Salt Bae dejará restaurante de Londres solo seis semanas después de apertura

Greg Evans
martes 09 noviembre 2021 00:54
Gemma Collins said she spent £1,450 on golden steak at Salt Bae's restaurant

Salt Bae dejará su restaurante londinense infame por ser caro el domingo solo seis semanas después de que abrió el establecimiento en Knightsbridge, Londres.

El ícono de las redes sociales y meme en carne propia está empacando sus maletas y mudándose al clima más cálido de Riad, Arabia Saudita, donde abrirá su restaurante número 28.

Salt Bae, cuyo nombre real es Nusret Gökçe, confirmó hace poco la noticia en sus Historias de Instagram. Al publicar una foto de sí mismo junto a una mujer anónima, donde escribió: “El domingo es mi último día en la linda Londres. Quiero verlos antes de irme, gente hermosa".

El restaurante del famoso chef, que en su mayoría sirve cortes de carne muy caros, ha llamado la atención desde que llegó al Reino Unido, en especial por algunas de las alucinantes facturas que los clientes estaban acumulando.

Las cosas comenzaron cuando se filtró una factura en las redes sociales y la gente notó que una bebida Red Bull costaba £11 y los bistecs alrededor de £630.

La celebridad y socialité Gemma Collins luego admitió que se “sintió enferma” después de pagar más de £1000 por el filete tomahawk de hoja de oro de Salt Bae. Mientras tanto, otro comensal logró gastar la asombrosa cantidad de £37,000 en el restaurante.

Sin embargo, no todo ha sido fácil para el chef turco. El restaurante ha sido inundado con numerosas críticas negativas en línea de clientes descontentos y el lugar también fue víctima de truco del crítico gastronómico Jay Rayner, quien se comió un kebab en la calle de afuera.

También llegaron con acusaciones de pagar menos a su personal después de que la gente notó que un anuncio de un Chef de Partie en el restaurante solo pagaba £12- £ 13.50 por hora, que era aproximadamente el costo del puré de papa en el exorbitante restaurante.

Aún así, Salt Bae no parecía preocupado en lo más mínimo por la negatividad y la gente ha seguido acudiendo al restaurante para supuestamente vaciar sus cuentas bancarias o conocer al hombre en persona.

Queda por ver si eso continuará ahora que se va a Oriente Medio. La pérdida de Londres de verdad es una ganancia para Arabia Saudita.