‘The Whale’: el regreso de Brendan Fraser es manipulador de manera eficaz

No será una sorpresa que el drama psicológico del director de ‘Black Swan’ Darren Aronofsky gane un montón de premios

Brendan Fraser interpretará a un recluso obeso de 600 libras (270 kilogramos) en el nuevo drama ‘The Whale’

Dirección: Darren Aronofsky; Reparto: Brendan Fraser, Sadie Sink, Hong Chau, Samantha Morton

Charlie (Brendan Fraser), el protagonista de The Whale, a quien vemos por primera vez mientras se masturba y ve pornografía en Internet, no es solo un obeso mórbido, sino un leviatán, tan gordo que apenas puede levantarse del sofá y salir de su casa. Suda profusamente, vomita en los cubos de basura y casi se ahoga con la comida chatarra que ingiere. “¿Quién querría que formara parte de su vida?”, se pregunta lastimeramente hacia el final de la película. Incluso su hija lo califica de repugnante.

La película de Darren Aronofsky, que se estrena este fin de semana en la competición del Festival de Cine de Venecia, es una película teatral y empalagosa. Al verla, uno se siente burdamente manipulado, pero el enfoque es innegablemente eficaz. Hace catorce años, el mismo director acudió a Venecia con su película The Wrestler, igualmente sórdida y melodramática, protagonizada por Mickey Rourke en el papel de un luchador acabado en un estado similar de abandono físico. Esa película ganó montones de premios. No sería de extrañar que The Whale haga lo mismo.

Fraser fue la estrella de películas como The Mummy y George of The Jungle en los tiempos en que era un protagonista de forma más convencional. Ahora, cubierto de capas de prótesis, ofrece una de esas interpretaciones de mirada triste, como un perro con una pata herida que pide un hueso, a la que muchos espectadores encontrarán muy difícil resistirse.

Charlie se gana la vida dando clases particulares de literatura inglesa por Internet. Miente a sus alumnos diciéndoles que la cámara de su portátil está estropeada para no tener que mostrarse en todo su aspecto grotesco. A medida que avanza la película, descubrimos gradualmente por qué se ha permitido perder la forma de manera tan monstruosa. Poco menos de una década antes, dejó su matrimonio, abandonando a su hija, que entonces tenía ocho años, para irse con un estudiante llamado Alan, del que se había enamorado. Ahora Alan está muerto. A Charlie le corroe la culpa. Además, sufre una insuficiencia cardíaca congestiva que podría matarlo en cualquier momento.

La película está basada en una obra de teatro de Samuel D Hunter. Aronofsky hace poco para adaptar su material de origen a la pantalla; toda la historia tiene lugar en el apartamento de Charlie. En sus momentos más ligeros, The Whale recuerda desconcertantemente a las comedias familiares americanas llenas de parientes y amigos excéntricos que discuten sin cesar pero que se quieren de verdad. Varios personajes aparecen en la puerta de Charlie. Una de las visitantes habituales es Liz (Hong Chau), una mujer mordaz pero cariñosa que tiene un trabajo exigente, pero que aun así atiende sus necesidades médicas y lo mantiene alimentado.

También reaparece continuamente Thomas (Ty Simpkins), un desventurado joven misionero de un grupo religioso de tipo culto, que quiere salvar el alma del hombre gordo. Además, lo más importante para Charlie es su hija distanciada, Ellie (Sadie Sink, de Stranger Things), que ahora tiene 17 años y corre el riesgo de reprobar la secundaria. Ella quiere que él la ayude con sus ensayos escolares, pero no oculta su desprecio por él. Su madre (Samantha Morton) no sabe que ella está allí.

El drama físico se produce cada vez que Charlie intenta dar unos pasos por su apartamento, o para ir al baño. El menor esfuerzo lo agota. A pesar de su decrepitud, es un personaje dulce y optimista, con un atractivo sentido del humor. El título de la película se refiere no solo a su forma, sino a un ensayo escrito por un niño descontento, que desprecia la novela clásica Moby Dick de Herman Melville. Él se sabe el ensayo de memoria y lo considera su obra favorita.

Aronofsky se esfuerza tanto por presentar a Charlie en las primeras escenas como un vagabundo repulsivo que es inevitable que las mejores cualidades del personaje salgan pronto a la luz. Fraser conserva las cualidades geniales que le hicieron tan popular entre el público de las películas convencionales de los años 90. Exige honestidad a sus alumnos, pero no hay nada de cínico en él.

El patetismo está muy presente. A veces, uno se pregunta por qué un cineasta tan sofisticado como Aronofsky recurre a tácticas tan manipuladoras. Sin embargo, debajo de toda su grasa, resulta ser una película con un corazón muy grande.

The Whale se estrenará en Estados Unidos el 9 de diciembre. Todavía no se ha anunciado la fecha de estreno en el Reino Unido.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in