Triángulo de las Bermudas: ¿Qué hay detrás del misterio?

Solíamos estar obsesionados con el misterio del Triángulo de las Bermudas, y luego desapareció... David Barnett va en busca de la historia real

lunes 11 octubre 2021 20:20
Read in English

El cinco de diciembre de 1945, cinco bombarderos TBM Avenger de la Armada de EE.UU. despegaron de Fort Lauderdale, Florida, a las 2:10 pm como parte de un ejercicio de entrenamiento de navegación con nombre en código Vuelo 19. Su ruta de 320 millas (514 kilómetros) los llevaría al este desde Florida y luego se dirigiría hacia el norte. Ahí sobrevolaría la isla de Gran Bahama, giraría hacia el suroeste y regresaría a su base.

Cinco días después, la búsqueda de los cinco aviones se suspendió después de que no se encontró un solo rastro de ninguno de ellos. La única pista de la desaparición de los cinco aviones fueron unos pocos mensajes fragmentados de radio que parecían no tener ningún sentido.

Al frente del ejercicio de entrenamiento estaba el piloto experimentado, el teniente Charles Carroll Taylor, quien tenía a otro piloto veterano con él, para dirigir a los otros doce pilotos en formación, artilleros y operadores de radio en lo que debería haber sido un ejercicio sencillo.

Pero dos horas después del vuelo, Taylor se comunicó por radio con la base para decir que había perdido por completo la orientación. Dijo: "Mis dos brújulas están apagadas... Estoy sobre tierra pero está muy accidentada... Estoy seguro de que estoy en los Cayos [de Florida], pero no sé qué tan abajo y no sé cómo volver a Fort Lauderdale".

Si el vuelo 19 se hubiera mantenido en su curso programado, no debería haber estado cerca de los Cayos de Florida en ese punto, debería haber estado a doscientas millas de distancia (321 kilómetros) cerca de Great Sale Cay.

En el transcurso de las siguientes dos horas, Taylor respondió por radio para decir que creía que estaban sobre el Golfo de México y se dirigían de regreso a Florida. Su mensaje final reveló que los cinco aviones del Vuelo 19 se quedaban sin combustible y tendrían que tomar medidas drásticas.

"Todos los aviones se cierran herméticamente... tendremos que zanjar a menos que toque tierra... cuando el primer hombre baje a diez galones, aterrizaremos todos juntos en el agua".

Se enviaron dos hidroaviones para registrar la zona. Uno tuvo que retroceder cuando su antena se heló y el otro se estrelló en el mar. Se realizó una búsqueda de cinco días para el Vuelo 19, que cubría 250.000 millas cuadradas (402.336 en kilómetros) de mar abierto y no pudo encontrar ni un solo rastro de ellos. Los cinco aviones parecían haber desaparecido de la faz de la Tierra... de hecho, un periodista afirmó que un miembro de la junta de investigación de la marina creada para investigar la desaparición le dijo que el Vuelo 19 parecía haber “volado a Marte”.

Y así comenzó el misterio del Triángulo de las Bermudas, que capturaría la imaginación del público durante las próximas tres décadas. El Triángulo de las Bermudas cubre de forma aproximada el área entre los puntos de Miami, San Juan en Puerto Rico y la isla de Bermudas, aunque los límites a menudo se difuminan para acomodar la leyenda.

Se decía que aviones y barcos se estrellaban y desaparecían con alarmante regularidad dentro del área, que también se conoció como el Triángulo del Diablo. Abundaban las teorías salvajes, desde que el Triángulo de las Bermudas es un punto de acceso para los OVNIS hasta que es donde se encuentra la Atlántida, y la actividad paranormal o sobrenatural se atribuye a las dificultades de los barcos y aviones.

El Triángulo de las Bermudas fue absorbido por la cultura popular en las décadas de 1970 y 1980, y apareció en una gran cantidad de medios. La serie de televisión de 1977 The Fantastic Journey detalló un viaje de investigación científica dirigido por una familia que cae en una nube verde en el Triángulo de las Bermudas y se les ve naufragar en una isla misteriosa donde las zonas horarias chocan y se superponen.

Vincent Price narró un documental de 1974 llamado The Devil's Triangle, donde lanzaba todas las teorías increíbles que los productores pudieron encontrar, y los incondicionales de la televisión, desde Scooby-Doo hasta Wonder Woman, desafiaron los misterios del Triángulo de las Bermudas.

