Salt Bae y el año en que el chef de internet troleó al mundo

Cuando Salt Bae abrió su restaurante en Londres en septiembre de 2021, nadie podía dejar de hablar de él. Kate Ng explora por qué no nos cansamos del hombre ni del meme

Read in English

De todos los momentos culturales que tuvieron lugar en el Reino Unido a lo largo de 2021, pocos fueron tan duraderos y tan divisivos como la apertura del restaurante londinense de Salt Bae en septiembre.

El chef turco, cuyo nombre real es Nusret Gokce, saltó al estrellato como meme en 2017, cuando se hizo viral un vídeo en el que se le veía esparciendo sal generosamente por su antebrazo y sobre un filete. En la actualidad, sigue adoptando la idiosincrática pose que le hizo famoso tanto en sus restaurantes como parte de una actuación para los clientes como en cualquier lugar en el que se le fotografíe en público.

Es esta hiperconciencia de lo que le gusta a Internet lo que ha hecho que Salt Bae tenga tanto éxito, tanto como personalidad pública como en su negocio de restauración. Ha sido su fuerza vital durante años, permitiéndole crecer más allá de los límites de un meme de una manera que ningún otro sujeto de la vida real de un meme ha podido.

Gokce abrió su primer restaurante en Estambul en 2010, después de trabajar en varios restaurantes de Argentina y EE.UU. para ampliar su experiencia en el sector. Su cadena de asadores de lujo, Nusr-et (un juego de palabras con su propio nombre y la palabra “et”, que significa “carne” en turco), ha creado desde entonces casi 30 establecimientos y recibe regularmente a celebridades de alto nivel, políticos, deportistas, etc. La brillante lista de invitados ha reforzado la reputación de Nusr-et como lugar para comer y ser visto comiendo.

Y, sin embargo, cómo Salt Bae ha podido abrir un restaurante tras otro, en algunos de los lugares más codiciados del mundo -Dubái, Los Ángeles, Nueva York, Londres- a pesar de recibir constantemente críticas negativas es algo así como un milagro. Cuando su restaurante de Nueva York abrió en 2018, los críticos describieron sus filetes gigantes y trozos de carne como “insípidos y aburridos”.

El crítico gastronómico Steve Cuozzo, en el New York Post, calificó el establecimiento de “estafa”, y señaló, de forma bastante salvaje, que su filete era un “ribeye con hueso, duro como suela de zapato, que, para el colmo, estaba repleto de horripilantes pegotes de grasa”. Joshua David Stein, de GQ, añadió que el menú era “absurdamente caro, incluso para los estándares de los asadores de Nueva York”.

Este año, todo el Twitter londinense se ensañó con el menú excesivamente caro, en el que todo estaba cubierto de oro. Desde hamburguesas de ₤100 libras hasta filetes Tomahawk de ₤850 (mucho más de lo que este redactor paga de alquiler mensual), Salt Bae fue muy criticado por poner precios enormes a sus platos con una abundante pizca de sal.

Como si invitara al ridículo al público, algunos clientes publicaron fotografías de los recibos de sus cenas en Nusr-et, en Knightsbridge, que mostraban las exorbitantes cantidades de dinero que habían gastado. Una mesa de cuatro personas reveló que su cuenta ascendió a la escandalosa cifra de ₤37.000, que incluía el famoso bistec Tomahawk, acompañamientos caros como espárragos (₤18) y puré de patatas (₤12), así como botellas de vino y champán que costaron miles de libras.

El restaurante también se ha visto afectado por una serie de críticas negativas en Tripadvisor, donde ahora ocupa el puesto 20.491 de los 23.811. Algunas de las críticas más recientes advierten a los demás de que no deben cenar allí “ni siquiera para sus fotos en las redes sociales” y se quejan de que la carne se sirve tan cruda que “la vaca todavía estaba viva”.

Un crítico particularmente (ejem) salado escribió que la comida era un “insulto a la humanidad”, y añadió: “La peor comida, el peor servicio, pagamos más de ₤1.800 por tres personas. ¡Mala calidad, carne maloliente, porciones pequeñas, prefiero gastar ₤50 en el restaurante local será mejor [sic]! Nunca más. Aléjense, es una trampa mortal”.

Publicación tras publicación (incluido The Independent) se abalanzó sobre toda la atención adversa que recibió el restaurante de Salt Bae. Durante las semanas siguientes a su apertura, se produjeron innumerables artículos de opinión, noticias, reseñas y críticas en todos los periódicos imaginables. Una reseña del crítico gastronómico Jimi Faruwera para el Evening Standard captó la experiencia con bastante acierto: “Cualquier intento de comprometerse en serio con algo tan evidentemente poco serio es, en última instancia, inútil, como ofrecer una crítica musical sincera a un tipo que toca los tambores en botes de basura en la esquina de la calle”.

Sin embargo, el restaurante londinense de Salt Bae sigue estando lleno, lo que le ha valido los elogios del jefe de restauración de Manchester, Nikolas Opacic. Opacic describió al célebre chef como un “genio” a pesar de tener “precios de locura”.

“Bien hecho, se merece todo el crédito”, dijo al Evening Standard. “La gente que se queja es la que ni siquiera va al restaurante. Si la gente se lo puede permitir y quiere experimentarlo, que lo haga. Es un genio, si puede llenar un restaurante con esos precios”.

No se puede dejar de admirar la atracción magnética de Salt Bae. Algunos han llegado a mostrar respeto por su capacidad para sacar dinero a los superricos de una manera que ningún gobierno podría jamás. Ni siquiera la mala prensa puede detenerlo; podría decirse que la implacable máquina de contenidos solo sirve para ganar más atención, más reservas, más críticas.

Toda la atención centrada en Salt Bae y Nusr-et no tiene que ver con la comida, y nunca lo ha tenido. Se trata de la actuación, el teatro que Salt Bae monta para sus clientes. No es de extrañar que una vez que dejó Londres, dos meses después de abrir la sucursal aquí, los índices de audiencia de su restaurante cayeran de manera estrepitosa.

Ahora, abrió otro restaurante en Arabia Saudita, su 28º establecimiento. Una vez allí, no cabe duda de que continuará cortando, rociando sal y posando para conseguir un imperio aún mayor. Y de eso, solo podemos culparnos a nosotros mismos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in