El trasero de Madonna merece un premio: la confianza en sí misma es una gran cosa

A los 63 años, la ícono del pop es la encarnación viviente del adagio, “la edad es solo un número”

Victoria Richards
lunes 13 septiembre 2021 17:09

Madonna sorprende en los MTV Video Music Awards con una actuación sorpresa

Read in English

Es temporada de premios, y si hay un ganador que debería, no, debe ser declarado, tout suite, es... el trasero de Madonna.

Así es; la leyenda del pop se subió a la pasarela de la ceremonia de los Video Music Awards de la MTV anoche y lo hizo de forma descarada y dolorosa: con una gabardina hasta el suelo, un sombrero estilo policía y un body a juego con mangas cortas y abullonadas (de PVC, obviamente), al ritmo de su éxito de los 80 Vogue.

Al abrir el espectáculo, ronroneó: “y decían que no íbamos a durar. Pero todavía estamos aquí, ma******. ¡Felices 40 años, MTV! Bienvenidos a los MTV Video Music Awards 2021”.

Como parte de su gran final, se dio la vuelta para volver a la pasarela, dejándonos ver su trasero, y estaba fabulosa.

Siempre hay que dar crédito a quien lo merece, y no puedo pensar en un sentimiento más brillante, digno de alabanza y más malvado que el de Madonna, a sus 63 años, demostrando que el adagio de que “la edad es sólo un número” es totalmente cierto.

No hay más que ver la forma en que respondió a las especulaciones en las redes sociales en 2019 sobre si su maravilloso y torneado trasero había sido mejorado quirúrgicamente, como se informó aquí: “buscando desesperadamente la aprobación de nadie”, escribió junto a una foto suya. “¡Y con derecho a la libertad de acción sobre mi cuerpo como todo el mundo!” Así es, Madge, así es.

Y Madonna no es la única que ha levantado dos dedos al patriarcado, que lleva mucho tiempo diciendo a las mujeres que, después de los 30, deben atenerse a una especie de máxima victoriana invertida de ser “escuchadas pero no vistas”. Basta con echar un vistazo a otra de las protagonistas de la temporada de premios de este año: Joan Collins.

A sus 88 años, no sólo es la “nueva cara” de la marca de maquillaje de las celebridades Charlotte Tilbury, sino que además ofreció una actuación impresionante en los NTA de la semana pasada, cuando subió al escenario para presentar el premio a la mejor serie dramática. Deslumbrante con un vestido de mangas abullonadas hasta el suelo, Collins salió al ritmo de Simply the Best de Tina Turner y recibió una gran ovación del público. A continuación, hizo una descarada broma sobre la respuesta, diciendo que esperaba que eso significara que le dieran otra serie. Bravo, reina Joan, bravo.

Leer más: Felicitaciones a Piers Morgan, el verdadero ganador del US Open femenino

Luego, está J Lo. Ah, J Lo. Me desmayo cuando la miro, de verdad. A sus 52 años, sigue haciéndonos suspirar, sobre todo en eventos como el Festival de Cine de Venecia de la semana pasada, donde lució un vestido blanco de cola de pez que le favorecía la figura, dejando en la sombra a su nuevo novio, Ben Affleck.

Pero no todo es simpatía superficial, por supuesto: lo que pasa con Maddona, Joan Collins, J Lo, Dolly Parton, Helen Mirren (por nombrar sólo algunas) es que parece que no les importa el envejecimiento ni las expectativas relacionadas con la edad. La razón por la que nos encantan estas mujeres magníficas, fuertes e icónicas no tiene nada que ver con su aspecto, sino con su confianza.

Cualquiera puede vestirse para impresionar (sobre todo cuando hay cámaras de televisión de por medio), pero pocas lo hacen tan bien y se adueñan completamente de ello, lo que significa realmente adueñarse de sí mismas. Es una habilidad poco común, habitar tu cuerpo y tu piel tan a fondo, tan genuinamente y tan completamente. Es el tipo de seguridad en uno mismo y de conciencia de sí mismo que proviene de una vida bien vivida y vivida de forma vibrante, y es algo que sólo puede obtenerse con años de experiencia.

La última generación de “Love Islanders” eran chicas preciosas, jóvenes y burbujeantes, pero hay una sutil diferencia entre ellas y el tipo de mujeres que nos dejan sin aliento, y que siguen haciéndolo durante décadas.

Cuando sea mayor, quiero ser el trasero de Madonna, o mejor dicho, quiero ser el tipo de mujer al que pertenece un trasero así; el tipo de mujer que se pavonea simplemente porque puede, a la que le importa un bledo lo que las mujeres “deberían” o “no deberían” hacer; que ignora las miradas de asombro y los jadeos y susurros de “¡a su edad!”.

Cuando tenga 63 años, espero ser la mitad de lo que es el trasero de Madonna. Entonces podré vivir feliz para siempre; con esa alegría de vivir, todos podremos vivir felices para siempre.