Crisis climática y elecciones de EEUU: ¿cuál es la postura de los candidatos al Senado y qué está en juego?

Falsas alabanzas, chivos expiatorios, manipulaciones hipócritas y argumentos de “aire bueno y aire malo”: el reportero del clima Ethan Freedman desmenuza las contiendas de mitad de mandato para el Senado en 2022

martes 08 noviembre 2022 00:19
<p>Los senadores Ron Johnson, Raphael Warnock y Lisa Murkowski se disputan la reelección en unas elecciones que podrían determinar el futuro de la acción climática</p>

Los senadores Ron Johnson, Raphael Warnock y Lisa Murkowski se disputan la reelección en unas elecciones que podrían determinar el futuro de la acción climática

Read in English

Con el aumento de la inflación, la crisis energética global y el final de Roe vs. Wade, la crisis climática pasó a un segundo plano en las elecciones de mitad de periodo de 2022, incluso en otro año de devastadores incendios forestales, sequías y tormentas como el huracán Ian.

Un punto brillante ha sido la Ley de Reducción de la Inflación, en esencia, la pieza de legislación climática más importante en la historia de los Estados Unidos. La ley, que el Senado aprobó con un margen demócrata muy estrecho, generará miles de millones de dólares en inversiones en energía renovable y planes para ayudar a las comunidades a adaptarse a extremos cada vez peores.

Pero a pesar de esta gran victoria para la administración de Biden, las encuestas indican que los candidatos republicanos han cobrado fuerza en una serie de contiendas clave, algo que pone en riesgo el control demócrata del Congreso y obstaculiza potencialmente la política climática ambiciosa para los próximos dos años.

Con el día de las elecciones a la vuelta, The Independent examina las posturas climáticas de los candidatos al Senado, cuyas victorias les otorgarán el poder de hacer o deshacer legislación, confirmar jueces y aprobar tratados internacionales.

Negación renovada

La negación absoluta de la ciencia —que los humanos están causando la crisis climática— es menos notoria de lo que alguna vez fue en la campaña electoral. Sin embargo, muchos candidatos siguen pagando por falsas alabanzas sobre la acción climática mientras apoyan a la industria de los combustibles fósiles o usan a otros países como chivos expiatorios.

En algunas contiendas electorales, los candidatos son polos opuestos. En Wisconsin, el demócrata Mandela Barnes, actual vicegobernador que se postula para el Senado, declaró en un debate reciente que el país necesita “reducir las emisiones de carbono” y “avanzar hacia una economía de energía limpia”.

“La crisis climática ya está aquí. Está afectando lugares en todo el país, en todo el mundo, en Wisconsin en específico”, dijo.

En el mismo debate, su oponente republicano, el senador Ron Johnson, dijo que “el clima siempre ha cambiado, siempre cambiará, así que no niego el cambio climático”, utilizando un lenguaje que se asemejan a algunos esfuerzos por minimizar la gravedad de la crisis climática.

En 2021, Johnson también fue captado en un vídeo diciéndole a un grupo de republicanos que la crisis climática eran “sandeces”.

La campaña de Johnson no respondió a una solicitud de comentarios de The Independent.

Al menos otros siete candidatos al Senado han hecho apariciones recientes para minimizar o dudar de la ciencia del clima. En julio, J.D. Vance, candidato republicano en Ohio, estuvo de acuerdo con un locutor de radio conservador que dijo que no creía que hubiera una crisis climática.

No, tampoco creo que la haya”, declaró Vance en el programa. “E incluso si hubiera una crisis climática, no sé cómo la forma de resolverla es comprando más vehículos eléctricos fabricados en China. Todo el asunto de los vehículos eléctricos es una estafa, ¿verdad?”

El senador de Wisconsin Ron Johnson, a la izquierda, se encuentra en una reñida contienda por la reelección contra el vicegobernador Mandela Barnes

En Pensilvania, el candidato republicano, el Dr. Mehmet Oz, afirmó a principios de este año que el carbono en la atmósfera no era un problema, informó E&E News. (Cada informe climático importante ha determinado que el exceso de carbono en la atmósfera es lo que está calentando rápidamente el planeta y provocando más olas de calor y clima extremo).

Ni los sitios web de campaña de Vance ni del Dr. Oz mencionan el cambio climático, y sus equipos no respondieron a las solicitudes de información sobre los planes del candidato para abordar la crisis.

