Farida Khelfa mira detrás del velo

La exmodelo habla con Jessica Testa sobre su serie de películas que desafían los estereotipos de las mujeres que viven y trabajan en Medio Oriente

miércoles 21 julio 2021 12:24
Revés de la justicia europea al hiyab
Read in English

No fue una sorpresa ver a Farida Khelfa sentada en primera fila en los desfiles de moda de la semana pasada en París, con su característico corte de pelo recortado y su amplia sonrisa. Dos de los desfiles más importantes fueron esencialmente homenajes a Azzedine Alaia y Jean Paul Gaultier, diseñadores en los que se inspiró y que ayudaron a elevar a Khelfa a la categoría de supermodelo en la década de 1980.

Cuando era adolescente, Khelfa huyó de su estricta familia argelina en Lyon y fue descubierta mientras trabajaba en un club nocturno parisino.

Todavía modela ocasionalmente, la última vez para la colección de alta costura de Fendi, pero hoy Khelfa, de 61 años, está más centrada en el cine. En 2012 estrenó un documental sobre la Primavera Árabe, rodado en Túnez poco después de la caída del Presidente Zine El Abidine Ben Ali. También ha realizado películas sobre sus amigos Christian Louboutin y Gaultier.

A principios de este mes, estrenó De L’autre Cote du Voile (Al otro lado del velo) en su canal de YouTube. A través de una serie de entrevistas -empezando por diseñadoras, y luego ampliando a artistas, un chef, un trabajador sin ánimo de lucro y otros- Khelfa dijo que quería ofrecer una nueva perspectiva sobre las mujeres que viven y trabajan en Oriente Medio.

Esta conversación fue condensada y editada para mayor claridad.

P: ¿Alguna de las mujeres que entrevistó le sorprendió o desafió sus propias nociones sobre las mujeres musulmanas?

R: La que me sorprendió es la mujer que estaba totalmente velada, Ghadah Al Rabee. Ella es una artista y su esposo está trabajando con ella, para ella. Es la protagonista de la pareja, se nota, y está totalmente cubierta. Su trabajo está tan vivo y es muy divertida.

Para mí fue como: ¿cómo puedes ser artista y estar totalmente cubierto? Pero luego entendí que era una declaración. Recuerdo que cuando estuve en Nueva York, durante los años ochenta, había unos artistas que llegaban totalmente desnudos a su inauguración. En cierto modo, eso fue una declaración.

Leer más: Eid Al-Adha 2021: cuándo es, cómo se celebra y cómo desearle a alguien un feliz Eid

P: Otra artista, Manal Al Dowayan, dice que las mujeres saudíes generalmente se representan de dos maneras: la activista que termina en la cárcel o la víctima velada y oprimida. Ella dice que las mujeres en el medio, que trabajan por un cambio dentro del sistema, son ignoradas. ¿Estás de acuerdo con eso?

R: Eso creo. Las mujeres oprimidas, tenemos que pensar en ellas. Pero creo que es más constructivo y más interesante hablar sobre las mujeres que se parecen a nosotros. Podemos referirnos a ellos. Quieren trabajar, quieren tener dinero, quieren tener familia o no . Tenemos los mismos sueños. Somos lo mismo.

P: Cuando empezó a modelar, ¿encontró que la gente tenía una imagen estereotipada de usted como mujer musulmana?

R: No, porque la sociedad no estaba tan obsesionada con el estereotipo. No tuve ningún problema.

La moda no es racista. La moda está abierta. Si aportas algo a la moda, le gustas al diseñador, le gustas al fotógrafo y tú trabajas.

Pero debido a que me crié en el mundo musulmán, fue muy difícil para mí hacer cosas como lencería. No puedo hacer lencería. Incluso ser fotografiada fue complicado para mí.

P: ¿Tus padres apoyaron tu carrera?

R: No, mis padres nunca lo apoyaron. Pero nunca pedí eso.

P: ¿Cuál es la mayor diferencia que ves en el modelaje de hoy en comparación con tus primeros años?

R: En primer lugar, hay tantos modelos, tantos, tantos, tantos. La industria ha cambiado por completo. Tiene una mentalidad mucho más empresarial. Cuando hice los shows, cuando caminábamos, la gente gritaba tu nombre como si estuvieras en un concierto. Fue una locura total.

Ahora puedes decir que quieren vender bolsas. Es un mundo diferente. No crea el mismo tipo de energía cuando ves que las modelos caminan rectas y miran a la cámara para tener el mejor perfil. Realmente no miramos a la cámara. ¡Fumábamos cuando caminábamos! Ya no puedes hacer eso.

P: ¿Es más difícil para los modelos cambiar de carrera?

R: Muchas modelos se sienten realmente mal hacia el final de sus carreras, a los 30 años. Cuando el teléfono ya no suena, de repente comprendes que estás fuera del juego.

Tienes que pensar de antemano. Tienes que estar preparado. Pero nunca estamos preparados para el fracaso. Y el fracaso es muy importante. El éxito es muy raro y no dura. La mayoría de las veces fracasas.

P: Ha dicho que su próxima película será sobre su propia vida.

R: No es un documental. Va a ser ficción y no ficción, mezcladas.

No es fácil compartir tu historia. Por eso es una mezcla de ficción y no ficción, porque no puedo escribir un libro. No puedo, porque si escribes un libro, tienes que decirlo todo y yo no puedo.

Pero en una película, y solo con una imagen, se pueden decir tantas cosas. No necesitas palabras, solo una imagen. Por eso amo el cine.

Este artículo apareció originalmente en The New York Times.