Johnny Depp espera veredicto de la demanda en la que acusa a periódico por difamación

Un juez británico está listo para decidir si el periódico difamó a Johnny Depp llamándolo un ‘golpeador de esposas’.

Via AP news wire
domingo 01 noviembre 2020 20:59
Gran Bretaña Depp
Gran Bretaña Depp
Read in English

Un juez británico decidirá el lunes si un periódico sensacionalista difamó a Johnny Depp al llamarlo ‘golpeador de esposas’, un fallo con enormes implicaciones para las carreras de Depp y su ex esposa Amber Heard.

El juez Andrew Nicol debe emitir su sentencia por escrito, tres meses después del final de un juicio que expuso los crudos detalles del tempestuoso matrimonio de la pareja de Hollywood. No habrá audiencia en persona debido a la pandemia de coronavirus.

Depp demandó al editor de News Group Newspapers de The Sun y al editor ejecutivo del periódico, Dan Wootton, en el Tribunal Superior de Londres, por un artículo de abril de 2018 que lo acusaba de agredir a Heard, una actriz cuyas películas incluyen "Justice League" y "Aquaman".

Tanto Depp como Heard pasaron varios días en el banquillo de los testigos durante el juicio de tres semanas en julio, dando relatos irreconciliables de su volátil relación. La pareja se conoció en el set de la comedia de 2011 "The Rum Diary" y se casó en Los Ángeles en 2015. Se separaron al año siguiente y se divorciaron en 2017.

Heard, de 34 años, testificó como el principal testigo de la defensa y dijo que Depp se convirtió en un alter ego violento al que apodó el ‘Monstruo’ cuando estaba bajo la influencia del alcohol y las drogas. Ella alegó 14 incidentes separados entre 2013 y 2016 en los que él la golpeó, abofeteó y empujó, tiró de su cabello y le arrojó botellas. Los presuntos asaltos tuvieron lugar en entornos glamorosos, incluido el lujoso ático de la pareja, la isla privada de Depp en las Bahamas y un jet ejecutivo.

Depp, de 57 años, calificó las acusaciones de ‘enfermas’ y de ‘engaño’ y afirmó que Heard fue el agresor durante su relación. Afirmó que Heard lo golpeó, incluso cortándole la punta del dedo con una botella de vodka arrojada durante un altercado en Australia durante el rodaje de una película de “Piratas del Caribe”.

Depp reconoció el uso intensivo de drogas, diciendo que tomó marihuana, cocaína, éxtasis y hongos mágicos, y se volvió adicto a los analgésicos opioides. Pero negó que las drogas lo volvieran violento.

"Ciertamente no soy una persona violenta, especialmente con las mujeres", dijo.

Sasha Wass, abogada de News Group Newspapers, dijo que "no hay duda de que el Sr. Depp abusó de su esposa de manera regular y sistemática".

Heard insistió en que estaba diciendo la verdad y dijo que había hablado de mala gana.

"¿Qué mujer se ha beneficiado alguna vez de ser víctima de violencia doméstica?" preguntó en la corte.

El abogado de Depp, David Sherborne, acusó a Heard de ponerse erróneamente el manto del movimiento #MeToo y la llamó "una testigo totalmente poco confiable y, francamente, una mentirosa compulsiva".

Ambas partes ofrecieron testimonio de amigos y ex empleados para respaldar su versión de los hechos, y el juez debe decidir qué relato es más creíble.

Si Depp pierde, es posible que su carrera nunca se recupere. Si gana, es probable que reciba solo una modesta suma en concepto de daños. Pero Sherborne dijo al tribunal que “este no es un caso sobre dinero. Se trata de reivindicación".

Mark Stephens, un abogado de medios en el bufete de abogados Howard Kennedy, dijo, al final, "ambas partes perderán este caso".

"La reputación tanto de Johnny Depp como de Amber Heard está empañada irrevocablemente", dijo Stephens. “Creo que va a persistir, porque gane quien gane en este caso, la forma en que se presentó este caso, los problemas que surgieron, particularmente en torno a la presentación del caso con perspectiva de género, creo que eso se va a estudiar en los próximos años".

Depp también está demandando a Heard por $50 millones en Virginia por una historia del Washington Post sobre violencia doméstica. El juicio se celebrará el próximo año.

___

Danica Kirka en Londres contribuyó a esta historia.