Diagnostican a una madre cáncer en etapa tres después de un cambio repentino en su seno

A Angela Butterworth (42 años), de Witney en Oxfordshire, le diagnosticaron cáncer de mama en etapa 3 en marzo de 2020 durante la pandemia de covid-19

Eleanor Fleming
miércoles 14 diciembre 2022 17:47

Supervivientes de cáncer de mama crean grupo de apoyo para otras personas

Read in English

Una editora que fue diagnosticada con cáncer de mama en su 15º aniversario de bodas y “casi muere” después de tener sepsis durante quimioterapia dijo que la esperanza y el apoyo de su familia y amigos la mantuvieron en pie.

Angela Butterworth, de 42 años, dijo que “se trataba más de sobrevivir que de cualquier otra cosa”, pero había días en los que se cuestionaba si tenía futuro, ya que estaba “al borde de la muerte” y se sentía “totalmente maltratada” por el tratamiento.

A la madre de dos hijos, que vive en Witney, Oxfordshire, le diagnosticaron cáncer de mama en etapa 3 el 20 de marzo de 2020, en medio de la pandemia de coronavirus, después de descubrir durante la noche que su seno derecho había cambiado repentinamente de forma y tenía un lado más firme.

A Angela le dijeron que probablemente tendría que someterse a una mastectomía para extirpar el tumor, así como a quimioterapia y radioterapia, pero era posible que tuviera que esperar hasta cuatro meses para recibir tratamiento, ya que los hospitales estaban desbordados de pacientes con coronavirus.

“No sé si estaba en estado de shock, pero no lloré en absoluto (cuando me diagnosticaron)”, Angela dijo. “Solo pensé, está bien, esto está sucediendo, y tenemos que tratar de obtener el tratamiento”.

Angela dijo que entendió la noticia de su diagnóstico en su aniversario hasta mucho después, y sus primeros pensamientos fueron sobre sus dos hijos, Annabelle y Sophia, que tenían 11 y ocho años en ese momento, respectivamente.

Le dieron un folleto en el hospital, que ofrecía consejos sobre cómo decírselo a sus hijos, y lo leyó en el automóvil de camino a casa con su esposo, Craig, de 48 años, quien es asesor hipotecario.

Angela dijo: “Al final no pude decirlo, así que mi esposo les dijo”.

“Los sentamos y él dijo, ya sabes, ‘mami está muy mal. Tendrá que someterse a muchos tratamientos, y se le caerá el cabello… pero la buena noticia es que van a tratar a mamá y lo superaremos’”.

“Mi hija menor lloró; mi hijo mayor se quedó mirando al vacío durante un rato y luego lloró, así que fue un poco horrible, pero teníamos que decirles lo que estaba pasando”.

En los días siguientes, Angela trató de procesar su diagnóstico y la posibilidad de que su tratamiento se retrasara, lo que describió como un “doble impacto”.

Temía que, si tenía que esperar demasiado, “podría ser demasiado tarde”.

Le administraron inyecciones de Zoladex, un tratamiento hormonal para evitar que el cáncer creciera o se propagara más, mientras esperaba una actualización.

Pero días después, le dijeron que podía someterse a la mastectomía antes de lo planeado, ya que el personal del NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) podía hacer la operación desde un hospital privado en Oxford.

El 30 de marzo se sometió al procedimiento para la extirpación de su seno derecho y los médicos descubrieron que el cáncer se había propagado a los ganglios linfáticos debajo del brazo.

Angela dijo que aprendió a lidiar con las cosas “día a día” o incluso “segundo a segundo” durante los periodos más difíciles de su tratamiento, y en particular durante la quimioterapia.

Ella explicó: “Soy alguien que siempre está planeando para el futuro. Planifico todo con anticipación, soy muy organizada y tuve que dejar de hacerlo”.

“Ya no podía pensar en un futuro muy lejano, o incluso, ya sabes, hubo días en los que pensaba, ¿tengo un futuro?”.

“Pero la quimioterapia era lo que más me asustaba y resultó que tenía razón al tenerle miedo porque fue terrible”.

Angela comenzó su tratamiento intensivo de quimioterapia el 6 de mayo, que duró hasta el 30 de septiembre. Luego recibió radioterapia durante tres semanas a partir del 26 de octubre.

Empezó a perder el cabello durante la quimioterapia y, aunque se había preparado para eso, dijo que lloró cuando se rapó la cabeza y le preocupaba cómo afectaría a su familia.

