Crítica de The Many Saints of Newark: Una precuela feroz y brillante de Los Soprano

Esta es una película que amplía y complica el legado de uno de los mejores programas de televisión

Clarisse Loughrey
miércoles 22 septiembre 2021 14:56

Trailer The Many Saints of Newark

Read in English

Dir: Alan Taylor. Protagonistas: Alessandro Nivola, Leslie Odom Jr, Jon Bernthal, Corey Stoll, Michael Gandolfini, Billy Magnussen. 15, 120 min.

No es necesario conocer Los Soprano para disfrutar de su precuela, The Many Saints of Newark. Lo que exige a su público es sólo esto: la comprensión de que no hay inocencia entre los poderosos, y que los hombres cargan demasiado a menudo con los lastres de sus antepasados. Estas ideas fatalistas ya eran el alma del célebre drama de la mafia de David Chase, que se emitió en la HBO de 1999 a 2007 y que sigue considerándose una obra televisiva sin parangón. Pero aquí se presenta con ese dolor silencioso que sólo puede venir con el paso del tiempo. The Many Saints of Newark es reconocible al instante y, de algún modo, insustituible. También es feroz y brillante, una obra que amplía y complica el legado cultural de Los Soprano.

Alan Taylor (que dirigió nueve episodios de Los Soprano) abre su película recorriendo un cementerio, mientras las voces parecen emanar de las propias piedras. Son los muertos los que narran The Many Saints of Newark. Y son los muertos los que viven en el centro, concretamente un tal Dickie Moltisanti (Alessandro Nivola), padre de Christopher y muerto hace tiempo por los acontecimientos de Los Soprano. Como recordarán incluso los espectadores más casuales de la serie, Christopher era el problemático protegido cuya vida Tony Soprano (tan triunfalmente interpretado por el difunto James Gandolfini) alimentó y luego terminó abruptamente. Mucho antes de eso, un joven Tony (interpretado en la película por el propio hijo de Gandolfini, Michael) sirvió como una especie de protegido de Dickie; o, al menos, era el hijo del mafioso al que Dickie veía con buenos ojos como sobrino adoptivo.

El mundo de Dickie, el de principios de los años sesenta y setenta, no es del todo diferente al que posteriormente habitó un Tony Soprano plenamente maduro. Los hombres comparten la misma manera despreocupada y jactanciosa de hablar de las cosas. Siguen glamourizando su propia existencia mafiosa a través de la lente de la cultura cinematográfica (en lugar de citar a Al Pacino, ven a Humphrey Bogart y Edward G Robinson en Cayo Largo, de 1948). Las reuniones se siguen celebrando en la Pork Store de Satriale. Aparecen nombres conocidos de la serie, unidos a rostros más jóvenes: Los padres de Tony, Johnny Boy (Jon Bernthal) y Livia (Vera Farmiga), junto al Junior de Corey Stoll y el Paulie de Billy Magnussen.

La cámara de Taylor sigue siendo depredadora. Acecha estos lugares, descubriendo la violencia que hay en ellos. Conocemos al padre de Dickie, el bruto Aldo “Hollywood Dick” Moltisanti (Ray Liotta, magnífico como siempre), y a su novia, la reina de la belleza (Giuseppina, de Michela De Rossi). Es el creciente deseo del joven Dickie por su propia madrastra -¿qué diría el Dr. Melfi, el terapeuta de Tony en la serie, al respecto? - que se convierte en el primer hilo desenredado de su vida. Luego viene otro. Y otro más. Pero The Many Saints of Newark es una historia en dos partes paralelas. Es la caída de Dickie, vista primero a través de su perspectiva, y luego de la de Tony. Este último absorbe cada golpe moral como un golpe en su propia cara.

El público, inevitablemente, buscará en Michael Gandolfini algún pequeño recuerdo de su padre. Hay ecos en él, pero tampoco parece la forma correcta de enfocar su actuación. Este no es el Tony que conocemos, sino uno que aún no ha entrado en el papel que le corresponde. Hay una inocencia aún por romper, que Gandolfini capta con pequeñas sonrisas torcidas y una naturaleza tímida. Un único plano de sus expresiones cambiando repentinamente, en los momentos finales de la película, cae como una bala.

El actor se sitúa en un extremo del punto de apoyo emocional, con el otro ocupado por Nivola. Su interpretación es de una magnificencia tan feroz que debería hacer que este actor infravalorado reciba el reconocimiento que siempre ha merecido. El trabajo de Nivola tiene desde hace tiempo una elegancia que se puede retorcer y fracturar fácilmente para adaptarse a sus necesidades. En Dickie, vemos a un hombre que lucha con su propia monstruosidad. La máscara que esconde, la del noble romántico, es delgada y se rompe fácilmente. Lo que hay debajo es aterradora.

Leer más: 35 giros cinematográficos más impresionantes de todos los tiempos, explicados

Donde más se desvía The Many Saints of Newark de Los Soprano es en la introducción de Harold McBrayer (Leslie Odom Jr), un matón callejero de Moltisanti. Harold recoge el dinero de las apuestas, se lo entrega a Dickie y luego se traga tranquilamente el racismo de su jefe. Pero la ira de los oprimidos está a punto de estallar en las calles de Estados Unidos y, en un momento dado, Harold se encuentra en el centro de los disturbios de Newark de 1967, con las palabras urgentes del poema de Gil Scott-Heron “Me and the Devil” resonando de fondo. El imperio de Dickie es frágil y, como deja claro el guión de Chase y Lawrence Konner, se basa en ideas de supremacía blanca. No hace falta mucho para que se desmorone. Tony, en Los Soprano, se lamentó una vez ante su terapeuta de que “tengo la sensación de haber llegado al final. Lo mejor se ha acabado”. The Many Saints of Newark pone esa idea en su sitio. La podredumbre comenzó mucho antes de que cogiera una pistola.