Keely Hodgkinson: Atleta atónita dice “qué carajo” después de ganar la medalla de plata

Keely Hodgkinson, del equipo británico, establece un nuevo récord británico a los 19 años

Graeme Massie
miércoles 04 agosto 2021 19:58

La británica Keely Hodgkinson, de 19 años, quedó en segundo lugar en los 800 metros femeninos por detrás de la estadounidense Athing Mu en la final de la prueba.

Read in English

Una corredora olímpica adolescente se quedó tan sorprendida por su victoria al obtener la medalla de plata de los Juegos de Tokio que gritó “¡qué carajo!” en la televisión en directo.

La británica Keely Hodgkinson, de 19 años, quedó en segundo lugar en los 800 metros femeninos por detrás de la estadounidense Athing Mu en la final de la prueba.

Y después de subir al podio fue grabada por las cámaras compartiendo su sorpresa con alguien en las gradas del estadio olímpico.

“Lo sé. Qué carajo”, se le oyó decir entusiasmada en respuesta a la persona.

El vídeo del incidente fue publicado en Twitter por el locutor deportivo Gary Lineker.

“Fabulosa carrera de (Keely Hodgkinson). Un récord británico y una medalla de plata a los 19 años. Quiero decir, ¿Wtf?”, tuiteó.

Hodgkinson terminó la final en 1:55.88, estableciendo un nuevo récord británico en el camino, superando la marca establecida por Kelly Holmes seis años antes de su nacimiento.

Después de la carrera, Hodgkinson también reveló su lista de cosas que quería hacer ahora que había ganado una medalla olímpica.

Leer más: Atleta Tsimanouskaya dijo que funcionarios de Bielorrusia “dejaron en claro” que si regresaba la castigarían

Entre ellas, celebrar su logro con una “noche sin culpa en un club”, sentarse “en uno de los asientos elegantes de Old Trafford” para un partido del Manchester United y conocer al clavadista Tom Daley en la Villa Olímpica.

Ha sido un año memorable para la joven atleta, que se ha convertido en la campeona europea más joven en pista cubierta de la historia de Gran Bretaña, antes de ganar las pruebas para Tokio.

Fue una de las tres atletas del equipo británico que corrieron en la final, junto a Jemma Reekie y Alex Bell.

Reekie se quedó a las puertas de la medalla de bronce, al terminar cuarta, mientras que Bell, que dejó su trabajo en una tienda para ir a Tokio, terminó la carrera en séptimo lugar con un mejor tiempo personal.

Tras conseguir la plata, la primera medalla de atletismo del equipo británico en Tokio, Hodgkinson admitió que se había quedado “sin palabras” por lo ocurrido.

“Creo que es una de esas cosas en las que sabes que algo así es posible, pero si sale no lo sabes. Fue una carrera tan buena”, mencionó.

“Quería darlo todo y lo hice. Me va a costar un par de días asimilarlo”.