Hend Zaza: siria de 12 años hace historia como la atleta más joven en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Hizo historia al ganar el año pasado, con sólo 11 años, el torneo clasificatorio de Asia Occidental, lo que le valió una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio

Harry Latham-Coyle
lunes 26 julio 2021 18:54
Informe desde Tokio: Adam Peaty, el rey de la braza, escaló un nuevo podio olímpico
Read in English

Si uno de los grandes rasgos de los Juegos Olímpicos son las historias de los atletas que han dado tanto para llegar hasta ahí, pocas historias pueden ser más notables que la de Hend Zaza.

La siria se convertirá en el competidora más joven de Tokio 2020, ya que clasificó en tenis de mesa para los Juegos Olímpicos al ganar el torneo de clasificación de Asia Occidental el año pasado con sólo 11 años.

En la final de ese torneo, Zaza venció a la libanesa Mariana Sahakian, casi cuatro veces mayor que ella, y ahora ha ganado los títulos nacionales sirios en las cuatro categorías en las que es elegible, incluido el título senior, habiendo comenzado a jugar a los cinco años.

“Pocas veces he visto a una jugadora de esta edad jugar con tanta alegría y entrenar con tanta intensidad como Zaza”, dijo Eva Jeler, una experimentada ex entrenadora nacional de tenis de mesa alemana.

“Nunca caminaba para recoger la pelota, sino que corría. Aunque, por supuesto, su técnica necesitaba y necesita mejorar, su determinación, resistencia y voluntad de jugar y ganar son (casi) una garantía de éxito en el futuro.”

La niña de 12 años ha vivido gran parte de su vida en un país sumido en una intensa guerra civil, ya que los disturbios sirios que comenzaron hace más de una década durante la Primavera Árabe de 2011 desplazaron a casi 11 millones de personas hasta marzo de 2015, según Al-Jazeera. De acuerdo con su entrenador, Zaza solo ha podido jugar en dos o tres partidos externos al año desde que comenzó su carrera debido a la guerra.

Así pues, resulta llamativo que Zaza -que nació en Hama, que está a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad de Homs, que fue devastada durante un asedio de tres años que terminó en 2014- estuviera en línea para convertirse en la quinta atleta olímpica más joven de la historia antes de que la pandemia obligara a aplazar los Juegos hasta 2021.

Será la segunda siria que compite en tenis de mesa en los Juegos Olímpicos, después de Heba Allejji. Sin embargo, Zaza es la primera de su país que se clasifica para la competición por la vía convencional; Allejji fue invitada por la Comisión Tripartita a la categoría individual femenina en Río de Janeiro 2016.

Leer más: Tokio: Annemiek van Vleuten, segundo lugar, celebra por error victoria en la prueba de ciclismo de ruta

“Este torneo de clasificación ha sido realmente difícil para nosotros, pero estamos muy orgullosos de estar en los Juegos Olímpicos por segunda vez; esta vez, sin embargo, es completamente diferente, ya que lo hemos conseguido a través de los procedimientos de clasificación”, explicó Bassam Khalil, presidente de la Federación Siria de Tenis de Mesa.

“El conflicto en Siria en años anteriores nos impidió participar en muchos eventos, pero hicimos todo lo posible para participar y mantener el tenis de mesa en nuestro país tan activo como podamos”.

Manos ágiles y ojos rápidos deberían ser una ventaja en un juego de intensa concentración y precisión, y Zaza ciertamente tendrá la exuberancia de la juventud de su lado. Independientemente de su resultado, cuando su campaña individual femenina comience el primer fin de semana de los Juegos Olímpicos en el Gimnasio Metropolitano de Tokio, la sola presencia de Zaza en Tokio 2020 será una victoria para el deporte.