Había un juego de mesa y un videojuego de Atari. Incluso las listas de éxitos no fueron inmunes a los encantos del Triángulo de las Bermudas, con Barry Manilow en 1981 y Fleetwood Mac en 1974 quines lanzaron canciones con ese título. Manilow dice: "Supongo que has oído hablar del Triángulo de las Bermudas / Hay algo pasando ahí/ Nadie parece saber qué es / Y la fuerza aérea no lo deja ver".

Con respecto al Vuelo 19, era la Armada, en lugar de la Fuerza Aérea, la que estaba investigando, y su informe de cuatrocientas páginas no reveló lo que sucedió con los cinco aviones, incluso si lo supiera. El libro de 1975 de Lawrence David Kusche The Bermuda Triangle Mystery – Solved! no estuvo a la altura de su título, pero sí vertió agua fría sobre las teorías paranormales sobre el Vuelo 19, lo que sugiere que los aviones se habían quedado sin combustible y las tripulaciones no pudieron subir a las balsas salvavidas antes de que su avión abandonado se hundiera. .

Pero no pudo responder al misterio clave del Vuelo 19: por qué fallaron sus brújulas, por qué parecían estar tan desviadas y por qué se enviaron mensajes de radio incomprensibles y que decían: "Incluso el océano no se ve como debería" y uno muy escalofriante: "No vengas por mí... parece que..."

Los misterios se avivaron aún más con el libro más vendido de Charles Berlitz: The Bermuda Triangle, publicado en 1974, que vendió veinte millones de copias a un público hambriento de sensacionalismos. De hecho, tal vez sea el libro de Berlitz (sí, él es parte de la familia que fundó el imperio del aprendizaje de idiomas) el que impulsó la idea del Triángulo de las Bermudas como un lugar de misterioso y paranormal a la vista del público. Berlitz expuso teorías sobre la Atlántida y los OVNIS, también fue un seguidor de la idea de que los astronautas extraterrestres habían visitado la Tierra en la antigüedad.

Kusche ridiculizó las teorías de Berlitz, pero el Triángulo de las Bermudas tenía un firme control sobre la psique del público en la década de 1970... aunque el término se originó una década antes.

“El mito del Triángulo de las Bermudas comenzó en 1964, cuando Vincent Gaddis escribió un artículo para Argosy Magazine, y en 1974 dos libros publicados por Charles Berlitz y Richard Winer (The Devil’s Triangle) elevaron el mito. Leonard Nimoy también habló sobre el Triángulo de las Bermudas en 1977 en su serie de televisión In Search of… Shane Satterley, candidato a doctor en la Universidad Griffith, en Queensland Australia, se pregunta “¿Por qué esa área? ¿De verdad hubo más incidentes allí que en otras áreas del océano? El área, por lo que puedo decir, es por completo arbitraria y, en lo estadístico, no hay más incidentes relacionados con aviones o embarcaciones en la región conocida como el Triángulo de las Bermudas”.

Su influencia en la cultura popular fue una prueba de qué tan conocido era el Triángulo de las Bermudas y, sin embargo, casi no hablamos de él hoy. Satterley dice: “En cierto sentido, la verdad fue una señal de los tiempos, piense en los años sesenta y setenta cuando íbamos a la luna y la gran película Encuentros cercanos de Spielberg se estrenó en 1977.

“Este fue un momento en el que todos miraban hacia arriba. Creo que el hecho de que ninguna aerolínea comercial haya tenido un incidente en la región y el hecho de que, literalmente, se pueda rastrear los aviones que pasan por el área, pudo haber ayudado a disipar el mito. Pero no diría que nos hemos vuelto más sofisticados en general; nuestras historias y mitos acaban de pasar a otras cosas.

“Joe Rogan en su enorme podcast en EE.UU. discute la posibilidad de OVNIS a menudo, debido a supuestos nuevos avistamientos e información publicada por el gobierno de EE.UU. Sin embargo, lo que es importante recordar es que los fenómenos inexplicables no necesitan explicaciones fantásticas, por mucho que queramos que sean ciertas. Toda la historia de la ciencia nos muestra que una explicación natural a menudo está a la vuelta de la esquina, por lo que creer cosas en cosas con evidencias poco fiables o insuficientes es un error ".

Y a veces un error peligroso, dice Satterley, y agrega: “Cuando algo parece ser extraño y no hay una explicación científica o natural para lo que acabamos de ver, la gente se apresura a asignar una respuesta y, a veces, lo hace con una sobrenatural: la gente prefiere una teoría de la conspiración a ninguna teoría en absoluto.

