Matt Goss: “No soy un gran fan de las armas, pero tengo una al lado de mi cama”

El cantante de Bros habla con Helen Brown sobre la convivencia con los memes y las burlas tras el documental sobre la banda, las citas en línea, la protección contra el robo de viviendas y... Ana Bolena

<p>Matt Goss: “He pasado por momentos tumultuosos en este negocio”</p>

Matt Goss: “He pasado por momentos tumultuosos en este negocio”

Read in English

“Lo entiendo”, dice Matt Goss, encogiéndose de hombros. “Algunos de los memes eran muy divertidos. Pero también, me joroba decir que nuestra película [Bros: After the Screaming Stops, de 2018] era divertida. Porque no soy un humano vacuo que no puede encadenar una frase. No soy solo una pieza de nostalgia cultural novedosa. Soy una persona real, emocional y contemporánea. Tengo mis idiosincrasias. Por supuesto que las tengo. ¿Pero quién no las tiene?”.

Hablando conmigo a través de un vídeo desde su casa en Los Ángeles, la estrella del pop británico de los ochenta es, directamente, la celebridad más simpática y sin filtros que he conocido en 25 años de trabajo. Es extraño, porque la imagen -bronceado falso, cejas impecablemente depiladas y pestañas teñidas- le hace parecer muy falso. Pero todo lo que tiene que ver con Goss en la conversación es 100 por ciento genuino. Absorbe todas las preguntas. Responde con una calidez y un compromiso extraordinariamente directos. Se muestra intransigente y orgulloso del pop maduro y contemporáneo de su nuevo álbum, The Beautiful Unknown, y comprensiblemente molesto por algunas de las burlas que ha recibido en Internet desde que se publicó el documental ganador del BAFTA.

Siento una punzada de culpabilidad al escuchar su dolor porque, antes de ver la película, había estado entre la multitud que sonreía ante las citas sin contexto, incluyendo: “Las letras H. O. G. A. R. son tan importantes porque personifican la palabra hogar” y “Tomé la decisión consciente, por Stevie Wonder, de no ser supersticioso”. Creo que, por aquel entonces, no me di cuenta del éxito que había tenido Matt Goss en Las Vegas, donde tuvo una residencia de 12 años.

Seguramente, la mayoría de nosotros nos pondríamos furiosos y a la defensiva si nuestros pensamientos más íntimos quedaran expuestos a un ridículo público tan extendido. Pero Goss mantiene una calma sobrehumana al aceptar que esto es lo que quiero discutir con él.

“Ok, ¿vas a ir allí?”, suspira. “Bien. Así que tienes que recordar que la película fue editada. No puedo hablarte de la discusión que tuve con [mi hermano gemelo y compañero de banda] Luke la noche antes del rodaje. Fue muy, muy personal. Fue un ataque. No era algo que pudiera curar debido a las cámaras en la sala. No puedes darme una paliza el día anterior y pensar que todo está bien a la mañana siguiente solo porque hay cámaras en la sala. La cuestión era ser auténtico”.

Goss toma una respiración yóguica. “¿Y eso de ser ‘supersticioso’? Bueno. No sé cuáles son tus antecedentes, pero cuando creces como nosotros, en una familia sin dinero, puedes caer muy fuerte en la superstición. El peligro es constante. Es tentador decir: ‘No hagas esto o pasará aquello’. De niño me harté de la filosofía basada en el miedo que se creó a nuestro alrededor. ‘No pongas tus zapatos aquí. No pongas tu sombrero en la cama’. Era agotador. Recuerdo que le pregunté a mamá por qué teníamos que estar tan preocupados. Entonces oí esa frase increíble: “Si crees en cosas que no entiendes, entonces sufres”. Me di cuenta: esa era nuestra familia. En un hogar como el mío, las notas de los discos eran literatura. ¿La gente quiere reírse de eso? Adelante, entonces, si tuviste la suerte de tener una experiencia de vida diferente. Pero creo que se puede hacer mucho peor que aprender de Stevie Wonder”.

El amor díscolo de los gemelos Goss fue el centro de su documental, y siguen en estrecho contacto. “Juego a los videojuegos durante una hora más o menos con mi hermano todas las noches. Así es como nos conectamos. Y hacemos FaceTime mientras jugamos. Es algo dulce, aunque también podemos ignorarnos mutuamente. En este momento estamos jugando a Battlefield 5. Es un escape. La coordinación mano-ojo, las tácticas te hacen sentir más vivo. Es como los juegos a los que jugábamos de pequeños”.

