¿Un regreso de M Night Shyamalan? Este es un giro que nadie vio venir

El cerebro de "El Sexto Sentido" nunca mereció las burlas que parecían perseguirle en la mitad de su carrera, escribe Adam White. Afortunadamente, con su nueva película "Old" y su reciente serie de películas de serie B, por fin ha aceptado su falta de gracia

lunes 26 julio 2021 14:30
Hungría digitaliza las primeras imágenes de cine rodadas en su país
Read in English

En 2013, el nombre de M Night Shyamalan se había vuelto tan tóxico que estaba completamente ausente de los carteles de la que entonces era su última película: el juego distópico de padre e hijo de Will Smith y Jaden Smith, After Earth. Esta decisión no se debe a que las películas de Shyamalan hayan tenido un bajo rendimiento. Incluso la más tonta de ellas, la fantasía de plantas asesinas conocida como The Happening, había hecho un montón de dinero sólo cinco años antes. Esto se debió más bien al propio Shyamalan. Su marca -películas espeluznantes y hitchcockianas de serie B que oscilan entre lo tonto y lo profundo- se consideraba agotada, y su dependencia de los finales con giros demasiado predecibles. Y lo que es peor, Internet había decidido que no estaba de moda.

Hoy en día, la reputación de Shyamalan ha cambiado. Más o menos. Probablemente no volverá a alcanzar las alturas creativas de su primera fama -el envidiable doblete de El sexto sentido en 1999 y Unbreakable un año después-, pero ya no se le considera un lastre para el cine, o alguien cuya participación en un proyecto debe ocultarse cuidadosamente. Sin embargo, su nombre sigue suscitando fuertes opiniones. Junto con el estreno de su nueva película, el chiller playero Old, Shyamalan ha sido el centro de las discusiones en Twitter: sus películas apestan; en realidad es genial; ¿por qué nunca ha sido capaz de escribir diálogos? y así sucesivamente. El cielo es azul, M Night Shyamalan es polarizante. Pero, ¿cómo ha llegado a ser así?

Cuando pienso en el terror que sentía en el cine cuando era niño, me vienen a la mente algunas películas. Está El jorobado de Notre Dame, de Disney, una pesadilla gótica demasiado aterradora para mi yo de cuatro años en 1996. Más tarde, estaba la preocupación de que Katie Holmes -o la dulce y virtuosa Joey Potter de Dawson’s Creek en aquella época- fuera asesinada por un francotirador en Phone Booth. Recuerdo haber temblado literalmente en la primera fila en esa película, por alguna razón. Todos mis otros recuerdos de histeria desenfrenada en los asientos del cine fueron creados por Shyamalan: la grabación granulada en VHS del alienígena que perturba la fiesta de cumpleaños en Señales, una Bryce Dallas Howard ciega que es acechada en el bosque por extraños monstruos con túnica en La aldea, Mischa Barton vomitando sopa azul en El sexto sentido. M Night Shyamalan me tuvo a mí y a mi precioso ritmo cardíaco bajo su bota durante lo que me pareció toda mi infancia.

Entonces, en algún momento del estreno de su extraño fiasco de la sirena La dama en el agua, en 2006, se me informó en voz alta de que M Night Shyamalan es patético. Era un poco como esas neurotoxinas asesinas de The Happening: no sabía de dónde venía, ni qué significaba, ni por qué todo el mundo lo encontraba hilarante, pero flotaba en el aire. M Night Shyamalan era innegablemente un Ed Wood del siglo XXI, se decía, y todos habíamos sido brevemente absorbidos por la ilusión de que era menos un autor que un incompetente schlockmeister.

Parecía derivarse de las expectativas puestas en él, y de las que Shyamalan, ciertamente, se hizo cargo. El increíble éxito de El sexto sentido -en la que Haley Joel Osment veía gente muerta y Bruce Willis [ELIMINADO]- convirtió a Shyamalan en un niño prodigio. Llevaba cerca de una década en Hollywood, realizando memorables tareas de guionista en la comedia romántica de Freddie Prinze Jr, She’s All That, pero eso no encajaba realmente en la narrativa.