“Como especie, estamos programados para esto, buscamos patrones que son esenciales para la supervivencia, pero que a menudo nos llevan a falsos positivos porque esto es más seguro que un falso negativo. Es mejor pensar que el susurro de la hierba es un tigre y no solo el viento, por razones obvias. Las personas a menudo recurren a lo sobrenatural o paranormal cuando el evento aún no se ha explicado, pero cuando el evento tiene una explicación natural satisfactoria, las afirmaciones sobrenaturales/paranormales se vuelven obsoletas.

“Puede parecer un poco divertido e inofensivo especular. Pero recuerde que en el mismo año en que se publicaron los libros mencionados, se fundó el culto cristiano OVNI Heaven's Gate. El grupo se convenció de que podían viajar hasta un OVNI que siguiera al cometa Hale Bopp en 1997. Para lograrlo, optaron por el suicidio grupal. Cuando dejas entreabierta la puerta del pensamiento crítico, corres el riesgo de que la gente lleve las cosas a conclusiones extrañas y extremas".

Las desapariciones del Triángulo de las Bermudas son anteriores a la desaparición del Vuelo 19, pero es una cuestión de perspectiva si se trata de unir puntos o sacar conclusiones precipitadas. En 1884, el buque de vela de entrenamiento HMS Atlanta (cuyo nombre original era HMS Juno ) desapareció con toda su tripulación después de zarpar de las Bermudas con destino a Falmouth en Cornwall. En 1918, el USS Cyclops, que transportaba un cargamento de mineral de manganeso, desapareció después de salir de Barbados. La goleta Carroll A Deering fue encontrada abandonada por la Guardia Costera de los Estados Unidos frente a las costas de Carolina del Norte en 1921.

En el aire, aviones de pasajeros de British South American Airways desaparecieron sin dejar rastro en 1948 y 1949; el Star Tiger iba de las Azores a las Bermudas, el Star Ariel de las Bermudas a Jamaica. También en 1948, un Douglas DC-3 desapareció entre San Juan, Puerto Rico y Miami, sin que se encontraran restos ni rastros de las treinta y dos personas a bordo.

Como dice Satterley, es una idea tentadora, casi romántica, creer que algo extraño e inexplicable está sucediendo en el Triángulo de las Bermudas. Y, sin embargo, ya no sabemos nada de eso. Entonces, o los extraterrestres o los atlantes dejaron de robar nuestros aviones y barcos, dejaron de llevarlos a través del tiempo o el espacio o al fondo del mar, o sucedió algo más.

Y esa otra cosa probablemente sean los avances tecnológicos. Cuando la fiebre del Triángulo de las Bermudas estaba en su apogeo, los métodos de seguimiento del tráfico marítimo y aéreo aún estaban en su infancia, en comparación con la tecnología GPS que tenemos hoy. Su teléfono móvil puede indicar su posición a unos pocos metros, por lo que es mucho más difícil perder un avión cisterna o de pasajeros.

Incluso cuando eso sucede, hoy en día, no pensamos de inmediato que los extraterrestres o los fantasmas sean los responsables... a menos que habites en algunos rincones del Internet, por supuesto. Tomemos el vuelo 370 de Malaysian Airlines, que desapareció entre Kuala Lumpur y su destino de Beijing en 2014. Incluso con la tecnología avanzada de rastreo por satélite, nadie pudo explicar por qué y dónde había caído el avión, y pasaron dos años antes de que los restos del avión comenzaran a salir a la superficie.

Pero sí ilustra lo difícil que fue encontrar barcos y aviones desaparecidos incluso hace treinta y cinco años. Satterley dice: "Lo que ese incidente nos muestra es lo rápido que podemos perder una aeronave en el océano, y notar que antes algunos aviones desaparecidos eran pequeñas naves monomotor que se perdían segundos después de chocar con el agua".

Mientras que los cuentos del Triángulo de las Bermudas alimentaron una sed pública de misterios paranormales, para aquellos que vivían en el mar en esa área, la región era realmente peligrosa... pero quizás por razones más prosaicas. Bill Lauber nació en Ohio y desde muy joven navegaba en el lago Erie, se graduó en embarcaciones oceánicas y aprendió su oficio en Carolina del Sur antes de mudarse a St Thomas en las Islas Vírgenes de EE.UU. Ahí obtuvo su licencia de capitán y, en 1984, capitaneó un barco de fiesta llamado Kon Tiki.

