Copa Mundial de la FIFA: el costo humano de Qatar 2022

La factura asciende a $200.000 millones⁠, pero el verdadero precio de albergar el mayor premio del fútbol lo pagaron los trabajadores migrantes que sufrieron abusos e incluso la muerte para llevar el torneo a Medio Oriente. Las familias en duelo le cuentan sus historias a David Harding

jueves 01 diciembre 2022 19:51

El metro de Doha es una de las joyas de ingeniería de Qatar, un sistema de transporte ultramoderno de US$36 mil millones (£32 mil millones), que transporta rápido a las personas por la capital del estado del Golfo, con sus torres de cristal, y más allá. Por lo general, se puede usar para moverse entre restaurantes en el antiguo distrito de Msheireb, u hoteles de cinco estrellas en la adinerada West Bay de Doha. Pero durante las próximas semanas, decenas de miles de aficionados al fútbol lo utilizarán para llegar a cada uno de los ocho estadios de la Copa Mundial de Qatar, desde Al Janoub en el sur hasta Al Bayt en el norte.

Se extiende por 76 km (47 millas), tiene 37 estaciones y es quizás el mayor símbolo de cómo la asombrosa riqueza y ambición de Qatar ha ayudado a transformar por completo el país en los últimos años.

La increíble transformación de Qatar ha sido en preparación para la Copa del Mundo. Ningún país ha cambiado tanto físicamente solo para celebrar un torneo de fútbol.

Además del metro, Qatar construyó o mejoró ocho estadios con un costo oficial de US$10 mil millones (£8 mil millones), y construyó un aeropuerto de US$17 mil millones (£14 mil millones), junto con hoteles, carreteras, un enorme puerto, miles de apartamentos, un barrio que es una réplica de Venecia, un gran museo nacional de US$400 millones (£335 millones), e incluso una ciudad de US$45 mil millones (£39 mil millones) a tiempo para el inicio el domingo. La pieza central de esa nueva ciudad, Lusail, es el estadio dorado de US$770 millones (£650 millones) que albergará la final de la Copa del Mundo. Qatar dice que gastó US$500 millones (£420 millones) a la semana preparándose para el torneo, hasta un total de US$200 mil millones (£168 mil millones). El costo real puede ser mucho mayor.

Al igual que con muchas cosas en Qatar, el metro tiene un precio elevado. La transformación del país ha sido posible no solo gracias al dinero qatarí, sino también gracias al trabajo de un enorme ejército de trabajadores, en su mayoría del sur de Asia.

“Le pedí que no fuera”

Kashi Ram Belbase, de 32 años, era electricista del distrito de Kapilvastu en el sur de Nepal, cerca de la frontera con la India.

Kapilvastu es conocido localmente por su agricultura, pero a Kashi le prometieron un trabajo en el extranjero donde podría obtener un salario muy superior al que ganaría en casa. En 2013 viajó a Qatar para trabajar en el metro.

Casado y con un hijo y una hija pequeños, Kashi siguió un camino trillado para muchos nepalíes. Según algunas estimaciones, hay más de 430.000 nepalíes trabajando en la nación anfitriona de la Copa del Mundo, lo que los convierte en un contingente más grande de la población del estado del Golfo que los qataríes reales, que suman alrededor de 315.000.

Lo que le sucedió a Kashi fue ⁠—trágicamente—⁠ para demostrar la experiencia típica de muchos de sus compatriotas.

Los familiares lloran a un trabajador migrante nepalí fallecido en Qatar

Atraído al campo por una agencia de contratación con la promesa de trabajar como electricista, en su lugar fue empleado como carpintero. Esto les ha sucedido a muchos trabajadores inmigrantes, que posteriormente se encontraron trabajando por menos dinero del ofrecido,⁠ y con contratos más largos, en un momento en que cambiar de trabajo no era una opción.

Kashi estuvo empleado durante dos años antes de regresar a casa por un descanso, durante el cual se negó a contarle a su esposa sobre las duras condiciones, dice su familia.

“Sabíamos que hay un calor extremo en Qatar, pero nunca nos lo dijo cuando regresó a casa,” su viuda Dhanakala le dice a The Independent. “Cuando le pedí que no volviera a ir allí si le resultaba difícil, respondió que iría porque estaba bien. Dijo que sería mejor cuando se fuera de nuevo. Aunque solía decir que el trabajo no era tan difícil para él, sentimos que debió ser duro porque estaba en el extranjero.”

En marzo de 2015, a Dhanakala le dijeron abruptamente que su esposo había muerto. Sus compañeros de trabajo fueron quienes les informaron la causa de muerte. “Después de la muerte, sus compañeros de trabajo me informaron que la razón fue un infarto,” dice ella.

