“Como cenar con Dios”, así describen compañeros de Maradona cómo fue jugar con él

Compañeros de la leyenda argentina le cuentan a Miguel Delaney lo especial que fue jugar junto a uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.

Miguel Delaney
viernes 04 diciembre 2020 15:20
Loading...
Close

Diego Maradona. Una leyenda inolvidable del Nápoles

Read in English

En el apogeo de la Copa del Mundo de 1986, el argentino Héctor Enrique caminaba por la base de la escuadra y consideraba sus planes para el próximo juego, cuando un hombre enmascarado de repente saltó sobre él.

Enrique estaba horrorizado, hasta que todo se hizo evidente. Era Diego Maradona, que para entonces se estaba quitando una máscara de gorila para revelar ataques de risa.

“Era una persona divertida”, le dice Enrique a The Independent. "Siempre bromeando". Esta es la imagen de alegría que tantos compañeros de Maradona recuerdan, que ahora “trae una sonrisa”. Los momentos de risa eran frecuentes.

Mauricio Pochettino era compañero de cuarto de Maradona en Newell's Old Boys en 1993 y regularmente se sentaba con él a ver fútbol y comentar, de esa manera que los jugadores lo hacen. Pochettino ya se había acostumbrado a tener a Maradona como compañero de equipo, por lo que se olvidó de sí mismo, hasta el punto de que salió con lo siguiente: “¿Quién se cree que es ese tipo? ¿Maradona?

"Inmediatamente me tapé la boca, pero ya se estaba cagando de risa", dijo Pochettino en su libro Un mundo feliz.

A pesar de lo alegre que fue todo, tales anécdotas indican algo que los compañeros de Maradona tenían que entender: Fue el jugador más grande de la historia y quizás una de las personas más famosas del mundo. 

Desde la perspectiva de los compañeros, era un colega con el que trabajaban todos los días.

Esta última es una vista que, naturalmente, se ha visto ensombrecida por las celebraciones de una leyenda en las conmemoraciones posteriores al fallecimiento de Maradona, pero es aún más convincente. Los aspectos más cotidianos de trabajar con "un icono" no se han comentado.

¿Cómo era realmente Maradona el compañero de equipo? ¿Cómo era el día a día? ¿Fue exigente? ¿Fue intimidante? ¿Fue inspirador?

¿Cómo fue, pues, trabajar junto a “Dios”?

La impresión de figuras deportivas tan legendarias ha sido naturalmente influenciada por el retrato de Michael Jordan de The Last Dance . Rara vez la grandeza ha sido tan escudriñada y descubierta. Rara vez ha parecido tan difícil.

Ese documental indicó que la tensión constante es el precio de la inmortalidad deportiva. Esto es lo que tienes que aguantar.

Excepto que nadie dice esto sobre Maradona.

Por complicada que haya sido su vida fuera de la cancha, el cuadro pintado por sus excompañeros es uno en el que su imagen mejora enormemente. No era una primadona con ellos. Los cuatro entrevistados para esta pieza fueron efusivos en su admiración por Maradona. La mayoría de sus antiguos compañeros de equipo han cambiado su foto de Whatsapp por la de uno de ellos y su excolega.

"No tenía las mismas características que Michael Jordan", dice su compañero de equipo en 1986, Nestor Clausen. “Fue humilde, positivo, un buen compañero de equipo, siempre muy solidario”.

Eso se podía ver en cómo saludó a los nuevos jugadores, como lo recuerda Enrique en el campo de entrenamiento antes del Mundial de 1986.

“¡Estaba muy nervioso porque me iba a encontrar con Diego Maradona! Un ídolo. No sabía cómo lo saludaría. ¿Debería besarlo en la mejilla, darle la mano o algo rápido? Pero Maradona lo hizo tan simple. Me dio un abrazo como si nos conociéramos de toda la vida. Me trató como a un colega, como a uno más del equipo. Eso me llenó de emoción y alegría".

“Realmente era uno de los muchachos”, explica Nicolas Olarticoechea. “A pesar del doble extra de su extraordinaria habilidad y personalidad, fue capaz de integrarse fácilmente. Pudo hablar con cualquiera y sobre cualquier tema. Siempre decía lo que pensaba, te gustara o no. Era una persona sin filtro, como decimos. No guardó nada. Hablaba con todos por igual".

El propio Maradona se dio cuenta rápidamente de que era visto como diferente a los demás y del efecto que tenía en ellos. Era difícil no darse cuenta, dado lo que podía hacer con una pelota.

Abundan las historias de Maradona asombrando a sus compañeros con su habilidad todos los días. La anécdota de Gary Lineker sobre patear repetidamente el balón en el aire y seguirlo controlando le toca la fibra sensible a todos sus antiguos compañeros.

Durante esa Copa del Mundo de 1986, Maradona un día caminó desde su habitación hasta la mesa del comedor mientras hacía malabares con una pelota y ni una sola vez dejó que golpeara el suelo ni siquiera estando sentado. Con más regularidad, solía llevar consigo su botella de agua favorita y "hacía cosas con ella que sus compañeros no podían hacer con una pelota". Como no hace falta decir, podía ejecutar el “Maradona siete” -ambos pies, ambas rodillas, ambos hombros, cabeza- con esa botella.