Atracado cerca de su barco en St. Thomas había un hermoso barco de tres mástiles llamado The Marques, tan sorprendente era que se había utilizado en producciones de cine y televisión como The Onedin Line, Poldark, Dracula yVoyage of Charles Darwin. Bill y su esposa se hicieron amigos del capitán de The Marques, el británico Stuart Finlay, su esposa nacida en Antigua, Aloma, y su hijo de dieciséis meses, Christopher.

En junio de 1984, la familia y su tripulación partieron para participar en la Tall Ships Race. A unas setenta millas náuticas (129 kilómetros) al norte de las Bermudas, se perdió en el mar. Entre los diecinueve muertos y desaparecidos se encontraban Stuart y su familia.

Bill, que ahora tiene sesenta y siete años y vive en Harrogate, North Yorkshire, recuerda que las noticias se filtraron de regreso a St. Thomas, mucho antes de la existencia de las redes sociales y las noticias instantáneas, y la comunidad de navegantes estaba en estado de shock. La explicación más probable fue que The Marques había sido golpeado por una ola rebelde, y una investigación posterior sugirió que las escotillas en la cubierta se habían dejado abiertas por error y que el barco en ese momento estaba siendo navegado solo por el cocinero; dos errores importantes. El cocinero, al ser un marinero inexperto, no habría tenido la intuición y el conocimiento para lidiar con lo que se avecinaba, y las escotillas abiertas habrían permitido que el barco se llenara rápidamente de agua y se hundiera.

Bill ha navegado mucho en el área del Triángulo de las Bermudas, y en su tiempo llevó muchos botes a las islas cercanas. Nunca ha sido golpeado por una ola rebelde, pero sabe lo letales que son.

“Las olas gigantes, o maremotos, son una de las cosas más rápidas de la Tierra”, dice. “Es difícil de creer, pero pueden salir de la nada y moverse a setecientas mph. Si eso fuera lo que sucedió, habría golpeado a The Marques y lo habría empujado lo suficiente como para que las escotillas abiertas se llenaran de agua".

La tragedia The Marques pone en relieve las historias del Triángulo de las Bermudas. Se perdieron vidas y hablar con Bill, que conocía a la familia, incluido el niño pequeño, que murió en el barco, eleva esas historias por encima de las teorías de la conspiración y las posturas paranormales.

El Triángulo de las Bermudas es peligroso, dice Bill, pero no por extraterrestres o monstruos. Son las olas rebeldes, los arrecifes ocultos, los huracanes, los que se han cobrado tantas vidas allí.

“He estado en situaciones peligrosas”, dice, “pero esa es la naturaleza de trabajar en el mar. Hay que respetar el mar. Existen muchos, muchos peligros y muchas razones por las que un barco puede perderse o estrellarse un avión. Pero no son razones sobrenaturales.

“En la comunidad náutica, cuando aparecían estos documentales sobre el Triángulo de las Bermudas, los veíamos y nos reíamos. Esas historias que se difundieron en realidad eran solo cuentos. Era el tipo de clickbait de su época. Pero nadie que yo conociera creía en algo paranormal sobre el Triángulo de las Bermudas, solo porque es un área donde se han perdido muchos barcos. Eso solo significa que es un lugar al que debes prestar especial atención".

Bill Lauber no ha tenido ningún reparo en navegar en el Triángulo de las Bermudas en su carrera. ¿Y Shane Satterley? Incluso con su enfoque lógico de la leyenda, ¿se atrevería?

“Esta es una pregunta interesante”, dice. “Cuando lo escucho, pienso para mis adentros, ¿tendría problemas para viajar al piso trece de un edificio, para pisar una grieta en un sendero? Cuando comprendes que nunca se ha presentado ninguna evidencia confiable de algo sobrenatural o paranormal, es liberador en tu mente y en tu vida diaria. Carl Sagan dijo que la ciencia era una vela en la oscuridad, pero la forma científica de pensar también hace que le tengas menos miedo".

Como posdata, se ha contactado a Manilow para comentar por qué el Triángulo de las Bermudas era una parte tan importante de la conciencia pública que decidió coescribir una canción al respecto. No hubo respuesta, así que nos bastará con la letra de su sencillo de 1981 que alcanzó el número quince en las listas de éxitos del Reino Unido. Esto se podría tomar como una advertencia saludable del misterio perdurable de este tramo enigmático del mar, incluso como sabemos, en realidad no hay nada que temer más que los excesos de la madre naturaleza: "Triángulo de las Bermudas, hace que la gente desaparezca / Triángulo de las Bermudas, no te acerques demasiado".