Reseña del concierto tributo a Taylor Hawkins: una emotiva despedida de una de las almas más bellas del rock

El evento de seis horas hizo todo lo posible para invocar la energía inigualable del difunto baterista de Foo Fighters

Roisin O'Connor
Domingo, 04 de septiembre de 2022 14:47 EDT

Oliver, el hijo del baterista fallecido de Foo Fighters, toca la batería en honor a su padre durante concierto tributo

Read in English

Taylor Hawkins era la encarnación del sol. El difunto baterista de Foo Fighters, también compositor, cantante y multiinstrumentista, tenía un sentido inigualable de positividad y alegría de vivir. Su sonrisa electrizante podía dar energía a un espectáculo en un estadio por sí sola.

El primero de dos conciertos tributo a Hawkins, quien murió a los 50 años en marzo de este año, hace todo lo posible por invocar esa misma energía. Reunidos en el estadio de Wembley se encuentran algunos de los amigos más cercanos de Hawkins (los miembros sobrevivientes de los Foo, por supuesto), familiares, colaboradores y admiradores, para un espectáculo maratónico de seis horas. Comprensiblemente, el estado de ánimo que llena el lugar con capacidad para 80.000 personas es extraño. Las canciones favoritas de Hawkins se reproducen antes de la hora de inicio de la velada: Abba, ELO, George Michael, pero nadie tiene ganas de bailar todavía.

El líder de Foo Fighters, Dave Grohl, sube al escenario con la banda con un rugido ensordecedor; pasan unos minutos antes de que cesen los vítores y se las arregla para pronunciar su discurso. “Damas y caballeros, esta noche nos hemos reunido aquí para celebrar la vida, la música y el amor de nuestro querido amigo, nuestro compañero de banda, nuestro hermano Taylor Hawkins… Así que canten, bailen, rían, lloren, griten y hagan ruido para que pueda oírnos ahora mismo. Porque saben qué, va a ser una noche j*didamente larga, ¿verdad? ¿Están listos? ¿Están listos? ¿Están listos, carajo?”.

Liam Gallagher, el hombre que Hawkins describió una vez como “una de las últimas grandes estrellas del rock”, da inicio a los procedimientos. Está en gran forma esta noche, vestido con una parka floral y el estilo por todo lo alto en las interpretaciones de “Rock 'n' Roll Star” y “Live Forever”, respaldado por los Foo. El polémico comediante Dave Chappelle, que conoció a Hawkins cuando la banda actuó en Saturday Night Live, presenta a Nile Rodgers y al líder de Queens of the Stone Age, Josh Homme, para una interpretación de “Let's Dance” de Bowie, mientras Rodgers salta de arriba abajo como si estuviera sobre resortes.

Incluso ahora, la reacción de la multitud es algo silenciosa. Observan cortésmente cómo Gaz Coombes de Supergrass canta otra versión de Bowie (la inspiradora “Modern Love”), y luego Jason Sudeikis (sí, el mismo) presenta a la banda Coattail Riders de Hawkins. La cantante pop Kesha anima las cosas cuando sube al escenario con cuero, tachuelas y cadenas para una candente versión de “Children of the Revolution” de T Rex, aullando y gruñendo como si fuera la hija de Patti Smith y Joan Jett. Todo el estadio se ríe cuando pronuncia un pequeño y recatado “gracias” mientras se aleja. ¿Dónde está el álbum de rock, Kesha?

Es posible que la gente esté guardando su energía. Justin Hawkins de The Darkness, resplandeciente en uno de sus varios cambios de vestuario, esta vez con un traje plateado brillante, baila alrededor del escenario como un t-rex brillante, con los brazos y las piernas en jarras. Wolfgang Van Halen, hijo del difunto Eddie Van Halen, demuestra un poco de poder demoledor en “Hot for Teacher”, mientras que Violet, la hija de 16 años de Grohl, acompaña a su padre en “Grace” de Jeff Buckley. Coombes regresa con Supergrass, una de las bandas favoritas de Hawkins, para cantar alegremente “Alright”. Hay tributos en video de Elton John, Billie Eilish y su hermano/productor Finneas, luego Chrissie Hynde se acerca para interpretar un poco de Pretenders y hacer algunas bromas con Grohl. “¿Hay algo que Dave no pueda tocar?” ella pregunta. “Bueno, está casado, así que no puedo averiguarlo”. Son estos momentos, quizás más que la música (hasta ahora), los que relajan a la audiencia, recordándoles que esto es tanto una celebración como una despedida.

Violet regresa, acompañada por el colaborador de Hawkins Mark Ronson y la luz del día que se desvanece, para una dulce interpretación de “Valerie”. Se siente como un punto de inflexión para el espectáculo, mientras el sol se pone detrás del estadio y los focos se encienden, cuando el baterista de Metallica, Lars Ulrich, y Brian Johnson de AC/DC comienzan a rockear. Ambos agitando la cabeza, acompañan a los Foo Fighters en una tormentosa “Back in Black”; Johnson gruñe, balbucea y aulla con todas sus fuerzas. Stuart Copeland de The Police, otro de los héroes de Hawkins, se une a Coombes para “Every Little Thing She Does is Magic”, los graznidos del líder de Supergrass suenan más como Mick Jagger que como Sting. Luego tenemos a Rush gracias a Geddy Lee y Alex Lifeson que interpretan un “211” frenético y turbulento y los golpes de gigante de “Working Man”.

El concierto tributo a Taylor Hawkins fue tanto una celebración como una despedida

Como Grohl prometió alrededor de tres horas después, “recién estamos comenzando”. La estrella de Eurovisión Sam Ryder canaliza la naturaleza incontenible de Hawkins con Queen y los Foo en “Somebody to Love” (Roger Taylor tuvo la idea después de ver a Ryder realizar un cover de Queen en línea). Los rumores de una aparición de Paul McCartney se confirman cuando la leyenda de los Beatles llega al escenario para interpretar “¡Oh! Darling” por primera vez desde que los Fab Four lo grabaron en 1969. El hijo adolescente de Hawkins, Shane, se roba el espectáculo (y así debe ser) cuando toma la batería para “My Hero”, y la sensación viral de la batería Nandi Bushell, de 12 años, vive un gran momento con Grohl en “Learn to Fly”. Es solo durante un momento sin artificios en “Times Like These”, que abre el set principal de los Foo, que Grohl se ve obligado a detenerse, ya que rompe a llorar. La multitud de miles de personas estalla en una tormenta de aliento y él se une: “En momentos como estos, aprendes a vivir de nuevo”. Es una de las celebraciones más emotivas, eclécticas y alegres de la música rock en la historia reciente: un tributo apropiado para una de las almas más bellas del rock.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in