Todo Lo Que Necesitas Saber Sobre El Último Descubrimiento De Una Supernova

Llamarada gigante arrasa el sistema solar después de una poderosa explosión, dicen científicos

Tales explosiones podrían afectar la señal del teléfono hoy en día y ayudarnos a comprender los inicios del universo

Andrew Griffin@_andrew_griffin
miércoles 13 enero 2021 18:14
Read in English

Científicos han identificado la fuente de una enorme llamarada que barrió nuestro sistema solar.

El descubrimiento podría ayudar a comprender las explosiones de rayos gamma, las más poderosas del universo.

La Tierra es golpeada regularmente por estallidos de rayos gamma leves y cortos, casi todos los días. Pero más raramente hay grandes explosiones, como el GRB 200415A recién examinado, que traen consigo un azote de energía más poderoso que nuestro propio Sol.

La llamarada parece haber surgido de una estrella de neutrones poderosa e inusual conocida como magnetar, informan los científicos en nuevos hallazgos publicados en Nature Astronomy.

“Nuestro sol es una estrella muy común. Cuando muera, se hará más grande y se convertirá en una estrella gigante roja. Después de eso, se colapsará en una pequeña estrella compacta llamada enana blanca”, dijo Soebur Razzaque de la Universidad de Johannesburgo, quien dirigió la investigación.

"Pero las estrellas que son mucho más masivas que el sol juegan un final diferente".

En cambio, estas estrellas explotan en una supernova y luego dejan una pequeña estrella compacta conocida como estrella de neutrones. Son diminutos, podrían empaquetarse en un espacio de 12 millas de ancho, pero son tan densos que una cucharada pesaría toneladas.

Esas estrellas son las creadoras de las explosiones más poderosas del universo. Estas explosiones afectan la señal del teléfono hoy en día, pero también representan una forma de mirar hacia los inicios del cosmos, llegando con nosotros como mensajeros del universo cuando estaba en un estado mucho más joven.

La nueva investigación comenzó el 15 de abril del año pasado, cuando una llamarada gigante pasó por Marte. Una red de satélites, incluida la Estación Espacial Internacional, lo recogió, lo que desencadenó la investigación que se publica hoy.

Cuando GRB 200415A pasó por la Tierra, no fue la primera explosión de este tipo que se detectó en la Tierra. Pero fue inusual en varias formas útiles, incluido el hecho de que provenía de mucho más cerca de nosotros de lo habitual.

También fue la primera llamarada gigante de este tipo que se detectó desde que se lanzó el telescopio espacial de rayos gamma Fermi en 2008. Eso significó que los investigadores pudieron recopilar grandes cantidades de datos en los 140 milisegundos que duró, dándoles una imagen mucho mejor.

Y cuando los investigadores pudieron localizar la causa, descubrieron que también era inusual: provenía de un magnetar. Sólo hay 30 objetos conocidos de este tipo en toda nuestra Vía Láctea, compuestos por decenas de miles de estrellas de neutrones, y pueden ser mil veces más magnéticos que las estrellas de neutrones comunes.

La galaxia de la que provino la llamarada está fuera de nuestra propia Vía Láctea, pero sólo en la escala galáctica. Está a sólo 11,4 millones de años luz de distancia.

Debido al trabajo realizado en el tiempo previo a la explosión el año pasado, los investigadores habían construido un conjunto detallado de predicciones sobre cómo podría verse un GRB cuando llegara a la Tierra. El profesor Razzaque había predicho hace 15 años, por ejemplo, que una llamarada gigante incluiría dos explosiones, otra siguiendo de cerca a la primera, por lo que pudieron comparar esas predicciones con su investigación existente.

Los científicos esperan poder encontrar aún más e investigarlos con más detalle. Eso podría ayudar a explicar no sólo los procesos que permiten explosiones tan poderosas, sino también usarlos como formas de entender la historia de nuestro cosmos.

"Aunque los estallidos de rayos gamma explotan desde una sola estrella, podemos detectarlos desde muy temprano en la historia del universo. Incluso, cuando el universo tenía unos cientos de millones de años", dijo el profesor Razzaque en un comunicado.

"Eso está en una etapa extremadamente temprana de la evolución del universo. De las estrellas que murieron hace tiempo, hoy sólo estamos detectando sus estallidos de rayos gamma, porque la luz tarda en viajar".

"Esto significa que los estallidos de rayos gamma pueden decirnos más sobre cómo el universo se expande y evoluciona con el tiempo".