Oleksandr Usyk vence por decisión dividida a Anthony Joshua en la revancha del título de los pesos pesados

El ucraniano se impuso por 115-113, 116-112 y 113-115 en las tarjetas de puntuación en Arabia Saudita antes de que Joshua diera un extraño discurso después del combate

“Muy importante para mi país”: Usyk reflexiona sobre su victoria ante Joshua

Read in English

A lo largo de los años, ha habido muchas versiones diferentes de Anthony Joshuas: el modelo, el hombre de negocios, el peleador olímpico, el coloso, el impostor.

Entonces, ¿cuál era la versión que merodeaba por el cuadrilátero de Jeddah el sábado por la noche, con micrófono en mano, derrotado pero vociferando de pasión, respeto y guerra?

La mandíbula afilada estaba allí, solo un poco más móvil que de costumbre. La mente pragmática debió de estar ahí, aunque algo revuelta dentro de su cráneo. El logotipo del Equipo GB estaba presente, impresa en la piel magullada del británico, bajo el sudor pegajoso. Así las cosas, todos los Joshua estaban presentes en esta noche de verano saudita. Todos, además de esta versión poseída y perturbada.

La carrera de este hombre de 32 años se ha forjado con cuidado a lo largo de los años, su imagen pública está tan cincelada como su físico. Los problemas han surgido cuando alguien que no sea Joshua o su promotor, Eddie Hearn, ha empuñado el cincel. Por ejemplo, Oleksandr Usyk. Hace once meses, fue astillando al coloso hasta que aparecieron las grietas y el cascarón se hizo añicos, y Joshua quedó expuesto como impostor de pie, derrotado y desconcertado en Londres.

Casi un año después, Usyk empleó las mismas herramientas en Jeddah en un intento de retener los cinturones de los pesos pesados que había arrebatado a “AJ” con una amplia victoria por decisión el pasado septiembre. Una vez más, esas herramientas han hecho mella en el gigante Joshua.

Para ser claros, la etiqueta de “impostor” siempre ha sido una denominación injusta para Joshua, que tiene una habilidad genuina y un currículum impresionante, pero cuando atraes al público en general y a los aficionados menos implicados, también atraerás ese rechazo precipitado. En cualquier caso, ni siquiera un Joshua mejorado pudo quitarse esa etiqueta de sus hercúleos hombros en esta esperada velada, ya que cayó por segunda vez ante Usyk por decisión.

Joshua mejoró su actuación, pero se quedó corto ante Usyk

El combate principal comenzó con Joshua lanzando jabs al cuerpo, buscando exponer quizás la única debilidad que Usyk ha mostrado. El británico añadió derechos rectos, pero Usyk respondió de la misma manera, cambiando de ritmo mientras se mantenía ligero de pies. Joshua tuvo éxito con los ganchos al cuerpo en el segundo asalto, al tiempo que reflejaba el movimiento lateral del campeón en un intento de reducir la elusividad que le había frustrado el pasado septiembre.

Sin embargo, Usyk flotó de lado a lado como un espectro, y asustó a Joshua con izquierdas rectas que se colaron en la guardia del británico cuando el combate se acercaba a su mitad. Joshua, ataviado con un traje negro, como ha hecho durante gran parte de su carrera como aspirante a los pesos pesados, buscó conectar los uppercuts que tan bien le han funcionado en el pasado, aunque estaban fuera de su alcance, al igual que el incómodo enemigo que tenía enfrente.

Pero, a diferencia del primer combate, AJ fue capaz de canalizar su frustración, lanzando uppercuts contundentes a la sección media del bajito Usyk, que se quejó de que uno de esos golpes estaba por debajo del cinturón. Se estaba gestando una carnicería, la que faltaba en la edición londinense de este choque. Usyk, que hace once meses se mostraba tan poco emotivo y clínico, clavó el guante en el cuerpo de Joshua, como si le molestaran los propios ataques del británico. El ucraniano también mostró la velocidad que le resultó tan eficaz el año pasado, tallando hábilmente ángulos agudos y acumulando combinaciones, aunque Joshua se mantuvo alerta con una guardia obstinada.

Joshua mantuvo la presión yendo hacia delante, pero, al mostrar signos de cansancio en la húmeda arena, no complementaba ese movimiento con la suficiente producción, y Usyk volvió a establecer su cruzado de izquierdas, que hirieron al torpe excampeón. Los movimientos dieron paso a los resbalones, y el réferi detuvo la acción en el octavo asalto para secar la lona. Joshua continuó apuntando al cuerpo de Usyk, lanzando una rápida combinación de cuatro golpes más tarde en el cuadro, aunque Usyk continuó superándolo con una ofensiva más hábil y limpia.

Joshua fue el ganador en una de las tres tarjetas de los jueces

Joshua, superado por la urgencia en el noveno asalto, comenzó a armar las combinaciones que no se atrevió a realizar en Londres, golpeando la zona media de Usyk con ganchos terribles y probando también la guardia del púgil de 35 años. El ucraniano retrocedió, tambaleándose pero sin llegar a caer, al concluir el asalto.

Un irritado Usyk hizo lo que había hecho tan bien en la primera pelea, detener el impulso justo cuando Joshua parecía haber recuperado algo de lo suyo. El ucraniano clavó sus ganchos en las mejillas de Joshua, que se había colocado frente a Usyk como un obelisco, y comenzó a tambalearse, escupiendo saliva. De alguna manera, Joshua consiguió atrapar a Usyk con un gancho de derecha en medio de una ráfaga del campeón, y el zurdo parecía haber sido sacudido hasta los huesos.

Pero, una vez más, Usyk exhibió su determinación, moviendo los hilos, amagando, y luego abrumando a Joshua con violencia y cantidad. Un uppercut de izquierda y un gancho de derecha hicieron retroceder la cabeza de Joshua al final del cuadrilátero, y el británico volvió a quedarse sin respuestas y sin determinación al llegar los asaltos decisivos.

Desesperadamente necesitado de un nocaut, Joshua acechó a Usyk en los momentos finales, pero el ucraniano recibió los mejores golpes del británico y le devolvió los puñetazos con veneno, sin duda espoleado por la voluntad de dar a sus compatriotas asediados por la guerra algo, lo que fuera, para celebrar.

Y -donde puedan, durante todo el tiempo que puedan- lo celebrarán en Ucrania. Después de que sonara la campana final, Joshua ayudó a su rival a izar la bandera ucraniana, momentos antes de que se revelaran las tarjetas de puntuación, momentos antes de que Usyk fuera declarado de nuevo vencedor por decisión sobre Joshua.

Joshua tomó el micrófono después de la pelea y pronunció un extraño discurso

Esta vez estuvo más cerca; Joshua estuvo más cerca, un juez calificó el combate a su favor. Aunque al final, no hubo redención en el Mar Rojo para “AJ”.

Incapaz de recuperar los títulos, Joshua... bueno, literalmente recuperó los títulos. Después de salir furioso del ring, Joshua volvió para tomar dos de los cinturones y dejarlos caer fuera del ring. Luego tomó un micrófono. El monolito dio un extraño monólogo, hablando de su propia actuación, declarándose una “nueva raza” de pesos pesados y ridiculizando las comparaciones con Mike Tyson.

Por fortuna, también rindió homenaje a su conocido conquistador. Usyk rindió homenaje a su dios.

Sin embargo, Usyk fue el dueño de su propio destino en Arabia Saudita. Por desgracia para Joshua, el ucraniano volvió a ser el dueño del suyo también.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in