Menciono un estudio canadiense sobre niños que descubrió que jugar a juegos de guerra creaba mejores vínculos entre los chicos. “Jugabas a la guerra con tus compañeros: es táctica, es habilidad. Escucha. Tengo una pistola en casa. No soy un gran fan de las armas, pero tengo una al lado de mi cama. Voy al campo de tiro y soy un buen tirador, muy bueno. Es aterrador, absolutamente aterrador lo que esa cosa puede hacer. Lo que sucede, es que tienes una inmensa descarga de adrenalina de respeto. Lo último que quiero hacer es usar esa cosa. Pero estando aquí, supongo que es lo que hay”.

¿Se alegraría si se prohibieran las armas allí? “Sí, lo haría. Vivo en una comunidad cerrada. Tengo un sistema de seguridad bastante loco en mi casa, pero me han robado. He tenido situaciones en las que la gente se ha presentado en mi casa diciendo que se iba a mudar conmigo. Pero es una mentalidad muy diferente a la de tener un arma y saber usarla”. ¿Tienes un plan para un allanamiento de morada? “Sí. Definitivamente sé cuál sería mi plan”.

Cuando por fin vi After the Screaming Stops, acabé hecho un mar de lágrimas calientes con la historia de los gemelos que se convirtieron en estrellas del pop adolescente. Yo también era un adolescente cuando Matt y Luke aparecieron en escena, pero como niño indie me burlé de sus cortes de pelo oxidados y sus vaqueros rotos. Sus exigencias líricas me parecían pretenciosas: “When will I, will I be famous…?” [¿Cuándo seré, seré famoso...?]. Y los tapones de las botellas de Grolsch que los fans pegaban en sus zapatos nos parecían ingenuos.

Hoy Goss se ríe de su influencia en la moda. “Me gustaría que hubiera una buena y elaborada historia detrás de esas tapas de botellas”, ríe, “pero no la hay. Estaba sentado esperando para una sesión de fotos y había algunas botellas de Grolsch. Me di cuenta de que las tapas encajaban con mis Doc Martens y me las puse para la sesión. Una semana más tarde, estábamos conduciendo por Londres y vi a un chico con una chamarra de bombardero y las llevaba en los zapatos. En menos de una hora había visto a toda esa gente llevándolos.

“Mi sueño es hacer un anuncio de cerveza de una marca británica. Me las quitaría de los zapatos, cogería una London Pride o lo que fuera y diría: ‘Esto sí que es una cerveza de verdad’”, se ríe.

En el apogeo de Bros en los ochenta, no existía el ciclo de noticias. Por eso, cuando la hermana de los gemelos, Carolyn Goss, de 18 años, murió en un accidente de auto en 1988, no todo el mundo lo supo. Al ver el documental, resulta espantoso ver a los dos hermanos afligidos que son llevados al programa de Terry Wogan cuando todavía están conmocionados por la pérdida de su hermana. Se esperaba que “actuaran” como si no hubiera pasado nada.

Reflexionando hoy sobre la experiencia, Goss comenta: “Podías ver que estábamos entumecidos. No podía sentir mis propios codos”. En público, los chicos lucharon contra la atención. “Los paparazzi se rieron de nosotros en el funeral de mi hermana”, comenta Goss. “Fue entonces cuando mi hermano dijo: “váyanse a la mier**”. Entonces el titular fue ‘Furia de cuatro palabras en el funeral de Bros’”.

Matt Goss: “Los paparazzi se rieron de nosotros en el funeral de mi hermana”

En el hogar de los Goss no se habló de la muerte de Carolyn. “Cuando mi hermana murió, ya no dijimos la palabra ‘Carrie’. Así que murió dos veces. Nos dejó físicamente y luego dejó nuestra conversación. ¿Por qué la gente tiene que abandonar nuestro espacio?”.

Ya en el apogeo de la Brosmanía, en los ochenta, la madre de Goss, Carol, era famosa por preparar sándwiches para los fans que se congregaban en la puerta de la casa familiar. Murió en 2014 de cáncer. Hoy, Matt relata: “Sinceramente, nunca hablo de esto, pero carajo... Mi madre está muerta. No tengo ninguna relación con mi familia. Mi padre no nos habla. Vive en Francia. Me olvidé de su cumpleaños. Lo siento, estaba el covid-19. Era el día de la marmota. Mi industria se había vaporizado. No había “¿Estás bien? Cuando eres famoso, la gente no piensa que también eres el hijo. Sí, seguimos siendo los jóvenes. No importa la edad que tengas, sigues necesitando esa influencia paterna y esa seguridad”.

