Anthony Michael Hall: ‘La fama era desagradable y algo aterradora, no es diferente a una película de terror’

Ahora se puede ver a la leyenda de Brat Pack y estrella de 'The Breakfast Club' y 'Sixteen Candles' enfrentándose a Michael Myers en 'Halloween Kills'. Habla con Adam White sobre los peligros de la celebridad temprana, la secuela de 'Breakfast Club' que nunca fue, y su arrepentimiento por haberse peleado con John Hughes

lunes 01 noviembre 2021 00:18
Anthony Michael Hall: 'Si la gente no te recuerda, es cuando debes preocuparte'
Anthony Michael Hall: 'Si la gente no te recuerda, es cuando debes preocuparte'
Read in English

Anthony Michael Hall acababa de empezar a filmar The Breakfast Club cuando fue a cenar a la casa de John Hughes. Hughes lo había dirigido en el clásico de la mayoría de edad Sixteen Candles un año antes, y le gustó la suave melancolía de Hall, en parte porque le recordaba a sí mismo. Se habían acercado. Hughes era a la vez un hermano mayor y un mentor paternal para él, y lo invitaba a pasar el rato con su familia con tanta frecuencia que Hall bromea de que era prácticamente el "tercer hijo" del cineasta.

Después de la cena, en el pasillo fuera de su sala de escritura, con pilas sobre pilas de casetes y vinilos, Hughes le dio la noticia con entusiasmo al joven actor. Había estado despierto toda la noche escribiendo todo el primer acto de un nuevo guión que había titulado Weird Science, y quería que Hall lo protagonizara. “Tenía 16 años pero parecía un cabezón de 12”, recuerda Hall con una carcajada. “Y John dice: 'Sí, serán tú y otro chico, y harás una chica en la computadora'. Estoy como, '¿Qué? ¿De qué diablos está hablando? Mi cabeza da vueltas. Probablemente llevamos dos o tres semanas en The Breakfast Club y ya me está hablando de otra película que vamos a hacer. Pero así de prolífico fue". Solo tres años después de que hicieron esa película de chicas informáticas vagamente desagradable, la pareja tuvo la que sería su última conversación. Cuando Hughes murió a la edad de 59 años en 2009, él y Hall no habían hablado durante más de dos décadas. Pero llegaremos a eso.

Hall recuerda a su casa frente a la playa en Los Ángeles. Afuera está nublado, pero el hombre de 53 años está sonriendo. También está contando anécdotas sin aliento, como si su línea a Londres estuviera en un reloj de cuenta regresiva. Entremezclados hay sutilezas sanas, muchas gracias, "sí, señores" y disculpas por haber divagado. Todo es muy de Brian Johnson, el tímido "Cerebro" de The Breakfast Club que no dijo mucho y no entendió a la chica, pero que se sintió tan adorablemente real que fue casi doloroso verlo. Nunca un perdedor virginal en una película de secundaria ha sido tan rico en patetismo.

Junto con sus compañeros exalumnos del Breakfast Club y otros estrechamente relacionados con las películas para adolescentes de la época, entre ellos Molly Ringwald, Judd Nelson, Andrew McCarthy y Rob Lowe, Hall llegó a ser asociado con "The Brat Pack", o la juventud estadounidense de los años ochenta, tal como fue capturado en la película. Ese apodo, uno vagamente desdeñoso inspirado en la noche de un periodista de la revista New York Magazine en la ciudad con el engreído trío de Lowe, Nelson y Emilio Estévez, dejó a Hall y a muchos de sus compañeros tan consagrados en la tradición cinematográfica como atrapados por esto. Sin embargo, a lo largo de los años, Hall se ha convertido en uno de los actores de personajes más interesantes de Hollywood. Parece aparecer en los lugares más inesperados: como un truco de la prensa sensacionalista en The Dark Knight, como el misterioso asistente de Steve Carell en Foxcatcher; o como un matón crecido con un bigote pegajoso en la comedia televisiva de culto Community. Ahora se enfrenta a Michael Myers.