Tanto Pensilvania como Ohio son contiendas reñidas que podrían inclinar la balanza de poder en el Senado a favor de los republicanos. Sin embargo, aunque esos candidatos demócratas han adoptado una postura más progresista sobre el clima que sus oponentes, también han defendido la industria de los combustibles fósiles. La influyente Agencia Internacional de Energía dejó claro que no puede haber una nueva infraestructura de combustibles fósiles si el mundo quiere cumplir los objetivos de emisiones netas cero para 2050 y evitar impactos climáticos más catastróficos.

El demócrata John Fetterman, actual vicegobernador de Pensilvania, dijo a los votantes este año que apoya la fracturación hidráulica del gas natural, una industria importante en partes de su estado natal. Durante su última campaña en 2016, apoyó una suspensión estatal del controvertido método de perforación hasta que se establecieran regulaciones ambientales más estrictas, informó WESA.

Si bien el gas natural emite menos dióxido de carbono que calienta el planeta en comparación con el petróleo y el carbón, sigue siendo un combustible fósil. Y tiene otra desventaja importante: la extracción de gas puede emitir metano, un gas de efecto invernadero unas 80 veces más potente que el dióxido de carbono durante 20 años, y un problema importante para manejar la crisis climática a corto plazo.

Mehmet Oz, a la izquierda, se enfrenta al vicegobernador John Fetterman por uno de los escaños del Senado de Pensilvania

La fracturación hidráulica o fracking consiste en bombear una mezcla química a gran profundidad para liberar depósitos de gas y ha generado una creciente preocupación por la contaminación del agua y el aire. Específicamente en Pensilvania, un estudio reciente vinculó la fracturación hidráulica con un mayor riesgo de leucemia infantil.

En el estado vecino de Ohio, Tim Ryan, el candidato demócrata al Senado, también adoptó la producción de gas natural. El estado es el sexto mayor productor de combustible fósil en los EEUU.

La inclinación hacia la industria de los combustibles fósiles parece contradecir los llamados de estos demócratas para abordar la crisis climática, a la que se refieren los sitios web de las campañas de Fetterman y Ryan. Ninguna campaña pudo ser contactada para obtener información sobre las políticas climáticas de los candidatos.

Clima y combustibles fósiles, juntos

Varios candidatos republicanos al Senado también adoptan el enfoque de “ambos lados”: hablar de abordar los problemas climáticos sin dejar de respaldar la industria de los combustibles fósiles.

Un ejemplo de ello es la senadora de Alaska Lisa Murkowski, miembro del Caucus para Soluciones Climáticas bipartidista. El año pasado escribió en el Anchorage Daily News sobre los devastadores impactos del rápido calentamiento en el estado de EEUU, incluida la erosión costera y la disminución de las poblaciones de peces.

“El cambio climático es real, debemos actuar y debemos trabajar juntos”, escribió la senadora Murkowski.

Sin embargo, Murkowski sigue apoyando el desarrollo de combustibles fósiles en Alaska, un importante estado productor de petróleo, incluso en parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, una reserva natural gigante en la costa ártica del estado.

La senadora Murkowski enfrenta rivales tanto de derecha como de izquierda, la candidata demócrata Patricia Chesbro y su compañera republicana Kelly Tshibaka.

Sobre el clima, Chesbro le dijo al Alaska Beacon que “deberíamos detener el desarrollo petrolero en nuevas áreas, y buscar y financiar estrategias de energía renovable”. Y Tshibaka ha pedido menos regulación energética y ha expresado su apoyo tanto a los combustibles fósiles como a las energías renovables.

La senadora de Alaska Lisa Murkowski (izquierda) se enfrenta a la demócrata Patricia Chesbro (centro) y a la también republicana Kelly Tshibaka (derecha)

Algunas contiendas por el Senado presentan una brecha menor entre los candidatos sobre la crisis climática. De manera similar a la senadora Murkowski, Joe O’Dea, el candidato republicano en Colorado, ha manifestado la necesidad de reducir las emisiones y expandir las energías renovables, mientras apoya los combustibles fósiles.

Su oponente demócrata emplea una táctica similar. En un debate el mes pasado, el senador Michael Bennet promocionó su apoyo tanto a la energía renovable como al gas natural, según Colorado Newsline.

Pero Bennet también criticó a O’Dea por no apoyar la Ley de Reducción de la Inflación, informó el medio.

