Presidente de Microsoft habla del riesgo de seguridad tras hackeo de SolarWinds

El presidente de Microsoft advirtió que los gobiernos y el sector tecnológico deben trabajar juntos por la seguridad.

Andrew Griffin
viernes 18 diciembre 2020 17:33
<p>El hackeo a la empresa informática, SolarWinds, que se reveló en los últimos días todavía está "en curso" y parece ser llevado a cabo "por una nación con capacidades ofensivas de primer nivel"</p>

El hackeo a la empresa informática, SolarWinds, que se reveló en los últimos días todavía está "en curso" y parece ser llevado a cabo "por una nación con capacidades ofensivas de primer nivel"

Read in English

El mundo está sufriendo un ciberataque que es "notable por su alcance, sofisticación e impacto", así lo advirtió el presidente de Microsoft, Brad Smith.

El hackeo a la empresa informática, SolarWinds, que se reveló en los últimos días todavía está "en curso" y parece ser llevado a cabo "por una nación con capacidades ofensivas de primer nivel", advirtió Smith en una publicación de blog.

Dijo que el ataque era parte de una tendencia más generalizada que puso en peligro a Estados Unidos y al resto del mundo, por lo que el ejemplo debería servir como un "momento de ajuste de cuentas".

Funcionarios de todo el mundo se han apresurado a responder al ataque de SolarWinds, que parece haber afectado tanto a las agencias gubernamentales estadounidenses más poderosas, como a algunas de las empresas más grandes del mundo.

El alcance total del ataque aún está siendo investigado, incluso por Microsoft,  pero es probable que los atacantes desconocidos hayan robado información de las distintas organizaciones que se han visto afectadas por el ataque.

Smith dijo que, si bien el ataque estaba en consonancia con las tendencias recientes hacia los ataques cibernéticos a gran escala, el nuevo hackeo de SolarWinds representa, además, un cambio significativo en la forma en que funciona el mundo.

“Esto no es 'espionaje como de costumbre', incluso en la era digital”, escribió, “en cambio, representa un acto de imprudencia que creó una seria vulnerabilidad tecnológica para Estados Unidos y el mundo. En efecto, esto no es solo un ataque a objetivos específicos, sino a la confianza y confiabilidad de la infraestructura crítica del mundo para hacer avanzar la agencia de inteligencia de una nación".

"Si bien el ataque más reciente parece reflejar un enfoque particular en los Estados Unidos y muchas otras democracias, también proporciona un poderoso recordatorio de que las personas. en prácticamente todos los países están en riesgo, y necesitan protección independientemente de los gobiernos bajo los que vivan".

"En respuesta a esa tendencia, el mundo necesita una estrategia nacional y global más eficaz para protegerse contra los ciberataques ", escribió en la misma publicación.

“Necesitará múltiples partes, pero quizás lo más importante es que debe comenzar con el reconocimiento de que los gobiernos y el sector tecnológico deberán actuar juntos”.