“Mancha este legado”

Kashi estaba en forma cuando se fue a Qatar, pero lamentablemente su historia no es fuera de lo común. Muchas muertes se han atribuido a insuficiencia cardiorrespiratoria aguda, aunque los expertos afirman que se trata de un síntoma más que de una causa.

El asunto de las muertes entre quienes trabajan en los preparativos de Qatar para la Copa del Mundo se ha convertido en un juego sombrío y antiestético de números, acusaciones y negaciones. El número de muertos va desde un recuento oficial de tres personas que murieron en incidentes relacionados con la construcción en los estadios de la Copa del Mundo, hasta los 6.500 informados en The Guardian en febrero de 2021, contando trabajadores de cinco países, incluido Nepal, y finalmente a los 15.000 citados en un informe de Amnistía Internacional publicado el año pasado.

Qatar ha sostenido que “la tasa de mortalidad entre las comunidades de inmigrantes está dentro del rango esperado para el tamaño y la demografía de la población”, y que las cifras de la Organización Mundial de la Salud muestran que la tasa de mortalidad entre los trabajadores inmigrantes del sur de Asia es menor en Qatar que en sus propios países.

Es posible que nunca se conozca la escala real, en gran parte porque las cifras oficiales de Qatar son inadecuadas, especialmente en especial en cuanto a las causas de muerte. El precio pagado, sin embargo, no es solo en vidas, sino en una miríada de otros abusos, incluido el robo de salarios, horas extras no pagadas, lesiones, robo de pasaportes y discriminación, según grupos de derechos humanos.

“Veo dos costos principales con esta Copa del Mundo,” dice Michael Page de Human Rights Watch. “Por supuesto que es el costo de vidas, pero también los otros abusos graves que sufrieron los trabajadores migrantes que construyeron la infraestructura de la Copa Mundial”.

“También hay un costo pagado en términos del legado. Muchos trabajadores migrantes están orgullosos de lo que han construido en términos de infraestructura. Sus historias están entrelazadas con la Copa del Mundo de Qatar, pero eso se ve ensombrecido por la falta de voluntad de la FIFA y de Qatar para compensarlos por los graves abusos que han enfrentado”.

“Mancha este legado de una manera tan increíble, dado que las personas más responsables de hacerlo posible son las que pagaron el precio más alto”.

“Nos cuesta mucho trabajo creerlo”

También está la cuestión de la enfermedad. Después de cinco años trabajando en Qatar como limpiador y cocinero, Dambar Bahadur Khatri regresó a Nepal en junio del año pasado aquejado de insuficiencia renal. Cinco meses después murió, a los 28 años.

“Él murió casi tres meses después de que nos casamos” dice su esposa, Manita. “No teníamos suficiente dinero para su tratamiento.” Su hermana Sharmila agrega: “Mi hermano era perfecto antes de ir a Qatar; nos cuesta mucho trabajo creer que ya no existe”.

En la última década, las autoridades de Nepal han registrado un aumento en el número de hombres jóvenes que mueren de insuficiencia renal al regresar a casa después de trabajar en el Medio Oriente. Los expertos señalan como factores el calor extremo en el Golfo (la Copa del Mundo se cambió de un evento de verano a uno de invierno para proteger a los jugadores y espectadores), así como la baja calidad del agua potable.

Qatar ha sido objeto de un escrutinio y críticas sin precedentes después de ser elegido como anfitrión de la Copa del Mundo, el primer país árabe y musulmán en serlo, sobre todo cuando lo otorgó un organismo tan desacreditado como la FIFA. Gran parte de las críticas, en particular con respecto al abuso laboral y los derechos LGBT+, han sido justificadas, aunque innegablemente, algunas han sido motivadas por otros factores siniestros.

El director general de la Copa Mundial, Nasser al Khater, habló a principios de este mes sobre las críticas “altamente racistas” dirigidas a Qatar, y dijo que los europeos deberían darse cuenta de que no “poseen” el torneo.

El gobernante del país, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, dijo este mes que Qatar había sido “sometido a una campaña sin precedentes que ningún país anfitrión ha enfrentado jamás”. Esta “campaña” incluía “fabricaciones y una doble moral tan feroces que, por desgracia, ha llevado a mucha gente a cuestionar las verdaderas razones y motivos”, dijo.

Los reclamos de racismo del Golfo se han vuelto más vociferantes en las últimas semanas, a medida que estalló la reacción violenta contra los críticos occidentales y culminó en la extraordinaria diatriba de Gianni Infantino en Doha el sábado.