Echarle la culpa a china

La crisis climática sigue siendo un tema que divide a los votantes, y para los candidatos que esperan evitar esta papa caliente política, cambiar de tema puede ser la mejor opción, aún más si otro país puede ser el chivo expiatorio.

En Wisconsin, el republicano Ron Johnson rápido empezó a hablar sobre las emisiones de otros países cuando se le preguntó sobre la crisis climática en el debate reciente.

“La pregunta es, ¿realmente se puede hacer algo al respecto cuando China, o India, van a quemar combustibles fósiles? Estados Unidos va a quemar combustibles fósiles”, dijo.

Don Bolduc, un republicano que se enfrenta a la senadora Maggie Hassan de New Hampshire, dio una respuesta similar a NHPR (New Hampshire Public Radio) en septiembre.

La senadora Maggie Hassan, demócrata de New Hampshire (izquierda), se enfrenta en la reelección contra el republicano Don Bolduc

“El cambio climático es algo que siempre me preocupa mucho”, dijo Bolduc, y luego desvió el enfoque de la responsabilidad de Estados Unidos.

“En este punto, me siento muy cómodo con Estados Unidos”, dijo Bolduc a NHPR. “Con lo que no me siento cómodo es con China, Rusia, Corea del Norte, Irán, y cómo contaminan y dañan el medio ambiente”.

Si bien la crisis climática es un problema global, EEUU es el segundo mayor contaminador de carbono del mundo y contribuye con más emisiones per cápita que la gran mayoría de los países, incluida China, el mayor emisor del mundo.

El sitio de la campaña de Bolduc no aborda la crisis climática ni tiene políticas para abordarla, pero dice que apoya la expansión de los combustibles fósiles. Sin embargo, la senadora Hassan destaca su apoyo a la “energía limpia” en el sitio web de su campaña. No se pudo contactar a ninguna de las dos campañas para obtener más información.

¿Qué no hay suficientes árboles?

Otros candidatos al Senado han dado respuestas algo indescifrables sobre la crisis climática. Herschel Walker, la exestrella del fútbol universitario y candidato republicano de Georgia, ha hecho una serie de afirmaciones descabelladas sobre cuestiones ambientales en la campaña electoral.

“Dado que no controlamos el aire, nuestro aire bueno decidió flotar hacia el aire malo de China, así que cuando China recibe nuestro aire bueno, su aire malo se mueve”, respondió Walker a una pregunta sobre el conjunto de propuestas Green New Deal.

“Entonces se traslada a nuestro espacio aéreo bueno. Y ahora tenemos que limpiarlo, mientras ellos arruinan el nuestro”.

El senador Raphael Warnock, de Georgia (derecha), se enfrenta a la antigua estrella del deporte universitario Herschel Walker

También criticó la Ley de Reducción de la Inflación por asignar dinero a la plantación de árboles, en referencia a la asignación de US$1,5 mil millones de la ley para “plantación de árboles y actividades relacionadas”.

“¿Qué no hay suficientes árboles?”, preguntó Walker.

Walker se enfrenta al senador demócrata del estado, el reverendo Raphael Warnock, cuyo sitio web de campaña destaca los esfuerzos del senador en el Congreso para impulsar la energía solar.

“El reverendo Warnock considera que debemos aceptar la ciencia, invertir en infraestructura y combatir la crisis climática que ya está en nuestra puerta”, dice su sitio web.

El sitio web de la campaña de Walker no menciona la crisis climática. Ninguna campaña pudo ser contactada para obtener comentarios.

Los estadounidenses se dirigen a las urnas preocupados pero aún divididos sobre la crisis climática. Una encuesta de 2021 encontró que el 70 por ciento de los estadounidenses estaban “muy” o “algo” preocupados por el clima, el nivel más alto registrado.

Una encuesta de Pew de este año también encontró que mientras el 65% de los demócratas dijo que la crisis climática debería ser una prioridad para los legisladores en Washington, solo el 11% de los republicanos estuvo de acuerdo.

Y a pesar de los pasos significativos del Congreso, Estados Unidos sigue muy por detrás de lo que los científicos y los expertos en políticas advierten que se necesita para evitar un calentamiento catastrófico.

Los analistas independientes de Climate Action Tracker califican las políticas y acciones climáticas de EEUU hasta ahora como “insuficientes”, incluso considerando la Ley de Reducción de la Inflación.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in