Giancarlo Esposito: espero que Disney siempre apoye lo que dicen sus estrellas

La estrella de "Breaking Bad" y "Better Call Saul" es conocida por su mirada mortal y se ha convertido en uno de los villanos más queridos de la televisión. En su regreso a “El Padrino de Harlem”, habla con Annabel Nugent sobre la espiritualidad, la interpretación de asesinos a sangre fría y la disputa por la guerra de las galaxias de Disney

lunes 28 junio 2021 15:07
Disney anuncia una fiesta épica para celebrar el 50 aniversario de Walt Disney World
Read in English

En el diagrama de Venn de la televisión de prestigio, Giancarlo Esposito se encuentra firmemente en el centro. Al parecer, es la buena suerte y "el universo" lo que le ha hecho conseguir una serie aclamada por la crítica tras otra. La serie Breaking Bad, ganadora de 16 premios Emmy, en la que interpretó al famoso Gustavo Fring, papel que volvió a interpretar en la serie derivada Better Call Saul (39 nominaciones a los premios Emmy). Pero también está The Mandalorian, The Boys y El Padrino de Harlem. Y antes de eso, el actor se dio a conocer en célebres películas como Do the Right Thing,The Usual Suspects y Malcolm X.

Las entradas más recientes de Esposito en IMDb tienen poco en común, aparte de una puntuación en Rotten Tomatoes superior al 90%. "Estoy realmente bendecido y asombrado", dice el actor de 63 años a través del Zoom desde su casa de Nueva York, sobre la trayectoria ascendente que ha tomado su carrera en los últimos tiempos. La camisa amarilla, la corbata de poliéster y los pantalones de color caqui que llevaba su famoso antagonista de Breaking Bad no están a la vista. La mirada amenazante del personaje™ también ha sido requisada por una cálida sonrisa.

Basta con decir que Esposito no se parece en nada a sus papeles, un carro de personajes que se describe mejor como "el malo". Está especializado en un determinado tipo de villano. Del tipo que te rebanará con un cúter y luego se arreglará la corbata, o que permanecerá impasible ante la irresistible ternura de Grogu, alias Baby Yoda, y defenderá a un superhéroe nazi porque es un buen negocio. Como dijo un crítico, una aparición de Espósito significa que su protagonista está "ahora totalmente jodido".

Cuando empezó en 2009 como Gus -el terrorífico magnate del pollo y capo de la metanfetamina de Breaking Bad-, encarnar semejante maldad requería práctica. "Tuve que encontrar la manera de dejar caer mi espíritu y permitirme ser más observador de los demás", explica. "Así que en los primeros años de Breaking Bad, me gustaba hacer la rutina del método porque mantenía a la gente alejada de mí. Nadie quería venir a saludar o a charlar sobre el tiempo. No soy ese tipo parlanchín en el plató. No soy el bromista". Suena intenso. Se ríe. "Ahora, después de 12 años interpretando al personaje, puedo permitirme ser un poco más suelto". El actor lanza una onda por su cuerpo para ilustrar lo suelto que quiere decir.

Su papel en El Padrino de Harlem le permite soltarse un poco. El drama, que regresó para su segunda temporada en Starzplay a principios de esta semana, cuenta la historia del jefe del crimen Ellsworth "Bumpy" Johnson (un brillante Forest Whitaker) cuando vuelve a casa después de cumplir 10 años en Alcatraz. A su regreso, se encuentra con que su ciudad está ahora dirigida por el mafioso italiano Vincent Gigante (Vincent D’Onofrio). Esposito interpreta al congresista de Harlem Adam Clayton Powell Jr., renunciando a la violencia directa en favor de una amoralidad suave y un asco oportunista. Los conflictos raciales de la serie han tocado la fibra sensible del actor, que se identifica como negro-italiano.

"Vengo de una familia europea", dice Esposito, nacido en Copenhague, hijo de un tramoyista italiano y de una cantante de ópera negra de formación clásica de Alabama. Se conocieron en un pequeño teatro de ópera de Milán y se mudaron a Dinamarca antes de trasladarse a Manhattan, cuando Esposito tenía seis años. "Yo tenía una visión muy mundana de la humanidad, la gente, la cultura y la religión, así que me sorprendió llegar a Estados Unidos en 1962 siendo un niño pequeño y descubrir que aquí existía esta delimitación [entre razas]".

Leer más: Las 20 mejores canciones de The Doors, desde Love Her Madly hasta Light My Fire

Esposito sólo tenía ocho años cuando debutó en Broadway. Él y su hermano Vincent protagonizaron el papel de hijos huérfanos de esclavos refugiados en el musical de 1968 Maggie Flynn, junto a las leyendas del mundo del espectáculo Shirley Jones y Jack Cassidy. Siguieron papeles similares, pero Esposito quería más. "Quería poder interpretar papeles que fueran expansivos, sin importar el color, la religión o cualquier otra cosa. Y fue una lucha para conseguirlo".

