¿Celtic, Chelsea, Newcastle? Rafa Benítez quiere dirigir un gran proyecto europeo tras dejar China

Es poco probable que regrese a Newcastle hasta que Mike Ashley se vaya, pero hay otras posibles vías de regreso a la Premier League

Tony Evans
lunes 25 enero 2021 20:38
Recordamos los traspasos más 'top' de 2020 en fútbol
Read in English

Rafa Benítez está ansioso por volver a la dirección técnica después de dejar el Dalian Professional, equipo de la Superliga China (CSL) este fin de semana. Aunque el técnico de 60 años externó su agrado por dirigir al Celtic, quiere tomas las riendas de un club en Premier League.

El ex entrenador del Newcastle United decidió no volver a China por la pandemia más que por ofertas de empleo en casa. Varios equipos de toda Europa se han puesto en contacto con él para informarle sobre su disponibilidad en los últimos meses, pero el español está esperando que se le presente la oferta adecuada.

La decisión de no regresar a Dalian es reciente. Benítez canceló su aparición en un programa de Sky este mes para volar al Lejano Oriente. Hubo cierta inquietud entre los entrenadores y jugadores extranjeros porque la CSL planeó que los pusieran en cuarentena en Wuhan, donde apareció el virus por primera vez hace 13 meses. El ex entrenador del Liverpool también estaba frustrado por la forma en que funcionaba el juego en China. Llegó a creer que el deporte estaba estructurado para favorecer a ciertos clubes y que las probabilidades estaban en contra de Dalian y varios otros equipos. A Benítez le quedaba casi un año en un contrato lucrativo de £ 1 millón al mes y nunca ha ocultado el hecho de que el dinero era uno de los principales atractivos de China, pero sus instintos competitivos no se han debilitado. Quiere que su próximo club tenga posibilidades de ganar trofeos.

Neil Lennon está en serios problemas en el Celtic, pero es poco probable que Benítez vaya a Escocia, incluso si presenta la oportunidad de acumular trofeos. Han aumentado las esperanzas en Tyneside de que regrese a St James 'Park. Steve Bruce está en la cuerda floja, pero la experiencia previa de Benítez con Mike Ashley hace que sea casi imposible imaginar que trabajaría con el propietario actual.

Ashley se encuentra en las primeras etapas de la exploración de acciones legales contra la Premier League por la venta estancada al consorcio liderado por Amanda Staveley y financiado principalmente por el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita. Quedan esperanzas de que el trato finalmente se pueda completar. La relación de Staveley con Benítez se remonta a su intento fallido de comprar Liverpool hace 13 años. Estaría cerca de la parte superior de la lista de deseos de Newcastle en caso de que finalmente se produjera la adquisición.

Benítez mantuvo una relación muy cordial con los altos mandos del Chelsea durante su etapa en Stamford Bridge, aunque la afición lo despreciaba por sus comentarios anteriores sobre el club y sus vínculos con el Liverpool. Frank Lampard fue despedido el lunes y Román Abramóvich quiere un técnico de 'proyecto' de alto perfil y Thomas Tuchel ha sido vinculado con el club después de separarse del Paris Saint-Germain. La arrogancia percibida del alemán es una preocupación en Stamford Bridge. Max Allegri y Brendan Rodgers también están bajo consideración, pero el Chelsea puede buscar un técnico para ayudarlos hasta el verano. Benítez preferiría un papel permanente a retomar su tiempo en el oeste de Londres.

Si Rodgers atrae la atención de un club más grande que el Leicester City, ese escenario le vendría bien a Benítez. Le ofrecieron mudarse al estadio King Power antes de que se nombrara a Rodgers, pero se negó a dejar Newcastle hasta el final de la temporada. Leicester estaba decidido a traer a un hombre nuevo de inmediato y se dirigió al norirlandés, que no tuvo reparos en abandonar el Celtic.

El español ha recibido una serie de consultas en todo el mundo y clubes como el Zenit de San Petersburgo y el Napoli, su antiguo club, considerarían la contratación de Benítez como un gran golpe. Ha tenido suficientes aventuras exóticas por el momento y su familia tiene sus raíces en Wirral. Un rol de equipo nacional no está en su agenda en este momento de su carrera.

Benítez tiene un historial de aceptar los trabajos equivocados en el momento equivocado. Sucedió a José Mourinho en el Inter de Milán después de que el portugués llevara al equipo italiano a ganar la Champions League con un equipo envejecido. Fue un acto imposible de seguir.

Luego asumió el Real Madrid durante un período convulso y se convirtió en el chivo expiatorio de los problemas relacionados con Florentino Pérez, el presidente. Algunos, incluso entre el círculo íntimo de los españoles, también consideraban que St James Park era un escondite.

Benítez tiene demanda. Un hombre con un currículum que incluye una Champions entre tres trofeos europeos y un título de La Liga siempre llamará la atención. Necesita elegir con cuidado. El exilio en China no ha dañado demasiado su reputación, pero necesita elegir el trabajo adecuado la próxima vez.