"Fue extraordinario", dice Olarticochea, quien despejó la línea de cabeza de Lineker en ese partido de 1986. “Fue incluso la forma en que golpeó la pelota. Tenía un control que nadie más tenía".

Si bien esa habilidad le otorgó a Maradona muchos privilegios, lo que se destacó fue cómo la usó para presionar a sus compañeros.

Una historia de cuando jugaba en el Boca Juniors en 1981 cuenta que vio a un grupo de sus notorios seguidores de la Barra brava llegar al campo de entrenamiento para confrontar al equipo por los malos resultados, pero le dijeron joven Maradona que él estaba exento del reclamo. El joven de 20 años respondió que si no se iban, no jugaría el próximo juego.

Por la misma época, Claudio Tapia, de 19 años, fue convocado para su debut internacional ante Chile en Mendoza. Maradona vio que no estaba contento con sus tacos viejos y lo llamó a su habitación.

“Me regalo unos tacos de Puma que tenía, porque era embajador de Puma”, dice Tapia. “Hice mi debut con esos tacos. Me sentí tan afortunado".

“Hizo muy buenos gestos”, agrega Olarticochea. “De buena gana regalaba relojes por valor de 15 mil o 20 mil dólares. No tuvo ningún problema de esa manera. Si le agradabas, te daba cualquier cosa. Antes de la Copa del Mundo de 1990, una conocida empresa de bebidas le ofreció mucho dinero para el patrocinio y él quería incluirnos a todos. La empresa no aceptó esto así que él se negó. Él quería que nosotros también nos beneficiáramos".

“Él siempre luchó por nosotros”, dice Tapia.

Esa actitud va de la mano con algo por lo que Maradona ha sido admirado durante los últimos días y realmente representa todo lo contrario de Jordan. Se negaría a reprender o criticar a compañeros inferiores por errores o mal juego.

“Nunca nos gritó”, dice Enrique. “Él entendió que podíamos cometer un error, que no teníamos la habilidad que él tenía. Nunca nos mostró falta de respeto. Por eso le dedicamos tanto tiempo y lo valoramos tanto”.

Al describirlo como capitán, todos los excompañeros usan las palabras "humilde" o "alentador".

“Era un líder positivo. Nos dio mucha confianza y mucha motivación para jugar", dice Clausen. 

También estaba su inteligencia táctica. Maradona aconsejaba a los jugadores con sus palabras, pero también con sus movimientos. Su comprensión del juego también era innata.

“En el juego, era como un espejo para nosotros”, dice Enrique. “Cuando no estaba involucrado, tomaba una posición que marcaba la forma del equipo. Sabíamos qué hacer y adónde ir debido a dónde estaba”.

El Dr. Oscar Mangione fue anteriormente psicólogo deportivo de Boca y Argentina y trabajó directamente con Maradona viendo todo esto desde un ojo clínico.

"Lo ví en el vestuario y era un líder positivo", dice Mangione. “Solía decir que estaba feliz de jugar junto a ellos en lugar de al revés. No se rindió y continuamente buscaba sacar lo mejor de sus compañeros jugadores. Sabía la calidad que tenía cada uno. No interrumpía cuando el entrenador estaba hablando, pero fue un motivador natural. Siempre fue positivo, tanto si el equipo ganaba como si perdía".

“Era diferente a Messi, que es un gran jugador, pero no un líder. No tiene esa calidad de hablarle a la gente a través de la adversidad. Va dentro de sí mismo. Mientras que con Maradona esto era más fuerte. Los jugadores tenían tanta fe en él. Eran como fanáticos jugando a su lado".

El Dr. Mangione cree que esta capacidad para hablar con la gente proviene de los antecedentes de Maradona.

“Carecía de educación formal, pero era muy inteligente. Tenía la inteligencia de un superviviente. El barrio en el que creció era muy difícil y la gente era pobre, así que es muy fácil hundirse. Maradona tomó nota de las cosas. Fue muy generoso".

Maradona mantuvo una buena relación con la gran mayoría de todos sus excompañeros. Incluso formó parte de un grupo de Whatsapp para la escuadra de 1986, pero lo dejó después de un debate de más. “Sabemos cómo es”, se rió Olarticoechea en ese momento. "¡Es temperamental!".

Esa es una parte de la imagen, al igual que la del bromista. Estaba la máscara de gorila, estaba el "DJ" que saltó encima de su propio coche e hizo señas a los jugadores para que bajaran del autobús del equipo para que se unieran a él para bailar.

Sobre todo, estaba la imagen que pinta Enrique, que a muchos les resulta familiar.

“Jugar con Maradona fue como cenar con tu familia y de repente Jesús viene a comer contigo. Así era ser su compañero de equipo. Puedo morir feliz de haber jugado con Maradona”.