Comentario

La alegre vibra escolar queer de ‘Heartstopper’ es fantasiosa, pero no importa

El exitoso programa de Netflix muestra la escuela como un lugar donde los adolescentes LGBTQ+ pueden encontrar consuelo y aceptación. Amanda Whiting celebra un lugar donde los bravucones finalmente están a la defensiva

miércoles 27 abril 2022 23:01
Kit Connor y Joe Locke en 'Heartstopper' de Netflix
Kit Connor y Joe Locke en 'Heartstopper' de Netflix
Read in English

Las travesías emocionales de Heartstopper son bancos de arena poco profundos. El profesor de arte es una fuente de consejos útiles. La mayoría de los estudiantes tienen la suerte de tener amigos que los apoyan. Y los más afortunados incluso tienen a Olivia Colman como madre.

En la nueva serie de romance queer de Netflix, la escuela secundaria es un lugar donde los bravucones pierden, los nerds tienen un cabello hermoso y todos saben tu nombre. Habiendo pasado ocho episodios en sus cálidas garras, felizmente me inscribiría.

Entramos a Truham Grammar School for Boys de Kent con Charlie (el novato Joe Locke), un niño de 14 años adorablemente despeinado que está enamorado de la estrella de rugby de su escuela, Nick (Kit Connor, cuya voz podrías reconocer como Pantalaimon de His Dark Materials). En una encantadora subversión del género, Nick es un buen chico, con cabellos sueltos que hacen competencia a los de Charlie. Los compañeros de clase de Charlie están enterados de sus preferencias sexuales, y la intimidación que resultó de su salida del clóset quedó en su mayoría en el pasado. Amigos y maestros hacen referencia a eso, pero nunca con especificidad, solo con la promesa de que lo protegerán mejor de ahora en adelante. Promesa que sí cumplen después.

Es difícil exagerar lo refrescante que es, al menos para la televisión, conocer a un personaje gay joven desde esta perspectiva de salir del clóset. Charlie sabe quién es y quiénes lo respaldan, como su hermana y su padre. Ahora la parte más dolorosa de la adolescencia es esperar a que los chicos que le gustan encuentren una salida de sus propios clósets.

Heartstopper toca todas las notas que debería tener una serie romántica de secundaria. Hay fiestas de cumpleaños y prácticas de bandas. Una malteada con dos pajillas. A diferencia de otros éxitos de Netflix para adolescentes, como Sex Education o incluso Never Have I Ever, la escuela en sí misma puede ser un refugio. Es donde Charlie escapa del estrés de enviar el mensaje directo perfecto a la persona que le gusta. Es donde pasa el rato con Tao e Isaac, amigos cuya queja más duradera con Charlie es que Charlie no los quiere lo suficiente. A pesar de la intrusión de los teléfonos inteligentes, Truham Grammar es extraña y atractivamente atemporal.

Hay tipos malos, por supuesto. Cada escuela los tiene. Se apegan a su propio territorio: el campo de rugby, el cine del centro comercial, las mesas de picnic de la escuela. Es decir, puedes evitarlos simplemente sabiendo dónde no sentarte.

El némesis de Charlie, Harry (Cormac Hyde-Corrin), es un estudiante mayor cuyo acoso toma principalmente la forma de preguntas invasivas: ¿cómo es ser gay? ¿Te gusta Harry Styles? ¿Quién te gusta? Heartstopper se basa en la novela gráfica de Alice Oseman de 2018, que está ilustrada con garabatos sueltos, corazones y hojas de árboles que caen garabateadas en los márgenes, similar a lo que un niño podría dejar en un libro de texto. Tal vez sean los orígenes de Harry en los cómics los que evitan que se vuelva demasiado amenazador.

Si Euphoria, el crudo programa de HBO lleno de sexo, drogas y trauma, representa los miedos salvajes de una generación mayor sobre cómo es ser un adolescente en este momento, entonces Truham Grammar es la escuela secundaria que desearían que existiera. Resulta que lo que queda de la adolescencia cuando le quitas el alcohol, la presión de los compañeros, el estrés académico, los padres autoritarios y los malos maestros, es drama insignificante, citas y días de deportes.

Una de las cosas más placenteras de Heartstopper es que no está tratando de enfocar la atención en la parte más oscura de nada. Es la escuela bajo el sol aspiracional de lo que debería ser un día normal. Aquí, la experiencia romántica de un estudiante de secundaria gay no es significativamente más traumática que la experiencia romántica de un estudiante de secundaria habitual. Puede que no sea realista, pero, de nuevo, tal vez valga la pena preguntarse cuán revelador puede ser realmente cualquier serie de televisión adolescente hecha por adultos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in