Cuando siguió a El sexto sentido con Unbreakable, su vuelta a la historia de origen de los superhéroes, fue oficialmente designado como el cineasta joven más interesante de Estados Unidos. Newsweek, en 2002, le llamó “El próximo Spielberg”. Dos años más tarde, se hizo tan famoso que provocó titulares al condenar públicamente un documental sobre él que sugería que podía ser clarividente o estar “tocado” por lo sobrenatural. Rápidamente se demostró que no era un “documental no autorizado”, sino un engaño en el que Shyamalan participó activamente. Hasta el más indulgente de sus fans tendría que esforzarse para no encontrar tal truco molesto. A partir de ahí, todo parece ir sobre ruedas. Experimentar sus películas era como “ver a un mago sacar un conejo sarnoso de una chistera maltrecha”, como escribió un crítico en 2008.

El hecho de que muchas de sus primeras películas se basaran en finales sorpresa probablemente no ayudó durante la reacción contra él. Los giros son peligrosos. Si se escribe uno excelente, la película se convierte en un clásico. Escribe uno dudoso, y el resultado es que todo se estropea. Técnicamente, Shyamalan no depende tanto de los giros argumentales como se cree -hay tres de sus películas que parecen especialmente retorcidas-, pero la idea de que Shyamalan es un maestro de los giros se ha mantenido. También se afirma que no es muy hábil técnicamente. Pero eso sólo funciona si se pasa por alto la maravilla visual de muchas de sus películas, especialmente las primeras.

En general, sin embargo, sus películas siempre han tendido a estar bien. La aldea (2004) es ridícula, con un final retorcido que se veía a la legua, y La dama en el agua es un fracaso demasiado ambicioso, pero casi todo lo que toca Shyamalan tiene una genialidad absurda. Aunque la comparación terminó siendo un poco como un albatros, Shyamalan siempre ha tenido un poco de pureza spielbergiana. Escribe y dirige con el espíritu de un niño de 11 años que acaba de descubrir la colección de VHS de su hermano mayor. Le gustan los sustos y los giros de tuerca al estilo de Twilight Zone, del tipo que contarías a tus amigos en el patio de recreo al día siguiente. También hay una pizca de salubridad en gran parte de su trabajo. Todos parecen presentar unidades familiares solidarias, niños bonitos y casas agradables. El cinismo rebota en él. No es de extrañar que gran parte de Internet -con su tendencia al rechazo sarcástico de lo serio- lo encuentre objetable.

Leer más: Madrastra de Amy Winehouse cuenta cómo la fallecida cantante luchó contra su adicción

Al final, las críticas le llegaron. En 2019, admitió durante una comparecencia en la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York asumió los proyectos de M Night Shyamalan, decididamente poco shiamalianos, The Last Airbender (2010) y After Earth, en parte porque no quería que lo destrozaran más. “Siempre ha habido esa atracción inexorable para unirse al grupo, una seducción constante en forma de dinero, o seguridad, facilidad, no ser criticado”, explicó. “Hice estas películas, y me aplastaron con razón, porque me dijeron con razón: No crees en ti mismo, no crees en tu propia voz y no crees en tus valores. Me sentí realmente perdido. Simplemente no funcionó”.

Desde aquellos aplastantes fracasos anónimos, Shyamalan ha abrazado lo que le hizo tan divertido en primer lugar. Se encuentra en medio de una serie de películas tontas de serie B llenas de encanto y tonterías: “La visita” (2015) era un motín de poca monta sobre ancianos malvados, el thriller de múltiples personalidades “Split” era una mezcla de Brian De Palma con una película de “Saw”, mientras que su secuela “Glass” era un sincero retorno a una época en la que las películas de superhéroes no tenían que ser tan serias. Es como si Shyamalan se hubiera instalado cómodamente en su propia incoherencia, feliz de hacer chillers de concepto pesado con carteles llamativos y tiempos de ejecución sucintos. A veces quieres que el género de terror sea elevado y mundano y esté lleno de metáforas. Otras veces, sólo quieres ver a una abuela satánica trepando por las paredes de un ascensor. M Night Shyamalan: ¿el niño del regreso? Es un giro que nadie vio venir.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in