Las 10 mejores películas de Stanley Kubrick: de Clockwork Orange a The Shining

Según el propio Kubrick, en la primera proyección de "2001" se produjeron 241 abandonos, y sin embargo hoy se le considera uno de los cineastas más innovadores de todos los tiempos. Louis Chilton reflexiona sobre su obra

lunes 27 septiembre 2021 16:18
Películas de terror datos
Read in English

Stanley Kubrick cambió la cara del cine a lo largo de sus 48 años de carrera.

Conocido por su temática subversiva y rompedora de tabúes, la extraordinaria filmografía del director incluye obras seminales como 2001: A Space Odyssey, The Shining, Full Metal Jacket y Dr Strangelove.

Kubrick, una figura reclusa y a menudo controvertida, comenzó como fotógrafo antes de pasarse al cine, donde sus innovaciones técnicas y sus películas visionarias le convirtieron en un icono.

Fue su propio editor, director de fotografía y guionista en la mayoría de sus películas, desarrollando una reputación de perfeccionismo y de investigación meticulosa.

Muchas de sus desafiantes obras maestras no recibieron los debidos elogios en su estreno; algunas, de hecho, fueron destripadas por la crítica. Según el propio Kubrick, la primera proyección de 2001 en los cines provocó 241 abandonos.

Kubrick sigue siendo uno de los cineastas más queridos e influyentes de todos los tiempos. Aquí están sus 10 mejores películas, clasificadas.

10. The Killing (1956)

Rodada cuando Kubrick tenía sólo 27 años, The Killing es un inteligente y visualmente hábil heist noir protagonizado por Sterling Hayden. Debido a las normas del sindicato, Kubrick tuvo que contratar a otro director de fotografía para la película, y se eligió al oscarizado Lucien Ballard. La pareja se enfrentó en el set. Sin embargo, incluso al principio de su carrera, Kubrick demostró su dureza y se negó a hacer concesiones en cuanto a las lentes utilizadas o la selección de las tomas. The Killing no llega a alcanzar la altura de las últimas películas de Kubrick, pero tuvo una gran influencia en muchas películas de atracos modernas, como Reservoir Dogs, de Quentin Tarantino. Su memorable set-piece en la pista de carreras tuvo su eco en Logan Lucky, de 2017.

9. Lolita (1962)

Lolita, la película que dio a luz a la perdurable reputación de Kubrick por su controversia -una adaptación de la novela igualmente escandalosa de Vladimir Nabokov escrita desde la perspectiva de un depredador sexual de niños- resultó ser una venta difícil para los distribuidores. Lolita se considera a menudo como el primer largometraje maduro de Kubrick, y su incómoda premisa no ha perdido nada de su filo cuando se ve hoy en día. James Mason es maravillosamente espeluznante en el papel de Humbert Humbert, el académico que desea a la adolescente Dolores Haze (Sue Lyon), pero es Peter Sellars quien se lleva la palma aquí, con una brillante interpretación cómica de múltiples facetas que anticipa sus papeles en Dr. Strangelove.

Leer más: Quentin Tarantino revela que juró no dar a su madre ni un centavo de su fortuna como director de cine

8. Paths of Glory (1957)

Aunque el primer intento de Kubrick de realizar un largometraje antibélico se vería posteriormente eclipsado por Full Metal Jacket, Paths of Glory sigue siendo un retrato extremadamente eficaz de la burocracia y la injusticia en la Primera Guerra Mundial. Kubrick comenzó a perfeccionar su característico estilo visual durante el rodaje, haciendo que la cámara siguiera al Coronel Dax de Kirk Douglas por las trincheras. Su uso del plano de seguimiento del campo de batalla la sitúa como un antepasado lejano de Saving Private Ryan.

7. A Clockwork Orange (1971)

Adaptación de la supuestamente inadaptable novela de Anthony Burgess, A Clockwork Orange fue realizada por Kubrick en la cúspide de sus poderes. Sus muchas y grandes cualidades -el uso innovador de la música clásica, el diseño de producción idiosincrásico y la complejidad moral- se vieron finalmente eclipsadas por su espeluznante violencia sexual. La película fue inicialmente un éxito financiero, hasta que los medios de comunicación publicaron informes sobre la violencia de los imitadores, lo que llevó al director a retirar la película de los cines británicos a mitad de su recorrido.