Tras la muerte de la madre de Goss, Matt acogió a su padrastro. “Le prometí a mamá que cuidaría de mi padrastro”, admite. “Tony dijo que no quería vestirse de gris y negro. Así que le engañé, a sus 72 años, y le encantó. Le regalé unas zapatillas de Jimmy Choo en color burdeos brillante. Vivió conmigo durante cuatro años y realmente me impidió tener estilo. Fue difícil. Pero divertido. Nos llamaban la extraña pareja en las redes sociales. Mi frase de presentación era: “Soy Matt Goss y vivo con mi padrastro”. Lo cual no es muy sexy. Le compré un auto, lo incorporé a mi programa... Después de un tiempo me dijo: ‘Estoy listo para volver a Londres’”.

Se podría pensar que un rompecorazones famoso no tendría problemas para conseguir una cita. Pero Goss menciona que ha tenido problemas con el romance. Últimamente ha probado las citas online. Las consecuencias se detallan en su nueva canción Soldiers of War, de la que dice: “Siempre me desconcierta que puedas amar a alguien tan profundamente y terminar una relación en la guerra. Me sorprende la rapidez con la que la formalidad se cuela en el amor masivo hacia el final de una relación. Un amor gigantesco puede erosionarse a ese ritmo. Seis meses después puedes acercarte a alguien de quien lo sabías todo y sería lo más extraño tener algún contacto”.

¿Así que las citas son difíciles, incluso para un tipo tan exitoso y famoso como Goss? “Oh, sí. Hace poco tuve una relación y me gustaba mucho esa persona. Pero había una insistencia en que publicáramos sobre ello en Internet. Señalé que la consecuencia de eso es que nuestras vidas van a ser digeridas. Quiero tomarnos de la mano en el parque. Ver Netflix. Comer comida para llevar. No quiero estar bajo el microscopio. Es diferente si estás comprometido o casado. Entonces creo que es seguro. Pero si hay incluso un elemento de transitoriedad entonces no quiero estar expuesta así. Pero nunca he perdido la expectativa de amor y seguridad. Sé lo que quiero. Estuve en un sitio de citas, y solo pensé: Quiero encontrar a mi persona. Alguien con un hermoso corazón y sentido del humor que le guste mi perro. Que tenga buena conversación...”.

Me pregunto si los gustos de Goss, obsesionado por la moda, pueden ser realmente tan puros, y admite: “No me malinterpretes, estoy muy vinculado a la estética. Me molesto con eso: mi fascinación por los relojes y las joyas y los autos y la arquitectura. Mira, puede que veas un bonito abrigo. Pero si no tiene un buen forro, acabarás pasando frío. NECESITAS ese buen forro”, subraya. “Con el tiempo, aprendes y creces con el estilo de otra persona. Lo que me emocione es el amor. Eso es lo que me enseñó mi madre”.

En lo que respecta al nuevo álbum, Goss ha invertido muy claramente en el forro suave y sedoso del que habla. Es un álbum en el que “camufla parte del dolor de la vida y el romance retorcido” en “algunas alegres melodías pop”. El disco incluye una versión del clásico de Fleetwood Mac Landslide, una canción que, según me cuenta Goss, lleva muchos años “afectándome en el lugar equivocado en el momento adecuado”. La letra de Stevie Nicks sobre los efectos del paso del tiempo ha hecho que Goss reflexione sobre los cambios personales y profesionales a lo largo de las décadas.

“He tenido momentos tumultuosos en este negocio”, reflexiona. “También en las relaciones personales. Hay muchas veces que me he quedado desconcertado por las traiciones de la gente, pero sigo aquí y disfrutando del viaje. Hay que dejar que la gente se vaya. Lo aprendí muy joven. Cuando era más joven tenía menos paciencia. Estoy seguro de que pensaba: Quiero que el karma funcione YA”.

Además de las traiciones entre bastidores, de las que no quiere dar detalles, puede reflexionar sobre los momentos de vértigo, como “la vez que fui al Royal Albert Hall como invitado de Liza Minelli. Sammy Davis Junior entró en el camerino y me pidió que me pusiera la chamarra. Salí de la habitación y Frank Sinatra estaba allí, levantando un vaso de whisky para mí. Fue todo lo que uno querría que fuera”. Sonríe y hace una pausa. “También pasamos un día con los Stones en Kansas City. Estábamos de gira. Keith Richards se acercó y dijo: ‘¿Qué diablos estás haciendo aquí?’ Luego jugamos al tenis con ellos y Ronnie Wood me pidió prestada la chamarra para ponérsela en el escenario. Salió tocando Start Me Up - baah-nahh-nah-nahh - con ella puesta. Me la firmaron y me la devolvieron. No podían ser más geniales”.

