuales demuestran que no se preocupan por el futuro, al menos no lo parece.

“Dicen que nos escuchan a los jóvenes, pero es evidente que no lo hacen. Y por eso volveremos a las calles”.

Otros jóvenes activistas de todo el mundo, como la activista ugandesa Vanessa Nakate, se hicieron eco de sus llamamientos.

“Históricamente, hemos visto que todo el continente africano es responsable de sólo el 3% de las emisiones mundiales. Y, sin embargo, los africanos ya están sufriendo algunos de los impactos más brutales provocados por la crisis climática”, aseguró Nakate.

“Hemos visto cómo muchos africanos han perdido la vida y muchos más han perdido sus hogares y sus negocios. Por eso haremos una huelga el 24 de septiembre: para exigir justicia climática”.

Leer más: Objetivo mundial de 1.5 ° C se escapa sin una acción urgente, advierte informe del IPCC

El viernes 24 de septiembre, los jóvenes saldrán a las calles de más de mil localidades de todo el mundo para exigir a los líderes mundiales una actuación más urgente. Esto ocurre mientras los líderes se reúnen en Nueva York para una reunión de la Asamblea General de la ONU en la que la crisis climática ocupa un lugar destacado en el orden del día.

La multitud pedirá a los países ricos que dejen de quemar combustibles fósiles y que cumplan sus promesas de proporcionar a las naciones vulnerables 100 mil millones de dólares al año para ayudarles a hacer frente y adaptarse a las emisiones de gases de efecto invernadero.

En su intervención del jueves, Thunberg afirmó que el incumplimiento de las promesas de financiación por parte de los países ricos “no tiene sentido”.

“No es sólo lo que hay que hacer, es lo único que hay que hacer”, aseveró.

“¿Cómo pueden países como el mío esperar que otros países tomen medidas climáticas si nosotros, que somos mucho más responsables históricamente per cápita que otros países, lo ignoramos?”

Otros mensajes clave de los participantes en la campaña son la exigencia de poner fin a la violencia contra los defensores del medio ambiente -que alcanzó un récord en 2020- y un mayor reconocimiento de las conexiones entre las crisis del clima y de la naturaleza.

Thunberg añadió que aún no estaba segura de si asistiría a la Cop26, la cumbre mundial sobre el clima que se celebrará en Glasgow en noviembre.

Muchos activistas y comentaristas han expresado su preocupación por la posibilidad de que la conferencia dirigida por el Reino Unido excluya a los países más vulnerables al clima.

El Reino Unido acaba de empezar a administrar inyecciones de covid a quienes no pueden obtenerlas en otros lugares, y los asistentes de los países del sur global han manifestado su preocupación por los elevadísimos costes de alojamiento y viaje en medio de la pandemia.

Gabriel Klaasen, un joven activista y representante de la Alianza Climática Africana de Sudáfrica, informó que no asistiría a la conferencia “debido a la desigualdad en la distribución de la vacuna entre los países”.

“Personalmente no asistiré a Cop porque hasta hace unas semanas no sabía si podía recibir la vacuna”, declaró a los periodistas.

“Incluso si hubiera recibido la vacuna a principios de año, podría no haber asistido porque a menudo los jóvenes son tratados de forma abusiva y contraproducente”.