Rudolf Weigl es recordado por Google con Doodle del 2 de septiembre

Weigl salvó la vida de alrededor de 5.000 judíos durante la Segunda Guerra Mundial

<p>Weigl inventó la primera vacuna para combatir la enfermedad de tifus </p>

Weigl inventó la primera vacuna para combatir la enfermedad de tifus

Google recordó la importancia de las vacunas y a uno de los pioneros de ellas al celebrar el natalicio 138 del científico Rudolf Weigl con su Doodle del 2 de septiembre. El parasitólogo produjo la primera inoculación contra el tifus, una de las enfermedades mortales de inicio del siglo XX.

Weigl nació en la ciudad de Przerów, Austria-Hungría el 2 de septiembre de 1883, pero se mudó a Polonia a temprana edad junto a su madre, después de que ella contrajera nuevamente matrimonio tras la muerte de su primer esposo.

A principios del siglo pasado, Weigl se graduó en ciencias biológicas de la Universidad Lwów y años más tarde ingresó al ejército polaco como parasitólogo. Con la propagación del tifus en Europa, este biólogo ideó un innovador método para estudiar la bacteria causante de esta enfermedad a través del cultivo de piojos.

Weigl utilizó estos diminutos insectos—que eran alimentados en ocasiones con su propia sangre—para infectarlos con la bacteria Rickettsia prowazekii a nivel intestinal y posteriormente los inoculaba, con la ayuda de una diminuta aguja, con el fin de probar su posible vacuna.

La innovadora y extraña investigación de Weigl llamó la atención de los nazis, tras haber invadido Polonia, quienes ayudaron al parasitólogo a continuar con sus estudios. Los alemanes pusieron a disposición de Weigl judíos capturados para que experimentara en ellos los avances de su vacuna. Esto representó la salvación en varios sentidos para los polacos judíos.

Los judíos que formaron parte de la investigación de Weigl simplemente eran picados por los piojos y servían como alimento para los insectos. Se estima que alrededor de 5.000 personas fueron salvadas por Weigl, toda vez que al participar en sus estudios evitaban ingresar a un campo de concentración.

Una vez que se demostró la eficacia de su vacuna contra el tifus, Weigl abrió una fábrica de producción masiva y contrató a colegas y amigos que estaban en riesgo de ser perseguidos y capturados por la Gestapo.

No conforme con esto, Weigl enviaba de manera secreta algunas dosis de su inoculación a guetos de judíos en Varsovia para inmunizarlos contra esta enfermedad.

Leer más: Google celebra el nacimiento de Ángela Peralta con su Doodle del 6 de julio

Concluida la Segunda Guerra Mundial y acabada la ocupación nazi en Polonia, Weigl dedicó los últimos años de su vida a la docencia. Este histórico parasitólogo perdió la vida a la edad de 73 años en 1957.

Weigl fue nominado en dos ocasiones al Premio Nobel de Medicina y en 2003 recibió de manera póstuma el título de Justo entre las Naciones del Mundo, que fue entregado por Israel por sus trabajos para salvar miles de vidas de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in