El escrutinio, ya sea que se trate o no de una campaña, ha expuesto una brecha entre naciones futbolísticas “tradicionales”, como Inglaterra, Alemania y España, y aquellas que son cada vez más influyentes en el deporte, como Qatar.

“¿Qué sucederá cuando se disipe la atención?”

También ha evidenciado las prácticas laborales globales modernas y las agencias de contratación sin escrúpulos, los empleadores y el trabajo de las empresas globales, problemas de los que Qatar es solo una pequeña parte.

Doha ha señalado las reformas realizadas desde 2010, entre ellas el fin parcial del sistema de kafala, o patrocinio (introducido hace tiempo por los británicos), que implicaba que los trabajadores no podían abandonar sus puestos de trabajo o incluso el país sin el permiso de sus jefes. Qatar también destaca la introducción de un salario mínimo y un sistema de protección salarial, que se introdujo para garantizar que los trabajadores recibieran sus salarios.

Qatar tiene claro que tales medidas garantizarán que la Copa del Mundo de 2022 tenga un lugar en la historia.

“Qatar se ha comprometido firmemente a garantizar que la Copa del Mundo deje un legado positivo y duradero en áreas clave, incluidos los derechos laborales, el desarrollo social, la infraestructura y el medio ambiente,” dice un funcionario del gobierno de Qatar a The Independent.

“La Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 ha sido un catalizador para impulsar las reformas laborales de Qatar. Qatar lidera la región en materia de derechos laborales y, en estrecha colaboración con socios internacionales como la OIT (Organización Internacional del Trabajo), creó un sistema laboral justo y eficaz que ya ha beneficiado a miles de trabajadores”.

“Nuestra legislación e iniciativas laborales integrales dejarán un legado perdurable en Qatar y en toda la región”.

El bienestar de los trabajadores, agregó el funcionario, “siempre ha sido una prioridad máxima para el Estado de Qatar”.

“El cambio sistémico no ocurre de la noche a la mañana y cambiar el comportamiento de cada empresa lleva tiempo. Estamos comprometidos a responsabilizar a todos los empleadores sin escrúpulos, y estamos trabajando arduamente para garantizar que nuestros avances sean integrales, genuinos y duraderos”.

Y la Copa del Mundo ha “incitado a la nación a actuar”, agregó el funcionario.

“En Qatar, el legado de la Copa del Mundo ya es obvio. Ser anfitrión de la Copa del Mundo ha acelerado cambios positivos, particularmente en áreas clave como infraestructura, educación, atención médica, medio ambiente y turismo”.

Tal declaración sugiere que la reforma en Qatar continuará después de que se pateé la última pelota de la Copa del Mundo.

Yasin Kakande, un periodista y autor ugandés que ha escrito sobre las prácticas laborales del Golfo y trabajó en Qatar entre 2014 y 2016, dice que le preocupa lo que sucederá cuando finalice la Copa del Mundo y la atención mundial se desvíe a otra parte.

“Sigue siendo muy difícil ver algo positivo en esta Copa del Mundo,” él dice. “¿Qué sucederá cuando se disipe la atención? Lo que Qatar ha estado haciendo es llamar la atención”.

Los críticos han alabado la capacidad de Qatar para anunciar reformas, pero no tanto su capacidad para aplicarlas. Así pues, ¿hay algo que pueda rescatarse de la Copa del Mundo para apaciguar las críticas a Qatar y la FIFA sobre los derechos, compensar a los que “pagaron el precio más alto” y demostrar que el fútbol trata realmente de “valores y causas”, en palabras del máximo administrador del deporte (y ahora residente en Doha), Infantino?

Page, de Human Rights Watch, señala las crecientes peticiones de un fondo de compensación para los trabajadores migrantes muertos o heridos durante los preparativos de la Copa del Mundo. La Asociación Inglesa de Fútbol es una de las que ha respaldado la idea. Pero, lo que es más importante, la FIFA y Qatar no lo han hecho. El ministro de Trabajo de Doha, Ali bin Samikh Al Marri, calificó recientemente los pedidos de dicho fondo como un “truco publicitario”.

La compensación igualaría los US$440 millones (£370 millones) que se ofrecen como premio en la Copa Mundial.

Page califica el silencio de la FIFA sobre el fondo como “insultante e irrespetuoso”. Pero, insiste, no es demasiado tarde. “Si la FIFA se compromete con un fondo de remedio... creo que eso dejaría un legado más positivo”, él dice. Sin embargo, esa esperanza viene con una salvedad: “No puede compensar miles de muertes inexplicables. No puedes borrar eso... no puedes desaparecer eso”.

Informes adicionales: Pramod Acharya/Shape History

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in