Y así, Esposito "cambió de forma". Aprovechó su oído para los idiomas y la música para aprender español con acento español. "Quiero decir que, de todos modos, pensaban que era español", se ríe antes de enunciar su nombre con un acento latino perfectamente desenfadado: "’¿Giancarrrlo Esposito? Oh, ¡es un español!". Sin embargo, cuando aparecieron actores con un verdadero origen español, dio un paso atrás. "Aquí vienen John Leguizamo y David Labiosa y todos estos tipos españoles, así que me aparté porque pensé que debían tener la oportunidad de interpretar lo que son".

Entonces llegó el auge de los "castings no convencionales" -lo que ahora podríamos denominar castings a ciegas- y se abrió todo un abanico de papeles para Esposito. Lo recuerda como "un mandato para que la gente tuviera que contratar a personas que antes no eran consideradas para ciertos papeles. Significaba que podían contratar a Giancarlo" -se señala la cara con ambas manos- "¡como un blanco!".

Durante las dos décadas siguientes, la actuación de Esposito encontró su hogar en las colaboraciones con Spike Lee, protagonizando cuatro de las películas del oscarizado director. (El año pasado, estaba previsto que apareciera junto a Denzel Washington en el drama bélico de Lee Da 5 Bloods antes de que los conflictos de programación obligaran a cambiar el reparto). Lee vio por primera vez a Esposito en una producción de Zooman and the Sign, de Charles Zuller, con la Negro Ensemble Company, en Nueva York, en 1980, cuando Esposito tenía 22 años. Nueve años más tarde, Lee lo eligió para su tercer largometraje Do the Right Thing en el papel de un nativo de Bed Stuy que habla rápido, conocido como Buggin’ Out. Fue un momento importante para Esposito. En cuanto a su carrera, obviamente, pero también en lo personal. De manera similar a El Padrino de Harlem, la fricción entre negros e italianos de la película tocó un nervio. La película se estrenó "en un momento en Nueva York en el que las cosas estaban muy tensas desde el punto de vista racial", recuerda Esposito, que le atribuye el mérito de haber ayudado a su padre a empezar a entender lo que era ser mestizo. "No creo que mi padre entendiera realmente cómo era para mí ser mitad negro y mitad italiano", añade.

Al "unirse al campamento de Spike Lee", Esposito aprendió de las opiniones sobre las relaciones raciales más allá de las suyas. "Spike es absolutamente brillante, pero tomó partido. En esa película había esa sensación de somos nosotros contra ellos", recuerda. "Y yo siempre he dicho ¿quiénes son ellos? ¿Quiénes son ellos?". Esposito no quería elegir un bando; él era tanto "nosotros" como "ellos". Pero el actor reconoce que "Haz lo correcto me permitió conectar con la parte afroamericana de mi alma que llora el hecho de que la igualdad no esté con nosotros".

Antes de pisar las tablas de joven, Esposito había considerado primero el sacerdocio. Tras su carrera como cantante de ópera, su madre se convirtió en ministra en Elmsford, Nueva York. Fue monaguillo y pasó tiempo en las iglesias baptistas y pentecostales de la ciudad. "Solía ir con ella y cantar y hablar en lenguas y hacer todas esas cosas", recuerda con cariño. "Me ayudaba a tener algo a lo que agarrarme fuera de mí mismo". Todavía hoy, el lenguaje de Esposito se inclina a menudo hacia lo espiritual. Habla del "universo", practica el yoga y sigue una dieta ayurvédica según la temporada (no se permite el azúcar).

Mientras mucha gente se desespera por la forma en que nuestras vidas están cada vez más engullidas por las exigencias de nuestro trabajo, Esposito lo ve de otra manera. En cambio, cree que tenemos una tendencia perjudicial a separar ambas facetas. Para él, esto plantea algunas preguntas cruciales: "¿Por qué estoy aquí realmente? ¿Qué es esto de la actuación a la que estoy jugando? ¿Cómo enlazo el juego que es la actuación con el juego real de la conciencia que es la vida? ¿Y cómo puedo reducir y cerrar la brecha de esa separación para poder vivir mi vida plenamente con la misión que se me ha encomendado?" Debe notar mi ceño fruncido porque se ríe piadosamente y se pasa la mano por el pelo en señal de agotamiento teatral. "¡Ahora, esas son muchas preguntas para responder en esta llamada!" Esposito hace esto a menudo, aprovechando un momento serio con una risa autoconsciente.

Su espiritualidad se aplica no sólo a su trabajo, sino también a su forma de verlo. Se plantea la palabra serendipia, y es difícil discutir con él. Al igual que Spike Lee se encontraba entre el público de Zooman and the Sign, hace seis años Esposito estaba en un autobús en Australia cuando alguien se le acercó con una idea para un cómic. Le dijo al desconocido que le gustaba el concepto y que lo llevara a cabo. Años más tarde, descubrió que esa persona había sido Darick Robertson, el cocreador del cómic del que la serie de superhéroes para adultos The Boys de Amazon Prime. "Lo mismo ocurre con mi relación con Jon Favreau, al que adoro", dice. "Nos conocimos en Revolution con Eric Kripke y Jon dirigió el episodio piloto". Kripke pasó a adaptar The Boys, y Favreau creó después The Mandalorian.