6. Barry Lyndon (1975)

Barry Lyndon es una hazaña superlativa del arte cinematográfico y es considerada por muchos puristas de Kubrick como la mejor película del director. La incursión de Kubrick en el mundo de los dramas de época no fue un éxito comercial convincente, y su duración de casi tres horas puede resultar desagradable para los espectadores ocasionales. Sin embargo, Barry Lyndon tiene un aspecto espectacular. Kubrick desarrolló una tecnología de cámara especializada para filmar a la luz de las velas, y muchas de las tomas fueron compuestas para que parecieran pinturas clásicas.

5. Full Metal Jacket (1987)

La impactante visión de Kubrick sobre la guerra de Vietnam llegó tras la estela de otras películas clásicas sobre Vietnam (Apocalypse Now; Platoon; The Deer Hunter), pero encontró su propio lugar en la imaginación del público gracias a su inusual estructura en díptico. La mayoría de las imágenes famosas de la película proceden de la primera mitad, ambientada en un campo de entrenamiento estadounidense. La segunda mitad de Full Metal Jacket, un descenso al infierno de la zona de guerra vietnamita, es hábil y apropiadamente angustiosa, pero nunca llega a cumplir la promesa del principio. Kubrick demostró su habitual talento para el casting cuando eligió al exmarine R Lee Ermey para interpretar a un sargento instructor abusivo.

4. Eyes Wide Shut (1999)

Eyes Wide Shut, una odisea sexual protagonizada por Tom Cruise y Nicole Kidman, fue la última película de Kubrick. Con un telón de fondo navideño de ensueño, Eyes Wide Shut conduce al médico de la alta burguesía de Cruise a través de un nebuloso lío de conspiraciones y perversiones, que desemboca en una orgía enmascarada en una mansión privada; la secuencia más sonada y comentada de la película.

Eyes Wide Shut tuvo un increíble rodaje de 14 meses. Kubrick consiguió completar el montaje y fue testigo de las primeras respuestas (entusiastas) a la película poco antes de su muerte. A pesar de lo prurito de su premisa, Eyes Wide Shut se encuentra entre las mejores del director por su matiz temático y su densa e inquietante ambientación.

3. Dr Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (1964)

Después de optar por la novela de la Guerra Fría “Alerta Roja” para adaptarla como un drama político, Kubrick encontró que el tema se adaptaba perversamente a la comedia negra. Peter Sellars realiza tres interpretaciones estelares (como el presidente de los Estados Unidos, Merkin Muffley, el adulador capitán de grupo Mandrake y el desquiciado excientífico nazi, el Dr. Strangelove) y el torrente de frases citables de Strangelove contribuye a convertirla en una de las sátiras más icónicas de todos los tiempos. Algunas de las anécdotas entre bastidores se han hecho notorias por derecho propio, como la insistencia de Kubrick en un tablero verde brillante de estilo casino para la película, que está rodada íntegramente en blanco y negro.

2. The Shining (1980)

The Shining fue recibida con críticas mixtas y el desprecio de Stephen King (en cuya novela se basa) cuando se estrenó, pero en los años posteriores, la adaptación de Kubrick ha sido reconocida como un clásico del género de terror. El director fue famoso por la crueldad con la que trató a Shelley Duvall (que interpretaba a la aterrorizada esposa del patriarca homicida de Jack Nicholson), y una escena requirió la asombrosa cifra de 127 tomas. En la mente de Kubrick, el tratamiento era simplemente un medio para alcanzar un fin; una vez le dijo a Duvall que “nada grande se lograba sin sufrimiento”. The Shining es un laberinto de sufrimiento, dentro y fuera de la pantalla, pero su grandeza es evidente.

1. 2001: A Space Odyssey (1968)

Ninguna de las otras películas de Kubrick puede igualar la influencia, la ambición o la inspiración visionaria de su obra de ciencia ficción de 1968. Una epopeya trascendental que traza la evolución de la humanidad desde los simios prehistóricos hasta nuestro desconocido futuro interestelar, 2001: A Space Odyssey redefinió los límites de lo que la ciencia ficción podía alcanzar. El director, que colaboró en el guión con la leyenda de la ciencia ficción Arthur C. Clarke, empleó revolucionarios efectos prácticos para describir el futuro de los viajes espaciales, yuxtaponiendo de forma balletística imágenes de naves espaciales en movimiento con música clásica. La reputación de Kubrick como director frío y mecánico proviene en gran parte de esta película, pero 2001 entiende que la humanidad y la tecnología son dos caras de la misma moneda evolutiva.