Matt y Luke en la Brixton Academy en 2019

Aunque la ruptura de Bros fue difícil y el gemelo de Matt, Luke, se fue a hacer películas a Los Ángeles, la carrera musical de Matt tuvo un impulso inesperado en Las Vegas. Allí, el cantante que siempre aspiró a la desenvoltura del Rat Pack se abrió camino durante una residencia de 12 años, ganando las llaves de la ciudad y convirtiéndose, dice, en “el rey del strip”. Dice que allí aprendió que la mayor conexión que establece un artista con el público se produce “en los intervalos entre canciones... Así que te soy sincero. Salía al escenario y decía: ‘He tenido un día terrible. Este va a ser un gran espectáculo’. Y lo sería. Creo en la energía de Doctor Show. Es un desahogo físico”. Pero después de una década, admite, había terminado.

“La cantidad de programas, la tensión en mi voz... Tuve que volverme protector”, comenta. “Mi médico dijo que estuve a punto de romperme las cuerdas vocales hace cuatro años. Y me cansé tanto de actuar que no quería tomar la guitarra ni tocar el piano”.

La conexión de Goss con el Reino Unido sigue siendo emocional por su madre. En la clavícula de Goss hay tatuadas unas líneas de una carta que ella escribió cuando solicitó la custodia de los niños hacia 1982. “Vivimos en una caravana durante seis semanas mientras esperábamos a mudarnos a una nueva casa”, relata, “y mi padre pensó que era un buen momento para conseguir nuestra custodia”.

“Fue horrible. Esta carta es de mi madre diciendo por qué debería quedarse con nosotros. Pude ver lo enfadada que estaba porque los puntos de las íes están dos letras por delante de los tallos. Así de rápido y apasionado escribía”.

Goss sonríe. “Tengo el fuego de mi madre. Siempre que se ha hecho bien en mi vida ha sido por una mujer. No se puede jugar conmigo, ni física ni emocionalmente. Y eso viene de la tenacidad de mi madre. Ella no dejaba que nadie se metiera con sus hijos. Mi padre ha dicho que no habría permitido que fuéramos músicos. Si él me hubiera criado, habría sido más temeroso”.

También atesora otros aspectos de su tierra natal: “Hay un hermoso pub dentro de la Torre de Londres y mi amigo Gary es barman allí. Así que me he tomado muchas cervezas allí. Lo que más me gusta después de unas cervezas es entrar en la pequeña y hermosa capilla donde fue enterrada Ana Bolena, sentarme en esos hermosos bancos antiguos y rezar. Ella vio cómo construían la horca desde su ventana. Me da escalofríos”.

Durante el confinamiento en California, Goss se reconectó con sus fans a través de las redes sociales. Se sinceró sobre la muerte de su madre y su difícil relación con su gemelo. “Es extraño, pero hablar públicamente de esas cosas tan pesadas me hizo sentir que quería volver al estudio. Llamé a [el productor] Babyface y me dijo: ‘esto es genial, sigue adelante’ y así lo hice...”

Matt y Luke en los premios Brit en 2019

Goss se muestra efusivo ante el cariño con el que le reciben en el Reino Unido. “La fama no se va”, señala, “la considero un lugar de privilegio. Sé que puedo hacer o deshacer el día de la gente. Se ha convertido en un lugar en el que me siento como parte del mobiliario y ese sentimiento me ha hecho compañía a través de las pérdidas en mi vida. Ahora no tengo una familia que me apoye, pero cuando salgo me tratan con un cariño y un respeto que son motivo de conversación. La gente se me acerca y me cuenta grandes historias. En todos los taxis en los que entro me dicen: “Hola Matt, ¿cómo estás? ¿Cómo está tu hermano? Lo encuentro muy reconfortante. Y después de 35 años reconozco la valentía que se necesita para que alguien venga a saludar. Alguien puede estar contemplándolo durante 10 minutos y al final, yo rompo la tensión y me acerco primero”.

Goss cuenta que se mantiene joven abrazando lo nuevo. Me muestra cuadros de Jesús y Buda pintados en paredes opuestas de su salón. También se animó aprendiendo a bailar durante la pandemia. “Empecé a mover mi cuerpo de nuevas maneras”, indica. “Llevo 20 años boxeando. Me encanta tener fuerza explosiva, y esto me ayuda a expresarla. La gente dice que no aparento mi edad, ¡pues no la siento!”.

Actualmente, Goss afirma que es un hombre “que busca la paz, que busca dar sentido a las cosas”. Pero también advierte a sus detractores que “si son groseros conmigo, cambiaré literalmente de forma”. Creo que todos deseamos que siga teniendo la misma forma afable. Un tesoro nacional extravagante y empedernido. Olvídate del chico, él es un tipo encantador y complicado.

“The Beautiful Unknown“ sale a la venta el 25 de marzo

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in