Reseña de ‘Blonde’: una aburrida adaptación pornográfica de trauma sin idea de lo que intenta transmitir

La película biográfica de Andrew Dominik es degradante, explotadora y misógina, pero despiadadamente aburrida

Jessie Thompson
sábado 01 octubre 2022 18:38

Tráiler de ‘Blonde’

Dirección: Andrew Dominik. Protagonistas: Ana de Armas, Julianne Nicholson, Adrien Brody, Bobby Cannavale. Cert 18, 165 minutos

Olvidemos los diamantes. Déjame decirte quién no es el mejor amigo de una chica: Andrew Dominik, el guionista y director de Blonde, una parodia despiadada, aburrida y excesivamente larga de Marilyn Monroe. A lo largo de su extensa duración, la estrella de Hollywood se divierte. Su madre casi la ahoga. Sufre una violación en una audición. La obligan a abortar. El feto que está a punto de abortar la sermonea. Un marido al que llama “papi” la ataca. No es exagerado decir que llora en casi todas las escenas. Para tomar prestada una frase, si no puedes lidiar con Marilyn Monroe como una mujer adulta dueña de su voluntad, seguro que no mereces hacer una película de casi tres horas sobre ella.

Pero Blonde no es una mala película porque sea degradante, explotadora y misógina, aunque sea todas esas cosas. Es mala porque es aburrida, se muestra satisfecha consigo misma y no tiene ni idea de lo que está tratando de decir. Basada en la extensa novela de 700 páginas de Joyce Carol Oates, que ofrece una versión ficticia de la vida de Monroe, el guion consiste en que la estrella diga cosas como “supongo que es bonita, pero no es como yo” o “Supongo que no hay ninguna Norma Jeane, verdad”. En un momento, ella declara “¡A la mie**a Marilyn, ella no está aquí!” y azota un teléfono. Perspicaz. Lo único que podía pensar era en la canción de Taylor Swift: “la antigua Taylor no puede atender el teléfono ahora”. Esta observación superficial, de que su personalidad fabricada podría haber inducido una sensación de despersonalización, no se siente reveladora ni nueva. Esperarías ver Blonde por lo que podría revelarnos sobre la vida de Monroe, su legado o la cultura que sigue enamorada de ella. No encontrarás ninguna de estas cosas.

La película revolotea entre escenas en color y en blanco y negro, intercalando hechos reales como sus matrimonios y papeles cinematográficos, con otros inventados, como un trío con el hijo de Charlie Chaplin y Edward G Robinson Jr. En su interpretación de Monroe, Ana de Armas transmite una energía tensa y nerviosa. Es un retrato engañosamente sofisticado, interpreta a una persona que siempre está interpretando un papel. Pero la mantienen en un lugar de nerviosismo perpetuo que es agotador de ver. Fue una actuación tan exigente que en una escena (un encuentro en el dormitorio con un presidente que obviamente es JFK), casi tiene que hacerle una garganta profunda a la cámara. Julianne Nicholson es inquietantemente perturbadora como la madre mentalmente enferma de Monroe, y sus esposos Joe Di Maggio y Arthur Miller (referidos en esta película como “El exatleta” y “El dramaturgo”), Bobby Cannavale y Adrien Brody no hacen mucho fuera de estar en la órbita de Monroe infligiendo más miseria.

Las películas sobre la vida de los famosos, por supuesto, no tienen que ceñirse a la narrativa biográfica convencional. Algunas de las mejores no lo hicieron: Spencer de Pablo Larraín, a través de alucinantes escenas imaginadas, nos dio un retrato psicológico intenso y artístico de la princesa Diana. Inventó las cosas para buscar una verdad más profunda, que era cómo se habría sentido ser ella. Su estrella, Kristen Stewart, lo describió como “un poema sinfónico”. Pero, desafortunadamente, Blonde solo es porno de trauma.

Si pudiera captar algo que pensé que la película estaba explorando, era la idea de Monroe como un espacio psíquico, una creación que perseguía a la persona real que intentaba ocuparla. La vemos en una clase de actuación, perdiendo el control, abrumada por los sentimientos que intenta invocar para su personaje. Después de una audición, uno de los hombres que la observan declara que es “como observar a una paciente mental, sin técnica”. Su colega está de acuerdo: “Puedes ver por qué la gente así se sienten atraída por la actuación. Porque el actor en su papel siempre sabe quién es”. Incapaz de comprender su yo público o privado y al no poder forjar una identidad sólida, está perdida y vulnerable.

Cass Chaplin (Xavier Samuel), Marilyn (De Armas) y Eddy G Robinson Jr. (Evan Williams)

Pero la presión psicológica de ser la mujer más fotografiada del mundo nunca se invoca realmente. Aparte de algunas recreaciones meticulosamente coreografiadas de escenas de películas, algunas tomas de paparazzi poco imaginativas y algunas vallas publicitarias, el mundo de Monroe se siente herméticamente sellado. Ella es una figura tan aislada aquí que no tenemos una idea de su estado de celebridad vertiginosa, su impacto en el público, o viceversa. Parte del problema es que la película salta de su infancia difícil directamente a Monroe como una estrella completamente formada. No observamos su trayectoria ni siquiera la introducción de una característica tan icónica que la película lleva su nombre: el momento en que se volvió rubia.

Hay algo falso en una película que se esfuerza tanto por recrear el exterior de Monroe tan fielmente mientras atormenta su interior sin un final claro. ¿Por qué esta película está tan involucrada en la miseria de ella? ¿Cómo se siguen haciendo películas tan sórdidas como esta? Todos perdemos nuestro encanto al final, pero Blonde no tenía nada que perder desde un principio.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in