SpaceX Starship: Nave espacial explota tras un aterrizaje forzado

Elon Musk espera enviar los primeros humanos a Marte a bordo de una nave estelar en los próximos cuatro años.

Anthony Cuthbertson@ADCuthbertson
jueves 10 diciembre 2020 14:46

Nave de SpaceX estalla.

SpaceX ha realizado la primera gran prueba de vuelo de su nave espacial Starship, alcanzando una altura de 12.5 km antes de aterrizar de forma forzada en una enorme explosión de bola de fuego.

Antes de la prueba, el CEO de SpaceX, Elon Musk, había predicho que solo había una posibilidad entre tres de que el lanzamiento y el aterrizaje tuvieran éxito.

A pesar del fracaso, el vuelo de prueba marca un hito importante en el envío de humanos a Marte.

La nave espacial prototipo parecía estar cerca de lograr el aterrizaje y también pudo cumplir varios otros objetivos clave durante la primera prueba de vuelo de este tipo.

"Ascenso exitoso, cambio a tanques de cabecera y control preciso de los flaps hasta el punto de aterrizaje", tuiteó Musk.

El Starship SN8 falló en un intento similar del vuelo suborbital de 12,5 km el martes con solo 1,3 segundos para el despegue. El próximo prototipo de Starship, SN9, ya está construido y se espera que intente una prueba de vuelo similar en algún momento en el futuro cercano desde las instalaciones de SpaceX en Boca Chica en Texas.

Hablando la semana pasada en un evento en Alemania, Musk dijo que esperaba enviar a los primeros humanos a Marte a bordo de una nave espacial en 2024.

El lanzamiento retrasado en serie finalmente tuvo lugar a las 4:45 p.m. hora local (10.45 p.m. GMT), con solo 15 minutos para que se cerrara la ventana de lanzamiento del día.

Aproximadamente dos minutos después del despegue, la base de la nave pareció incendiarse, aunque pronto se apagó.

Después de alcanzar su altitud objetivo, Starship SN8 intentó realizar una complicada maniobra de aterrizaje volteado, en la que esencialmente se desploma hacia la Tierra.

Parecía perder el control, ya que no estaba en el ángulo previsto de 60 grados.

Sin embargo, la nave pronto se enderezó y casi logró aterrizar sin incidentes.

Pero cuando aterrizó, Starship SN8 se arrugó en una bola de fuego.

"La prueba de vuelo de SN8 es un emocionante próximo paso en el desarrollo de un sistema de transporte totalmente reutilizable capaz de llevar tanto a la tripulación como a la carga a la órbita terrestre, la Luna, Marte y más allá. A medida que nos aventuramos en un nuevo territorio, continuamos apreciando el apoyo y el aliento que hemos recibido", dijo SpaceX en un comunicado antes de la prueba.