La lucha entre Google y Australia es una que podría decidir el futuro del Internet

Es probable que las consecuencias y las luchas legales entre gobiernos y empresas de tecnología sean cada vez más frecuentes, escribe Andrew Griffin, y las consecuencias se sentirán en todo el mundo

viernes 22 enero 2021 20:09
Google y Facebook se unen para combatir las investigaciones antimonopolio
Read in English

Cuando Google dijo que una ley australiana lo obligaría a cortar sus resultados de búsqueda del país, fue una declaración dramática que en sí misma podría cambiar el futuro del Internet. Pero el hecho de que pueda decirlo es un recordatorio del extraño lugar en el que ya se encuentra el Internet, y de cuánto está en juego, sea cual sea el resultado.

Google presentó su argumento con un tono de pesar, no tanto una amenaza como una advertencia. "Si esta versión del código se convirtiera en ley, no tendríamos otra opción que dejar de hacer que la Búsqueda de Google esté disponible en Australia", dijo la directora gerente de Google Australia, Mel Silva.

El tono de la respuesta de Australia fue más explícito. El primer ministro del país, Scott Morrison, dijo que los legisladores no cederían a las "amenazas", y otros políticos sugirieron que el país estaba siendo "chantajeado".

Esto sigue otras consecuencias de alto perfil entre las empresas de tecnología y los gobiernos. Muchos de los más famosos han involucrado a Donald Trump, su intento fallido de prohibir TikTok, sus repetidas amenazas de usar la regulación contra Twitter cuando limitaba el alcance de sus tweets, y fueron notables por su beligerancia y su importancia.

Deberíamos acostumbrarnos al tono de tales argumentos. Es probable que en los próximos años se libren batallas por el significado y el futuro de Internet, y esas batallas las libran combatientes tan vastos que es muy probable que todos sintamos las impliaciones de una forma u otra.

El argumento entre Australia y el propio Google es algo técnico y específico, incluso si sus consecuencias son amplias. Australia ha introducido la primera legislación del mundo que hará que Google y otras empresas de tecnología paguen a los medios de comunicación a cambio de mostrar su contenido en los resultados de búsqueda y en otros lugares.

El resultado podría decidir cómo funcionan en el futuro algunas de las tecnologías y comportamientos que sustentan el Internet. El argumento, al menos en parte, se reduce a la idea filosófica de lo que realmente significa un enlace: ¿debería poder compartir otro contenido libremente o la gente debería pagar por él?

Esa es la objeción planteada por Tim Berners-Lee, quien dijo que el plan "corre el riesgo de violar un principio fundamental de la web al exigir el pago por la vinculación entre cierto contenido en línea". Vint Cerf, a menudo conocido como el "padre del Internet", argumentó lo mismo, aunque es vicepresidente de Google.

Pero por muy importante y profunda que sea la disputa en sí, igualmente importante podría ser la forma en que se libra. La conclusión del argumento podría decidir cómo funciona el Internet, pero el tono del argumento podría ser una vista previa de cómo se decidirán tales argumentos.

Es probable que estos argumentos se produzcan cada vez más, ya que los gobiernos de todo el mundo buscan legislar las empresas que, en el mejor de los casos, han acumulado grandes cantidades de poder y riqueza y, en el peor de los casos, han sido acusadas de destruir la democracia y el bienestar de las personas.

Pero el ejemplo de Google, como el de Trump y TikTok, muestra que esos argumentos no serán fáciles de ganar, y tampoco van a ser situaciones en las que los reguladores y los gobiernos puedan confiar fácilmente en su poder, ya que las empresas de tecnología lo igualan.

Una de las mayores dificultades para los gobiernos, por supuesto, es que a la gente le gustan los productos tecnológicos. Es mucho más probable que las personas tengan fuertes sentimientos sobre el acceso a los resultados de búsqueda de Google que las complejidades de las fuentes de ingresos de los periódicos, y es más fácil para ellos elegir un nuevo gobierno que construir un nuevo Google.

Las empresas de tecnología más grandes también tienen el beneficio de estar muy dispersas, con operaciones que se extienden a casi todos los lugares del planeta. Para Google, dejar Australia significaría dejar una pequeña parte de su negocio; para Australia, perder Google significaría estar aislado de una gran parte deal Internet.

Y así, la mayoría de la gente normal se queda en el medio, con los sitios web que utilizan para consultar las noticias o hablar con su familia convertidos en instrumentos de negociación en tratos comerciales de billones de dólares.