Ella dijo: “No quería ir a ninguna parte de mi propia casa para no molestar a los niños cuando lo vieran, así que me sentí un poco como un fantasma, como un ente”.

Angela dijo que estaba “flotando”, tratando de evitar el contacto con los demás, pero después de procesar el shock inicial, dijo que tenía que “seguir adelante y superarlo”.

Continuó: “Se trataba más de sobrevivir que de cualquier otra cosa”.

“No te das cuenta de que perdiste un seno, perdiste el cabello, todo esto que me pasó a mí, hasta que terminó todo el tratamiento. En un principio solo piensas: tengo que superar esto”.

Aunque Angela trató de mantenerse positiva, dijo que estuvo en su punto más bajo alrededor de un mes después de su quimioterapia, ya que le diagnosticaron sepsis y “casi muere en el hospital”.

En un momento, varios médicos y enfermeros intentaron colocarle una cánula en el brazo para poder administrarle antibióticos y líquidos que salvarían su vida, pero no pudieron hacerlo porque sus venas eran muy delgadas y su brazo se volvió muy negro y magullado.

Ella dijo: “Me pusieron en la ambulancia, y esta es la parte que los niños realmente recuerdan que los afectó”.

“El hombre de la ambulancia les dijo: ‘tal vez sería buena idea que se despidieran de su madre’, y lo dijo de tal manera como si pudiera ser el final”.

Agregó: “Obviamente, ese fue mi punto más bajo y estuve una semana en el hospital, llegué a casa y me volví a enfermar durante el fin de semana, así que tuve que volver a ingresar para otra semana. Fue bastante horrible”.

Debido a las restricciones del coronavirus en ese momento, que limitaban el número de visitantes en los hospitales, Angela se sometió a sus procedimientos y tratamientos ella sola.

Pero había otras pacientes en el hospital, que fueron tan “valientes” y “amable”, y apoyaron a Angela mientras su familia se encargaba de las cosas en casa.

Angela dijo: “Recuerdo haber dicho, ni siquiera es que la muerte te asuste. Lo que te asusta es que parece que vas desapareciendo poco a poco: tienes cáncer aquí, tienes cáncer allá, te cortan un poco de esto, un poco de aquello, y te dejan con tubos”.

“Es realmente aterrador, pero sigues adelante. Casi existe esta regla tácita, ya sabes, no te enfadas, todos se van apoyando dentro de esas habitaciones”.

Mientras Angela estaba en el hospital, su madre, Sandra, ayudó a Craig a cuidar de los niños, cocinar, hacer compras y guiar las lecciones de educación en casa. El hermano de Angela, Lewis, el padre, Clive, y el padrastro, Terry, se mantuvieron en contacto de manera virtual, ya que no pudieron visitar debido a las restricciones de covid-19.

La iglesia local y los amigos de Angela también brindaron un gran apoyo y enviaron frutas y verduras frescas a su hogar, así como tarjetas, regalos, flores y mensajes.

El tratamiento de Angela terminó en noviembre y, aunque enfrentó un “colapso mental” en los meses que siguieron, dijo que se sentía “jubilosa” e incluso tuvo una “fiesta posterior a la quimioterapia”.

También contó con el apoyo de Maggie’s, una organización benéfica que brinda apoyo e información gratuitos sobre el cáncer en centros de todo el Reino Unido y en línea, desde enero de 2021 en adelante.

Angela casi se había dado “por vencida” cuando tuvo sepsis. Lo describió como su “momento de tocar fondo”, pero dijo que su familia, amigos y otros pacientes en el hospital la ayudaron a superarlo.

Aunque el cáncer de Angela no está completamente curado, ha podido volver poco a poco a la normalidad, disfrutando de las salidas con su familia e incluso yendo a ver el musical de Back To The Future con su hermano Lewis en Londres: una obra que no pensó que vería.

Su hermano compró los boletos hacia el final de la quimioterapia de Angela y dijo: “Vas a superar esto, vamos a pasar mejores momentos”.

Angela también redescubrió su amor por el arte, incluida la pintura sobre seda, y desde entonces ha disfrutado de viajes a lugares como el palacio de Blenheim y hospedarse en propiedades de Airbnb con su esposo e hijos.

Ahora, Angela quiere recordarles a otras mujeres que revisen sus senos en busca de cambios o anomalías inusuales, ya que no siempre puede ser un bulto o un signo obvio.

Y su mensaje para cualquiera que tenga cáncer, o que esté pasando por una experiencia similar, es “tener esperanza, incluso en los momentos más desesperados”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in