En la secuela de terror halloween-kills">Halloween Kills, Hall interpreta a Tommy Doyle, la versión adulta del niño pequeño al que cuida una adolescente Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) en la película original de 1978. Tommy, dice Hall, no es muy diferente de sí mismo. "Soy de ascendencia italo-irlandesa, así que ya tengo este tipo de cualidad belicosa", bromea. "Honestamente, aplicar eso a Tommy fue algo muy natural". Su Tommy es un bruto embrujado, el líder de lo que equivale a un grupo de terapia para los sobrevivientes del asesino enmascarado Michael Myers. Todo es muy tonto, pero rápidamente da paso al horror genuino. Tommy y sus acólitos se vuelven justicieros, descendiendo a un violento frenesí que a veces es difícil de separar de la carnicería infligida por el propio Myers. Hall no lo ve de esa manera.

“Deciden luchar y deciden ser más que víctimas y más que simples sobrevivientes”, dice. “Creo que es un mensaje muy interesante y poderoso. Lo que me fascina de esta franquicia es que la gente ama a Michael Myers a pesar de que él no es el héroe. Él es el villano, pero en este contexto, el villano es el héroe, ¿verdad? Hace una pausa. “Perdona la respuesta tan larga, pero mi trabajo como Tommy era simplemente representar el bien de la ciudad y el bien de su gente. Se trata de unirse y levantarse contra él".

También ve paralelismos entre las películas de Halloween y su propia carrera. “He estado en este negocio durante 45 años y esta franquicia existe desde hace 43 años. Para mí, sentí que era muy importante mostrar toda la lucha que tengo en mí de forma natural. Es la misma pelea que me ha convertido en actor durante todos estos años. Nunca rendirme es como me acerqué a esta industria. Siento que toda mi carrera me preparó para este puesto".

Hall nació en Boston pero se crió en Nueva York. Allí, se inscribió en la Professional Children's School, que capacitó a ex niños actores desde Christina Ricci y Sarah Jessica Parker hasta Macaulay, Rory y Kieran Culkin, antes de encontrar trabajo en obras de teatro y anuncios. Aterrizó en la órbita de John Hughes en 1983, a la edad de 14 años, cuando interpretó al sociable hijo de Chevy Chase, Rusty, en National Lampoon's Vacation, que escribió Hughes. Un año después, Hughes lo eligió como un friki enamorado en Sixteen Candles. La película no ha envejecido del todo bien, pero convirtió a Hall en una estrella. Dondequiera que iba, las cámaras lo seguían, las groupies y los gritos y jadeos de los fanáticos adolescentes.

Leer más: Corte de Estados Unidos escuchará caso sobre los derechos de armas

"La fama era desagradable y algo aterradora", recuerda. “No es diferente a una película de terror. Cuando la celebridad te golpea, de repente la gente te mira y te mira de formas extrañas. A pesar de que era solo una adolescente pubescente, de repente me arrojaron a este mundo del espectáculo. No sabes lo que la gente está pensando, la gente susurra sobre ti y es algo extraño a lo que tener que adaptarse".

Él llama a la celebridad su "palabra menos favorita en nuestro idioma", pero admite que le cuesta quejarse demasiado hoy. “Con el tiempo, lo pones en perspectiva porque, mira, deberías estar más preocupado cuando la gente te está olvidando”, dice, sonando un poco como el número Simple Minds que le dio a The Breakfast Club su tema principal. "Si no te recuerdan, es cuando debes preocuparte". Es un enfoque que refleja el de la coprotagonista de Hall's Breakfast Club, Ally Sheedy, quien luchó contra la profunda misoginia en la industria del cine cuando envejeció en su adolescencia, pero me dijo el año pasado que ahora ha dejado en la cama cualquier acritud . "Si miras hacia atrás en lo que estabas haciendo hace 30 años, vas a tener algunos sentimientos contradictorios", dijo. "Las cosas malas simplemente se entrelazan allí para mí".

Sin embargo, a medida que aumentaba su fama, la carrera de Hall se torció un poco. A pesar de sus encantos rudimentarios, el thriller de 1986 Out of Bounds, un vehículo estrella diseñado para alejar a Hall de jugar a los tipos libres y libres para Hughes, fue un fracaso de taquilla. A los 17, se convirtió en el miembro más joven del elenco de Saturday Night Live, un récord que tiene hasta el día de hoy, pero la temporada en la que protagonizó fue notoriamente pobre. "Para ser muy honesto y sincero contigo, no fue genial, fue una temporada de piernas temblorosas", dice. “Estoy agradecido por la experiencia, pero no tuve una temporada destacada. Ni siquiera tenía personajes de ruptura ni nada de eso".

