Australia se congratula por retorno del embajador francés

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, se congratula de la decisión de Francia de devolver a su embajador al país y dijo que la relación bilateral era mayor que la cancelación de un contrato de submarinos

AP Noticias
jueves 07 octubre 2021 14:22

Francia devuelve a su embajador a Australia en espera de resolver crisis por el AUKUS

El primer ministro de Australia, Scott Morrison se congratuló el jueves de la decisión de Francia de devolver a su embajador al país y dijo que la relación bilateral era mayor que la cancelación de un contrato de submarinos.

Morrison desestimó las sugerencias de que Australia necesitaba reconstruir su relación con Francia después de cancelar un contrato de 90.000 millones de dólares australianos (66.000 millones de dólares) el mes pasado, un acto que el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, describió como una “puñalada por la espalda”.

“Ya tenemos cooperación. Como se ve, la relación Australia-Francia es más grande que un contrato”, dijo Morrison.

Francia retiró a sus embajadores de Washington y Canberra el mes pasado después de que Australia cancelara el contrato de submarinos al Naval Group —en el que el Estado francés tiene una participación mayoritaria— para que le construyera 12 submarinos convencionales de diésel y baterías.

En conformidad con una nueva alianza que incluye a Gran Bretaña Australia adquirirá en cambio una flota de ocho submarinos nucleares construidos con tecnología estadounidense. En respuesta, Francia regresó rápidamente a su embajador a Estados Unidos, aliado de la OTAN

El canciller francés Jean-Yves Le Drian dijo a una comisión parlamentaria: “He solicitado a nuestro embajador que regrese a Canberra con dos misiones: ayudar a redefinir los términos de nuestra relación con Australia en el futuro”.

Se desconoce de momento cuánto le costará al gobierno australiano la terminación del contrato suscrito en 2016. Australia ya había gastado 2.400 millones de dólares australianos (1.800 millones de dólares) en el proyecto, dijo el mes pasado el primer ministro Morriston.

Francia y sus socios de la Unión Europea han reaccionado con hostilidad hacia Australia debido a su sorprendente decisión de cancelar el acuerdo con París.