Fanáticos del Napoli desafían al coronavirus para despedir a Maradona: “Hizo que los pobres se sintieran ricos”

Diego Maradona jugó durante siete años en Napoli donde se convirtió en ídolo de la afición

Pasquale Porciello
jueves 26 noviembre 2020 16:13
<p>Una vela que dice "Santo Diego" y un zapato con el logo del club de fútbol SSC Napoli.</p>

Una vela que dice "Santo Diego" y un zapato con el logo del club de fútbol SSC Napoli.

Read in English

Está muerto. El semidiós -un dios en la tierra, humano, demasiado humano - Diego Maradona murió a los 60 años en su casa de Buenos Aires. Pero, no está muerto, sobre todo en Nápoles.

A pesar del estricto confinamiento por coronavirus, cientos de simpatizantes salieron a las calles el miércoles por la noche y el jueves.

"Se ha hablado de sus errores en la vida, de su conducta. Le perdonamos todo por el campeonato y la persona generosa que ha sido", dijo Andrea a The Independent en el Quartieri Spagnoli (el Barrio Español), el corazón de la clase trabajadora de Nápoles.

Cerca de allí, Giovanni tiene la voz quebrada cuando recuerda los domingos con su familia en el estadio.

Ahora tiene 42 años. “Le dio voz a la gente que no podía hablar, un sentimiento de satisfacción a los marginados. Hizo que los pobres se sintieran ricos. No hubo diferencia social cuando jugaba el Napoli. Todos éramos uno", dice.

Gente de todas las edades está llorando, con lágrimas de verdad, como si un tío, un primo, un hermano muriera. Encienden velas y bengalas, cuentan historias y anécdotas que vivieron directa o indirectamente, escuchadas de sus padres, de sus familiares.

Gritan las famosas consignas: “¡Maradona es mejor que Pelé!”, “¡Oh mamma, mamma, mamma! ¿Sabes por qué me late el corazón? He visto a Maradona. ¡Oh mamá, estoy enamorado de él!”, “¡Un Maradona, solo hay un Maradona!”.

El fútbol transmite todo tipo de emociones. Maradona para la gente de Napoli no es simplemente el mejor jugador de todos los tiempos, jugando y ganando para su equipo, también es un mito.

Ayudó al Napoli a ganar dos Scudettos (el título de la liga italiana) y una Copa de la UEFA en su etapa en el club en siete años entre 1984 y 1991.

Los aficionados salieron a llorar a Maradona en tres lugares emblemáticos de la ciudad.

No solo el Quartieri Spagnoli, sino también el San Paolo, que el club ha dicho que llamará en su honor, y San Giovanni a Teduccio, en el este de Nápoles, donde recientemente el artista callejero Jorit pintó otro grafiti impresionante de Diego.

Salieron a las calles alrededor de las 5 de la tarde del miércoles después de escuchar las noticias y, a pesar de las reglas de COVID-19 (Italia ha sido uno de los países más afectados de Europa), la gente aún salió a presentar sus respetos el jueves.

El alcalde del Napoli, Luigi De Magistris declaró: “Diego hizo soñar al pueblo del Napoli, vengó al Napoli con su genialidad. En 2017 ostentaba la ciudadanía honoraria de nuestra ciudad. Diego, napolitano y argentino, ¡nos diste alegría y felicidad! ¡Napoli te ama!

La gente no solo lloraba por la pérdida de un héroe deportivo. Los lugareños también están rindiendo homenaje al hombre que los vengó de lo que ven como una constante humillación del norte de Italia.

El autor Roberto Del Gaudio, fue un héroe político para Nápoles y un dios del fútbol.

“Napoli se quedó solo después de la llamada Unificación de Italia. A diferentes niveles, el Sur ha experimentado desde entonces un racismo sistémico y cultural, encarnado por los lugares comunes y el cliché del ‘sur vago, improductivo y sucio’”.

"Lo que me sorprende es que aún hoy algunos reporteros usan la misma narrativa para describir un fenómeno como Maradona - estrictamente relacionado con el sur. Es porque Diego tomó una posición contra el establishment. Visitó a Chávez, Fidel Castro, el Papa. Él es el único que prometió la victoria y la logró".

Luchó por el sur de Italia, dicen los de Nápoles.

En una entrevista, Maradona dijo una vez: "Uno podía sentir que estaba prohibido que el Sur ganara contra el Norte". Su leyenda se cimentó con una victoria por 5-3 en la Juventus en 1988.

Maradona está muerto, pero no está muerto. Él nunca morirá. No para Napoli.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in