Hall aceptó la oferta porque creció pegado al programa todos los fines de semana, con miembros del elenco como Bill Murray y Gilda Radner entre sus primeros héroes. “Yo estaba, perdona el lenguaje, asustado como una mierda”, se ríe. “Acepté hacer el programa y luego estuve caminando como una momia durante un período de dos meses antes de que comenzáramos la temporada. Pero significó mucho para mí, ver ese programa cuando era niño y luego, de repente, me pidieron que me uniera al elenco. Porque yo era el mismo niño. ¡Como si todavía estuviera viviendo en casa!"

Todo fue comprensiblemente abrumador, y esa racha de errores en su carrera solo fue interrumpida por el maestro Eduardo Manostijeras. Hall interpretó al novio deportista de Winona Ryder en el clásico de fantasía de Tim Burton, demostrando ser inquietantemente convincente como un matón grosero y luciendo una colección de camisas y jerséis que no se verían fuera de lugar en un guardarropa millennial. Después de Edward Scissorhands, Hall tuvo coqueteos en la dirección musical y cinematográfica, antes de finalmente regresar como actor en 2002 cuando protagonizó la aclamada adaptación televisiva de The Dead Zone de Stephen King. Si Hall se arrepiente de lo zigzagueante de su carrera, se limita al final de su relación con Hughes.

En 2018, en un ensayo para The New Yorker sobre ver las películas para adolescentes ocasionalmente problemáticas de Hughes a través de una lente posterior a # MeToo, Molly Ringwald describió al cineasta como un “guardián de rencor fenomenal”: después de una pelea con él, ella no había ' Hablé con Hughes en más de 20 años. En un ensayo anterior para The New York Times, recordó cómo le encantaba trabajar con él, pero sintió a finales de los ochenta que “necesitaba trabajar con otras personas también”. “Quería crecer”, escribió, “algo que sentía (bien o mal) que no podía hacer mientras trabajaba con John. A veces me pregunto si eso fue lo que encontró tan imperdonable".

Una disputa similar ocurrió entre Hughes y Hall, y la pareja tampoco habló durante los 20 años entre su trabajo en los ochenta y la muerte de Hughes. Hall rechazó dos películas posteriores a Breakfast Hughes: Pretty in Pink y Ferris Bueller's Day Off, la última de las cuales Hughes había escrito como un vehículo estrella para él. “Fue un hecho triste”, dice Hall hoy. “Porque fue por John que estaba haciendo otros proyectos y que tenía otros trabajos en fila. Estaba haciendo Out of Bounds y tratando de ir en otra dirección. Solo era un actor joven con ganas de crecer, ¿sabes? Y aunque no puedo confirmar esto, creo que fue difícil para John".

En The New York Times , Ringwald escribió que Hughes usó un puñado de personajes en sus películas como avatares para él mismo, y se preguntó si ese mismo tipo de transferencia ocurría con los actores que los interpretaban. Hall cree que puede haber tenido razón. "John tenía un alma muy sensible, y creo que eso es lo que también le dio la capacidad de aprovechar la experiencia interna que todos tenemos de niños, cuando nos convertimos en adolescentes y luego nos convertimos en adultos", dice. La última vez que hablaron por teléfono fue en 1987, cuando comenzó la producción de la comedia con guión de Hughes The Great Outdoors . Se inspiró en las vacaciones familiares tomadas por Hughes y el actor John Candy, quien la protagonizó. El coprotagonista de Candy, Dan Aykroyd, estaba más o menos interpretando a Hughes.

“En ese momento, mencionó el potencial de hacer una secuela de The Breakfast Club”, recuerda Hall. “Habríamos sido todos nosotros en nuestra mediana edad. Su idea era continuar con ellos en sus veinte o treinta años. Esa [idea] estaba en su mente, pero esa fue la última conversación que tuve con él". Su voz cae una octava. “Ojalá hubiera podido pasar más tiempo con él. Para hacerle saber cuánto lo amaba y cuánto significaba para mí. Porque, ya sabes, él me dio mi comienzo y mucho más".

Todo vuelve a la gratitud, dice. Hall está en la gira de prensa de una gran película, acaba de rodar a una "mujer John Wick" con Jessica Alba y tiene otros proyectos en proceso. Piensa en Halloween Kills y en la idea de luchar sin descanso por algo. “Me siento como un sobreviviente”, dice. "He pasado por muchas cosas y, como el héroe de una película, espero con ansias el futuro".

'Halloween Kills' ya está en los cines