La gente habla de ciertos actores como un tipo de hombre; Esposito es un hombre de fans. El actor los tiene a montones. Hablamos de niveles de fandom de tatuajes en su cara. A él le encanta. "Me encanta tener todas esas figuras de acción de todas esas series diferentes que la gente colecciona y me envía para que se las firme", dice Esposito, un fanático confeso de Star Wars. "Era un verdadero seguidor de esas películas y me encantaban en sus inicios. Ahora, con The Mandalorian, siento que la historia real ha vuelto. Algunas de las pelusas han desaparecido".

Sin embargo, hay una nota amarga en ese fandom. La reputación de Star Wars se vio manchada por quienes lanzaron improperios online contra los nuevos actores de color de la franquicia. En 2017, Kelly Marie Tran abandonó las redes sociales debido al aluvión de acoso que recibió tras su papel en Los últimos Jedi, de Rian Johnson. John Boyega se enfrentó a un abuso similar por su papel de Finn. El año pasado, el actor británico -que es un defensor vocal y apasionado del movimiento Black Lives Matter- denunció a Disney por no defender a sus estrellas, como él y Tran, ante ese acoso.

Esposito parece no saber qué pensar de la responsabilidad que un estudio asume por sus actores, y del qué dirán. "Creo que es importante cuidar a la familia.", aventura antes de divertirse: "Las redes sociales han llegado a un punto en el que hay un fandom loco, así que cuando te expones, te abres a las críticas; pero si no te comprometes a ese nivel y pides con gracia que te apoyen". Hace una pausa y reconsidera sus palabras. "Creo que Disney es una institución maravillosa. Y a veces ocurren cosas en las que la gente se pronuncia -y Star Wars es un gran ejemplo de ello- en las que la gente quiere pronunciarse políticamente. Pero entonces digo: Oh, espera un momento, ahí hay una línea para mí. No es que quiera complacer siempre a los fans o al estudio, pero hay una forma adecuada de expresarse y también de ser inclusivo con la familia de cineastas con la que trabajas.

"Espero que [Disney] apoye siempre lo que dicen sus estrellas, pero tienen que tener cuidado porque si hay un lenguaje vehemente relacionado con eso, ya sabes". Se interrumpe antes de volver a intentarlo: "Estoy en el negocio del entretenimiento. También lo está la gente de Disney que hace películas. ¿Existe una responsabilidad? Por supuesto que sí. ¿Todos cometemos errores? Sí, los cometemos. Podemos corregirlos y decir: oye, sabes, este tipo es una gran pista para nosotros. Abramos un diálogo en un lenguaje que se apoye desde ambas partes. Sí". De hecho, Boyega ha dicho que desde entonces ha hablado con los jefes de Disney sobre cómo el estudio puede manejar mejor el casting diverso de alto perfil en el futuro.

Esposito establece una conexión con el momento de las películas de Star Wars de Boyega y el movimiento Black Lives Matter. "Se sintió obligado a defender [a BLM] y creo que eso es genial", dice. "Sólo creo, ya sabes, que la capacidad de hacerlo con gracia es la manera de hacerlo". Esposito concluye su respuesta con un prolijo resumen. "Hay que saber decir lo que hay que decir, pero el foro es importante". Para que no haya dudas, Esposito aclara que considera a Boyega un "gran actor, un gran humanitario y un gran ser humano".

Nuestro tiempo está a punto de terminar y, para mi desgracia, Esposito sigue sonriendo. Le pregunto si, antes de despedirse, me complica con "la mirada". La que, según Bryan Cranston, le aterroriza. La misma que los fans le siguen rogando que ponga en los selfies. Silenciosa y amenazante, como si fuera a matar a su mujer, a su hijo y a su hija pequeña sin pensárselo dos veces. Y él accede, esbozando una sonrisa ante la pregunta antes de calcificar su rostro en la conocida mirada fija.

Mientras sus ojos se clavan en los míos, Esposito explica la mecánica que hay detrás del miedo. "A veces ni siquiera puedo ver por los ojos porque he ido a un espacio de caída muy muerto. Bueno, se podría decir que está muerto, pero en realidad está muy vivo", dice. "La gente se siente incómoda cuando estás escuchando de verdad, cuando estás prestando atención de verdad, porque ya no estamos acostumbrados a eso. Pero ahora puedo verte de verdad. Puedo veros a todos". Y por primera vez en la entrevista, parece que no puedo ver al verdadero Esposito en absoluto.

La temporada 2 de 'Godfather of Harlem' es los domingos en Starzplay