Joe Pantoliano: “Escorias como Trump usan a Los Soprano como modelo para ser idiotas”

Después de una carrera de cuatro décadas haciéndose un nombre como delincuentes y policías en películas desde 'Bad Boys' hasta 'The Matrix', el querido actor italoamericano regresa a sus raíces para el drama alegre 'From the Vine'. Le cuenta a Kevin EG Perry sobre cómo confrontar la experiencia de los inmigrantes, escapar de un pequeño pueblo de Estados Unidos y por qué la gente se equivoca en su programa de mafias

sábado 11 septiembre 2021 21:01
'Sé lo que es tener un ataque de nervios'
'Sé lo que es tener un ataque de nervios'
Read in English

Joe Pantoliano está acostado en su cama en su casa en Connecticut con un pequeño cachorro shih apso negro llamado Scout acariciando felizmente su pecho. Ha pasado las últimas dos décadas viviendo en el campo a 45 millas al norte del puente George Washington, pero en su mente está de vuelta en la dura Nueva Jersey de su juventud. “De chico, siempre me sentí avergonzado por ser hijo de un inmigrante, como si no fuera realmente estadounidense”, recuerda el hombre de 69 años.

"El tipo de estadounidenses que conocí de la televisión eran John Wayne, Robert Redford, Paul Newman y James Dean". Soñando con ver su propio rostro en la pantalla un día, el joven Pantoliano se consoló con el hecho de que al menos la unida comunidad italoamericana de Hoboken ya había tenido un hijo famoso. “Frank Sinatra viene del mismo pueblo de donde yo era”, dice. "Así que pensé, bueno, si él podía salir, tal vez yo también pudiera, a través de esta avenida de entretenimiento".

Ese camino resultó bastante bien para el actor cariñosamente conocido por los fanáticos como “Joey Pants”. Primero lo llevó a Hollywood en 1976, donde se hizo famoso interpretando a matones despiadados con un toque cómico. Estaba Guido, el proxeneta que se deleita en torturar a un Tom Cruise con cara de bebé a través de Risky Business de 1983, y luego Francis de la chapucera familia del crimen Fratellis en The Goonies de 1985. Su talento resistió el encasillamiento, y robó escenas como un fiador de fianzas asqueroso (Midnight Run de 1988), un mariscal de los Estados Unidos (The Fugitive de 1993), un jefe de policía furioso (Bad Boys de 1995) y un luchador por la libertad con duplicidad (The Matrix de 1999). En 2003 obtuvo un Emmy por su papel del mafioso Ralph Cifaretto en Los Soprano.

Su última película es una especie de cambio de ritmo después de todos los policías y ladrones antes mencionados. From the Vine, del director Sean Cisterna, es una película encantadora, suavemente mágica y realista sobre Marco, un hombre que sufre una crisis nerviosa por su trabajo en una empresa de automóviles canadiense, que inmediatamente se muda a su hogar ancestral en la Italia rural, donde se establece sobre rejuvenecer el ruinoso viñedo de su abuelo. Los recuerdos se mezclan con la realidad, las viñas comienzan a susurrarle y los romances se reavivan con entusiasmo en las tinas de uva. Pantoliano es franco sobre lo que lo atrajo primero al proyecto. "¡Quería ir a Italia!" grita. "Habría ido a Italia para abrir un sobre".

Le habían ofrecido trabajo en Italia antes, pero siempre había fracasado por una razón u otra. “Muchas veces, ya sabes, es dinero lavado de oligarcas con el que hacen estas películas”, dice, a modo de explicación. "¡Es la verdad!".

Cuando se involucró en From the Vine, solo faltaban tres semanas para que comenzara el rodaje. Afortunadamente, Pantoliano ya se veía mucho a sí mismo en Marco. “Como tenía tan poco tiempo para construir un personaje, dije: 'Convirtamos esto en un documental'”, dice. "Sé lo que es tener un ataque de nervios". Se refiere al período posterior al 11 de septiembre cuando colapsó y tardíamente se le diagnosticó depresión clínica. Dice que siente una gran empatía por el deseo de Marco de encontrar una vida más simple más cerca de la naturaleza y lejos de la insatisfactoria carrera de ratas, y cree que la sociedad en su conjunto se encamina hacia un reinicio similar. "Tiene que haber algún tipo de corrección", dice. “Habrá una corrección financiera y una corrección espiritual. Pero, por el momento, este tipo de película alegre proporciona algún tipo de alivio, en el que puedes olvidar tus problemas durante un par de horas".

El papel llevó a Pantoliano a reflexionar sobre su propia herencia italiana y cómo su visión de ella había sido moldeada por el lugar donde creció. Sugirió cambiar el personaje de Marco de un canadiense a un estadounidense que, como él, no habla mucho italiano. “Ya no conserva su lengua materna”, explica. “Eso es muy típico de Estados Unidos. Te hacen sentir vergüenza por tu lugar de origen. En Canadá, lo alientan a mantener su identidad raíz".

Pantoliano tuvo que enfrentarse a su propia identidad cuando David Chase lo eligió para la tercera temporada de Los Soprano en 2001 y lo llevó de vuelta al cine en Hoboken. Pantoliano se sintió tan incómodo por la cantidad de tiempo que tenía que pasar filmando en sus antiguos vecindarios que hizo que el departamento de utilería le hiciera una peluca, con el pelo inspirado en Christopher Nolan, con quien acababa de hacer Memento. Dos décadas después, cree que Los Soprano sigue siendo ampliamente incomprendido. "Lo que siempre me molestó fue que la mayoría de la audiencia no entendió la genialidad de David Chase, y lo que David Chase estaba diciendo sobre estos monstruos", dice. “Tony Soprano se convierte en un héroe, cuando es un gángster destrozado y un asesino. ¡Se sigue citando a imbéciles como Trump y Roger Stone, todos estos criminales de cuello blanco, que usan El Padrino y Los Soprano como modelo para ser imbéciles! Quiero decir, ¿qué tan jodido es eso?”.

