Francia investiga acusaciones de trabajos forzados en China

Fiscales franceses investigan posible involucramiento en crímenes contra la humanidad sobre la base de acusaciones de que minoristas globales, incluyendo Uniqlo y los productores de calzado Skechers y ropa Zara, dependen de trabajos forzados de minorías en la región occidental china de Xinjiang

AP Noticias
viernes 02 julio 2021 19:37
FRANCIA-CHINA
FRANCIA-CHINA

Fiscales franceses iniciaron una investigación sobre un presunto involucramiento en crímenes contra la humanidad con base en acusaciones de que minoristas globales, incluyendo Uniqlo y los productores de calzado Skechers y ropa Zara, dependen de trabajos forzados de minorías en la región china de Xinjiang.

El gobierno chino reiteró el viernes su negación del uso de trabajos forzados en Xinjiang y arremetió contra lo que llamó interferencia en sus asuntos internos.

La investigación fue iniciada el mes pasado por la unidad de crímenes contra la humanidad de la oficina del fiscal antiterrorismo de Francia dijo un funcionario judicial.

La pesquisa se basa en una querella legal presentada en Francia este año por un trabajador uigur en el exilio y tres grupos de derechos humanos: Sherpa, el Instituto Uigur de Europa y el Colectivo de Ética en la Etiqueta.

Los investigadores no nombran a un perpetrador específico, pero buscan determinar quién pudiera ser responsable y enfrentar eventualmente cargos de crímenes contra la humanidad, dijo el funcionario judicial.

La querella menciona al grupo minorista japonés Uniqlo, el productor estadounidense de calzado Skechers y la cadena minorista española Iditex, dueña de Zara. Los grupos de derechos humanos dijeron que las compañías se benefician del sistema chino de represión contra los uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang.

China ha sido criticada y sancionada por detener a más de un millón de uigures y otros musulmanes para “reeducación” en la región noroccidental y encarcelar e intimidar para que guarden silencio a aquellos que considera oponentes potenciales, desde Tibet hasta Hong Kong

Uniqlo le dijo a la AP el viernes en una declaración que no había sido notificado oficialmente de la investigación, pero que cooperaría plenamente con las autoridades francesas “para reafirmar que no existen trabajos forzados en nuestra cadena de suministros”.

La compañía dijo que ninguno de sus socios de producción está ubicado en Xinjiang. “No ha habido evidencia de trabajo forzado o ninguna otra violación de los derechos humanos en ninguno de nuestros proveedores. Si existe evidencia, dejaremos de hacer negocios con ese proveedor”, dijo.

Skechers dijo este año que auditorías regulares de sus instalaciones en China no han encontrado indicios de trabajos forzados.

Inditex dice en su portal que tiene un “enfoque de cero tolerancia hacia el trabajo forzado en cualquiera de sus manifestaciones e implementamos políticas y procedimientos para garantizar que esa práctica no ocurre en ninguna parte de nuestra cadena de suministros”.