Premier League: West Bromwich sorprende al Liverpool y arrebata un punto

Liverpool 1-1 West Brom : El equipo de Sam Allardyce reclamó otro importante punto para igualar su resultado contra el Manchester City a principios de este mes

Melissa Reddy
domingo 27 diciembre 2020 19:10
Loading...
Close
Liverpool's latest homegrown defensive stars
Read in English

Sam Allardyce extendió su racha invicta en Anfield a cuatro juegos cuando West Bromwich Albion sorprendió al Liverpool con un tanto sobre la hora y firmó un sorprendente empate 1-1.  

Las intenciones de los visitantes no eran difíciles de predecir antes del saque inicial, y no hubo sorpresas desde el primer pitido: todos sus jugadores estaban apostados detrás de la pelota para obstruir.

Siendo el último entrenador en ganar en esta fortaleza en Premier League desde abril de 2017 mientras dirigía al Crystal Palace, Allardyce nunca iba a eludir una táctica que le generó muchas alegrías.  

En la temporada 2017-18, cuando lideró a los rivales de Merseyside, Everton, en Anfield, siguió el mismo patrón. Al Liverpool se le permitió todo el balón, pero en esa ocasión, sus esfuerzos aseguraron un empate a través de Dominic Calvert-Lewin.  

Este domingo fue el Liverpool quien asumió el control del partido y dominó a placer, pero solo estaban 1-0 arriba en el descanso. El gol, su único disparo a puerta en los primeros 45, fue un arte glorioso.

Joel Matip trazó un poderoso pase filtrado que rompió el corazón del West Bromwich. El balón lo recibió Sadio Mané quien se lo acomodó de pecho antes de vencer al portero visitante Sam Johnstone.  

El toque divino, el equilibrio supremo y lo simple que Mané hizo que se viera una pieza de juego increíblemente compleja, fue un alivio para una mitad que de otra manera sería difícil de ver.

Jordan Henderson completó 85 pases en la primera mitad para los anfitriones, casi el doble de los que West Brom (46) logró en total. Ese fue un reflejo perfecto de la forma del juego.

Allardyce apostó por brindarle a Matip, Fabinho y Henderson el tiempo y el espacio para suministrar balones largos a los delanteros. El técnico de 66 años vio esta situación como el menor de dos males si se toma en cuenta que equipos atrevidos como los Wolves fueron demolidos recientemente en Anfield.  

Después del descanso, sus hombres comenzaron a mezclar su tenacidad defensiva con ideales ofensivos. A medida que avanzaban los minutos, el Liverpool se puso ansioso por tener solo un colchón de un gol, mientras que West Brom evidentemente se envalentonó por ello.

La pérdida de Matip por una lesión en la ingle hizo que el adolescente Rhys Williams lo reemplazara, lo que le dio más confianza al equipo en apuros.

Naturalmente, el Liverpool seguía presionando para aumentar su cuenta, pero West Brom estaba logrando que el partido fuera lo más accesible posible, cortando el ritmo de los ataques de los campeones.

El único momento que los visitantes habían esperado y deseado aterrizó a los pies de Karlan Grant. Un despeje largo hacia adelante para despejar una jugada del Liverpool le dio al delantero la oportunidad de vencer a Allison, pero la desperdició.  

El Liverpool intentó forzar desesperadamente un segundo gol, lo que hizo que su juego fuera ansioso y suelto. Continuaron regalando posesiones y oportunidades a sus oponentes, que finalmente aprovecharon.

En el minuto 82, Matheus Pereira tomó un córner corto y su centro fue recibido por Semi Ajayi, quien superó a Fabinho y envió un cabezazo magistral que dejó petrificado a Alisson.  

Johnstone se aseguró de que West Bromwich saliera de Anfield con un punto cuando frustró un embate de Alex Oxlade-Chamberlain que parecía darle una victoria tardía a los de Jürgen Klopp.