Comentario

Lisa Marie Presley demostró lo simplista que es el título de “bebé nepo”

La cantante y música falleció repentinamente a los 54 años tras asistir a los Globos de Oro. Ed Power reflexiona sobre un legado que no pudo evitar ser eclipsado por su famoso padre

viernes 13 enero 2023 18:28
<p>Lisa Marie Presley</p>

Lisa Marie Presley

Read in English

A Lisa Marie Presley no se le permitió olvidar que era la hija de su padre en ningún momento de su vida. Cuando Presley, quien murió a los 54 años, se casó con Michael Jackson en 1994, el titular de The New York Times decía: “La hija de Elvis Presley confirma que se casó con Michael Jackson”. Una década más tarde, las reseñas de su álbum debut de 2003, To Whom It May Concern, ignoraron la música. Rolling Stone describió a Presley como “La hija del rey del rock”. Village Voice sugirió que nadie recordaría el disco “excepto los clubes de fans de Elvis”.

En 2003, “bebé nepo” o nepo baby aún no se había acuñado como un desprecio para la descendencia de los ricos y famosos. Pero si el disco se hubiera lanzado 20 años después, no hay duda alguna de que habría quedado atrapado en el “discurso” en torno a la fama y el privilegio. Es una conversación que se ha extendido por las redes sociales en los últimos meses, dejando a su paso un rastro de despecho y disgusto. Habiendo comenzado en TikTok, el fenómeno de los bebés de nepotismo estalló en serio en diciembre cuando New York Magazine publicó un artículo de portada mordaz titulado “El año de los bebés nepo”.

“Un bebé nepo es una prueba física de que la meritocracia es una mentira”, decía. “Los amamos, los odiamos, les faltamos al respeto, estamos obsesionados con ellos”.

Las estrellas en ascenso fueron objeto de distintos niveles de desprecio. Entre ellos, Maya Hawke (hija de Uma Thurman y Ethan Hawke) de Stranger Things y Jack Quaid (hijo de Dennis Quaid y Meg Ryan) de The Boys. El mensaje, que Internet rápidamente adoptó, era que los bebés nepo lo tienen fácil y nunca debemos sentir lástima por ellos.

Lisa Marie Presley ciertamente nunca tuvo que luchar en un sentido convencional. Después del divorcio de 1973 de su padre y su madre, Priscilla, Elvis la llevaba de Graceland a Utah en un jet privado simplemente para que pudiera jugar en la nieve. Su madre vio de cerca cómo había afectado a su hija una infancia en la órbita de Elvis. “Lisa Marie estaba tan acostumbrada a ver a la gente obedecer sin cuestionar las órdenes de su padre, que tardó años en superar el hábito”, ella reclamó en 1993.

Sin embargo, la historia de vida de Lisa Marie Presley desafía la idea de que los hijos de los ricos y famosos ganaron una lotería figurativa. Lo que ese regocijado artículo de New York Magazine pasó por alto fue que no todos los “bebés nepo” se crean por igual. Algunos, de hecho, nacen con amplios derechos. Se deslizan por el mundo dando por sentadas las oportunidades con las que la mayoría de nosotros solo podemos soñar. Y ni siquiera parecen tan agradecidos. Pero para otros esa jaula dorada puede ser una olla de presión. En especial, cuando el padre es un ícono en lugar de simplemente famoso, una figura decorativa en lugar de una celebridad. Ninguno de los logros del hijo podrán superar los del padre.

Lisa Marie habrá crecido sabiendo que, a menos que cure el cáncer, siempre será conocida como la hija de Elvis. Una generación después, lo mismo sucedió con Frances Bean Cobain, hija de Kurt Cobain y Courtney Love de Nirvana. Era demasiado pequeña para tener recuerdos claros de su padre, quien se suicidó cuando ella tenía 18 meses. Al igual que con Lisa Marie Presley, su padre era más que un músico, era una figura generacional. Kurt Cobain no atrajo tanto a fans sino acólitos para quienes representaba algo más grande que la música. En ese contexto, tuvo que superar retos, como admitió en una conmovedora publicación de Instagram en su cumpleaños número 30.

“Frances: ¡¡¡30!!! ¡Lo logré! Honestamente, la Frances de 20 años no estaba segura de que eso fuera a suceder”, ella escribió. “En ese momento, un sentido intrínseco de profundo autodesprecio dictado por la inseguridad, los mecanismos de defensa destructivos y más traumas de los que mi cuerpo o mi cerebro sabían cómo manejar, alimentaron mi percepción sobre mí y el mundo; a través de una lente de resentimiento por haber sido traída a una vida que aparentemente atraía tanto caos y el tipo de dolor ligado al duelo que se sentía ineludible”.

En el caso de Lisa Marie, el escrutinio que supuso su vida como hija de Elvis se vio agravado por contratiempos privados y tragedias. Su carrera musical nunca despegó. ¿Cómo podría hacerlo si cada crítica mencionaba primero a Elvis y luego sus canciones? Su vida personal también estaba destinada a ser un circo. Y eso fue antes de casarse con Jackson, una de las cuatro veces que se casó. Por otra parte, hace dos años soportó la pérdida inimaginable del suicidio de su hijo Benjamín, de 27 años.

Los memes de “bebés nepo” nos alientan a simplificar a los hijos de los ricos y famosos a una enorme masa de privilegio olvidado. Y, por supuesto, es comprensible que pongamos los ojos en blanco al escuchar que, por ejemplo, la hija de Judd Apatow, Maude, tuvo un papel protagónico en Euphoria. O que Malia Obama se sumó a la sala de guionistas del nuevo programa de Donald Glover.

Pero no todos los hijos de celebridades han disfrutado de una existencia feliz. Y, a medida que examinamos la vida y la época de Lisa Marie Presley, debemos concluir que, independientemente de lo que se pueda decir sobre su vida y su legado, no fue nada fácil.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in