Leer más: Grubhub, Uber Eats y DoorDash demandan a la ciudad de Nueva York por los límites en las tarifas

El mundo de Los Soprano era uno que Pantoliano conocía bien. Su padrastro, Florio Isabella, era un socio de la familia del crimen genovés a quien Pantoliano describió en sus memorias de 2002 Who's Sorry Now como "el sabio más dulce que he conocido". Ya sea con la ayuda de esa historia familiar o no, la actuación de Pantoliano como Ralph Cifaretto es un logro asombroso, que combina momentos de humor salvaje con otros de amenaza escalofriante. “En mi diseño de armar a Ralph, siempre decidí que fue abusado sexualmente por los novios de su madre alcohólica, que era adicto a ver El padrino y que realmente quería ser Michael Corleone”, recuerda Pantoliano. “Por eso le pedí que se pusiera esas mantas. Le dije a David [Chase, creador de Los Soprano] que no quería parecerme a esos otros chicos. Quería parecer un político. Ralph iba a hacer negocios con políticos, así que quería poder encajar, de esa manera. Esa era la parte que estaba interpretando".

No está involucrado en la próxima precuela de The Many Saints of Newark, pero dice que espera que la película profundice en los eventos que dieron forma a la psique de Tony Soprano. “Creo que entrará en juego el trauma emocional de su juventud”, dice. “No lo olvides, cuando lo conocemos, ve patos en la piscina, se vuelve loco y se desmaya. Necesita ayuda y la consigue. Se ha hablado mucho sobre el trauma emocional, basta con ver los Juegos Olímpicos, y la idea de hablar sobre la angustia emocional de uno ya no se considera vergonzosa como antes. Piensas en la misoginia de tipos como Tony. ¿Qué impulsa a la gente a odiar de esa manera?".

Pero si bien ganó premios por Ralph, si hay una escena por encima de todas por la que Pantoliano es conocido, después de las innumerables que ha creado durante las últimas cuatro décadas, es "la escena del bistec" de The Matrix. El traicionero Cypher de Pantoliano está cenando en un restaurante caro con el Agente Smith de Hugo Weaving. Ha decidido traicionar a sus amigos más cercanos en la resistencia a cambio de una vida de lujo dentro del mundo virtual de Matrix. No quiere recordar nada sobre los horrores de la verdadera realidad distópica, y ya no le importa que el placer que experimenta dentro de la matriz no sea “real”. Toma un bocado de bistec ensangrentado: "La ignorancia es una bendición".

La escena, como el papel, fue escrita específicamente para Pantoliano por hermanos directores, los Wachowski, después de que él apareciera en su película negra Bound de 1996. Agrega que, en ese momento, "podrían haber tenido un brillo en los ojos para darme este trabajo, porque me veían como felizmente ignorante". Da un ejemplo. Poco antes de que comenzara la producción de The Matrix, estaba teniendo una reunión con los Wachowski cuando le dijeron que Warner Bros quería eliminar "la escena del bistec" de la película, pero el protagonista Keanu Reeves estaba presionando mucho para que se mantuviera la escena. en.

Pantoliano, que no había leído el guión, asumió que esto debe haber sido por interés propio. “Dijeron: 'Keanu está realmente molesto y les está diciendo que no pueden cortarlo'”, recuerda Pantoliano. “Le dije: 'Bueno, dile que se ponga al día con eso. Está en el 99 por ciento de la película'. Empezaron a reír porque se dieron cuenta de que no lo había leído". Más tarde, se unieron al resto del elenco para una fiesta en la casa de la coprotagonista Carrie-Anne Moss. “Todos somos unos tontos, estoy tratando de ser interesante”, dice Pantoliano. “Así que le digo a Keanu: '¡Oye, me alegro de que mantuvieran la escena del bistec! ¡Nos divertiremos un poco con eso! 'Es tan silencioso que se puede oír caer un alfiler, excepto por los Wachowski que están en el suelo riendo con lágrimas en los ojos. Finalmente pueden recuperar el aliento lo suficiente como para que Lana [Wachowski] diga: '¡No leyó el maldito guión!'”.

Pantoliano cumplirá 70 años este fin de semana y dice que está increíblemente agradecido de "todavía ponerme el cinturón e interpretar a estos diferentes personajes". Ha dejado de intentar predecir el futuro. Cuando terminaron la producción de From the Vine, señala, todavía era prepandémica y nadie estaba interesado en la dulce película que habían hecho. "Nadie quería sentirse bien, porque sus vidas eran buenas", dice entre risas. “A todo el mundo le gustaban las cosas distópicas como The Walking Dead. Entonces todo el planeta se ve afectado por una pandemia y ahora vivimos literalmente en esa realidad".

De repente, la idea de pasar un par de horas con Pantoliano y algunas enredaderas parlantes en la exuberante campiña italiana suena mucho más atractiva. “Es como en los años treinta y cuarenta cuando la gente quería ver a Fred Astaire y Ginger Rogers”, dice. "Esta es una película que nos hace sentir bien y está siendo aceptada en todas partes".

'From the Vine' estará en los cines del Reino Unido a partir del 10 de septiembre y estará disponible como descarga digital a partir del 13 de septiembre.