Caída del cohete chino: Su descenso a la Tierra podría ser “equivalente a un accidente de avión pequeño”

Para un evento de reingreso incontrolado, no es posible predecir con precisión dónde caerá el objeto o partes de él

Adam Smith@adamndsmith
viernes 07 mayo 2021 17:17

El SN-10 de SpaceX explota luego de su aterrizaje.

El cohete Long March 5B está cayendo de nuevo a la Tierra después de lanzarse como parte de la próxima estación espacial de China.

El cohete de 30 metros de largo entró en velocidad orbital, lo que significa que ahora está viajando alrededor del mundo cada 90 minutos, demasiado rápido para que las agencias espaciales puedan deducir dónde va a aterrizar.

El año pasado, un prototipo similar aterrizó a los 13 minutos de llegar a la ciudad de Nueva York. Finalmente, el 18° Escuadrón de Control Espacial de la Fuerza Espacial de EE.UU. confirmó que la nave había aterrizado en el Océano Atlántico.

“Si el cohete vuelve a entrar en la atmósfera sobre un área poblada, el resultado será similar a un accidente de avión pequeño esparcido por más de 100 millas”, dijo Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard.

Afortunadamente, es probable que las personas permanezcan seguras y que se produzcan pocos daños en los edificios o el medio ambiente. Sin embargo, esto no se debe a medidas preventivas o defensivas, sino a una cuestión de estadísticas.

Para un evento de reentrada incontrolada como este, no es posible predecir con precisión dónde caerán el objeto o partes de él, dijo la Agencia Espacial Europea (ESA).

Esto se debe principalmente a que la densidad atmosférica, que es lo que empujará la altitud del cohete a una eventual reentrada, no se conoce por debajo de los 300 kilómetros porque las naves espaciales no vuelan a alturas tan bajas.

Lee más: La simulación de asteroides de la NASA termina en un desastre inevitable para la tierra

El cohete Long March 5B fluctúa actualmente a una altitud de entre 170 y 372 kilómetros, pero se ha visto caer a 160 kilómetros.

También es probable que el objeto simplemente se queme al volver a entrar al planeta, pero partes del cohete con un alto punto de fusión podrían llegar al suelo. Los expertos luchan por saber exactamente cómo el cohete logrará su reentrada, porque la agencia espacial china solo brinda información limitada sobre su nave espacial.

Sin embargo, debido a que la Tierra está compuesta en un 75% por agua y debido a que grandes áreas de tierra están deshabitadas, el riesgo de cualquier individuo es bastante pequeño, ya que las personas corren más riesgo conduciendo un automóvil que con este cohete.

"En el peor de los casos (escenario) es que una de las varillas estructurales golpea a alguien, potencialmente una fatalidad, pero es poco probable que se produzcan múltiples víctimas", dijo McDowell a The Independent. Agregó que los escombros viajarán a aproximadamente 100 millas por hora, por lo que podría haber costosos daños a la propiedad, pero debido a que se extenderán a más de 100 millas, es probable que solo una o dos piezas golpeen un área poblada.

En la última década, alrededor de 100 satélites y cuerpos de cohetes han vuelto a entrar en la atmósfera cada año, con una masa anual total de alrededor de 150 toneladas, y el problema de los desechos espaciales solo se agravará con el tiempo debido a falta de legislación sobre la limpieza del espacio alrededor de nuestro planeta.

El científico de la NASA, Donald Kessler, advirtió que el efecto dominó de un choque entre dos piezas de detritos espaciales podría crear una capa impenetrable de escombros que haría imposibles los lanzamientos espaciales terrestres, esencialmente atrapándonos en la Tierra.

Este problema potencial es mucho mayor que la pequeña probabilidad de que los escombros golpeen edificios o incluso personas. En tal caso, las misiones planificadas a la Luna o incluso la terraformación de Marte podrían frustrarse irrevocablemente.