El agujero negro supermasivo de la Vía Láctea tiene una “fuga”, según la NASA

Una nube de hidrógeno es empujada por los chorros que salen en la misma dirección que los campos magnéticos del agujero negro

Adam Smith
miércoles 15 diciembre 2021 23:28

Encuentran un minichorro cerca del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea

El agujero negro del centro de la Vía Láctea tiene una “fuga”, según la NASA.

La agencia espacial aún no ha conseguido captar el “chorro fantasma”, pero hay indicios de que está cayendo sobre una enorme nube de hidrógeno “como el chorro dirigido de una manguera que cae sobre la arena”.

A diferencia de un gigante dormido, el agujero negro supermasivo atrae material hacia el disco de acrecimiento en rotación. Parte del material que cae en él es arrastrado en chorros que salen en la misma dirección que los enormes campos magnéticos del agujero.

Los investigadores sugieren que estos chorros se producen cada vez que se traga un objeto grande, como una nube de gas. Utilizando el telescopio del Observatorio ALMA, en Chile, para ver las longitudes de onda milimétricas, se encontró una estrecha línea de gas molecular en expansión que puede ser rastreada al menos 15 años luz atrás hasta el agujero negro.

Este descubrimiento condujo a los investigadores a una burbuja brillante e inflada de gas caliente a 35 años luz del agujero negro, captada por el telescopio espacial Hubble.

“Los chorros se filtran fuera del denso disco de gas de la Vía Láctea”, explica Alex Wagner, de la Universidad de Tsukuba en Japón. “El chorro diverge de un haz de rayos en forma de cono y se convierte en bucles, con lo que asemeja a un pulpo”. Esto puede crear una serie de burbujas en expansión que se extienden al menos 500 años luz.

“Nuestro agujero negro central claramente aumentó su luminosidad al menos un millón de veces en el último millón de años. Eso bastó para que un chorro se introdujera en el halo galáctico”, añadió Wagner.

El agujero negro tuvo un gran estallido hace entre dos y cuatro millones de años, y liberó suficiente energía para crear un par de burbujas brillantes sobre nuestra galaxia. Estas fueron descubiertas en 2010 y 2003.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in