Paul McCartney: Lo que aprendimos del nuevo documental “McCartney 3,2,1”

El ex “Beatle” realiza un viaje pausado a través de recuerdos musicales y anécdotas, guiado por el super productor Rick Rubin. Hace algunos momentos mágicos, escribe Kevin EG Perry

domingo 18 julio 2021 22:09

Britney Spears revela que sus conservadores no la dejan tener un bebé

Read in English

Paul McCartney, ahora de 79 años, no ha sido Beatle durante más de 50 años. Cualquier temor de que el tiempo y la familiaridad hayan marchitado su entusiasmo por las canciones que escribió cuando era joven se disipa rápidamente en la nueva serie documental de tres horas McCartney 3,2,1, que captura al ícono de la música en una conversación con el legendario productor Rick Rubin, mientras escuchando las cintas maestras originales de la banda, recuperadas especialmente para tal fin en Abbey Road.

Es un formato simple que enciende la magia.

Tomemos, por ejemplo, uno de los momentos más encantadores de la serie. McCartney cuenta la historia de ver al trompetista David Mason tocar una trompeta de flautín durante una transmisión de la BBC de un concierto de Bach y decidir que sería perfecto para un solo en “Penny Lane”. La historia es una cosa, la historia interna de cómo llegó a ser una pieza musical increíblemente familiar, pero la reacción de McCartney al escuchar la grabación original en voz alta es otra muy distinta. La cámara se detiene en él, mientras él airea las trompetas, con pura alegría extática pintada en todo su rostro.

McCartney 3,2,1 no es de ninguna manera un documental definitivo sobre la vida y los tiempos del mayor compositor vivo del planeta, pero no pretende serlo. Fluye tan libremente como una conversación. Mientras McCartney y Rubin hablan, van y vienen a través de su increíble carrera, tocando la música de Wings y el álbum favorito de culto McCartney II, así como los viejos favoritos de los Beatles. El resultado es relajado, suelto y siempre encantador. Hay un enfoque particular en un aspecto del genio de McCartney del que menos se habla: su ingeniosa y melódica forma de tocar el bajo. En un momento, al escuchar "With A Little Help With My Friends", Rubin observa: "Es como un bajo principal, esencialmente".

Rubin es un excelente anfitrión para este formato, que es otra forma de decir que sabe cuándo callarse y escuchar. Mantiene sus contribuciones al mínimo, simplemente dirigiendo a McCartney con suficientes preguntas e indicaciones para que sus recuerdos fluyan. En varios momentos, incluso cuando McCartney se ofrece a tocar "Thinking of Linking", la primera canción que escribió a los 14 años, Rubin literalmente se sienta con las piernas cruzadas a los pies del maestro. No sorprende cuando el productor revela que, cuando era adolescente, aprendió a meditar porque era algo que hicieron los Beatles.

Solo hay un momento en la serie en el que Rubin, o quizás los productores, cometen un error. Viene en el quinto episodio, cuando Rubin le presenta a McCartney una cita sobre el gran e innovador bajista que es antes de revelar que aparentemente fue dicho por John Lennon. McCartney parece conmovido. "¿Ese es John?" él pide. "¡Está bien! ¡Vamos, Johnny! Eso es hermoso. No había escuchado eso antes". La verdad es que la cita de Lennon de una entrevista de Playboy ha sido manipulada, eliminando una excavación acerca de que McCartney sería un “ególatra”. Sabiendo esto, la escena suena un poco hueca.

Generalmente McCartney 3,2,1 no intenta forzar momentos de sentimentalismo como ese, porque no es necesario. Las historias de McCartney se sostienen por sí solas. En el primer episodio, describe el momento en que un roadie le pidió que le pasara la sal y la pimienta: "Y pensé que dijo Sargento Pepper". McCartney evoca el momento de inspiración que golpea con la modestia característica.

Leer más: Australiana destaca variación de costos de recetas médicas en EE.UU.

“Nos reímos al respecto, pero luego, cuanto más lo pensaba, pensaba: 'Sargento Pepper, es un personaje genial'”, revela. Lo mismo ocurre con todas las ideas que él y Lennon obtuvieron al escuchar los malapropismos de Ringo, o "Ringoísmos", que se convirtieron en títulos de canciones como "A Hard Day's Night" y "Tomorrow Never Knows".

Quizás los momentos más emocionantes para los devotos de los Beatles llegan cuando McCartney profundiza en su relación con Lennon. Él resume claramente sus diferentes personalidades con ejemplos de su composición (McCartney escribiría una línea como: "Está mejorando todo el tiempo", a lo que Lennon respondería: "No podría ser mucho peor") y habla en profundidad sobre cómo empujarían las canciones del otro en direcciones inesperadas.

En una secuencia memorable, McCartney recuerda a Lennon tocándole una canción trepidante que acababa de escribir, "Come Together", antes de que se dieran cuenta de que se acercaba demasiado a "You Can't Catch Me" de Chuck Berry. La sugerencia de McCartney de reducir la velocidad a un ritmo pantanoso lleva la canción en una dirección completamente diferente y a un lugar que solo los Beatles podrían haber llegado.

McCartney 3,2,1 tal vez no sea la primera película que elegiría mostrarle a alguien que nunca había oído hablar de McCartney o “The Beatles”, pero tanto para los viejos fanáticos como para los aspirantes a músicos, contiene suficiente polvo de estrellas fresco para que se sienta como un emocionantes pocas horas pasadas en compañía de un genuino genio musical. Más que eso, te enviará de regreso a “The Beatles” con nuevos oídos y una nueva apreciación de cómo algunos chicos de Liverpool cambiaron la música para siempre.