Elon Musk revela el progreso de la nave estelar antes del primer vuelo orbital con destino a Marte

El sueño de ciencia ficción del magnate tecnológico de llegar al Planeta Rojo se acelera

Joe Sommerlad
viernes 28 mayo 2021 21:13

Después de dos "saltos" exitosos de 150 metros en su centro Starbase, SpaceX comenzó una serie de pruebas.

Read in English

El magnate de SpaceX, Elon Musk, ha compartido una imagen de su último prototipo de nave espacial, la SN16, que se está preparando para la prueba más grande del proyecto hasta el momento: el primer vuelo orbital de una nave con rumbo a Marte, que despegará en julio.

La imponente nave de acero inoxidable de 50 metros de largo se ve en un hangar en las instalaciones de Starbase de Musk en Boca Chica en el condado de Cameron, Texas, con su nariz de ciencia ficción y sus aletas proyectadas contra el cielo nocturno.

El desarrollo de Starship acerca al multimillonario de Tesla a realizar su sueño de aterrizar un astronauta en la superficie hostil de Marte esta década, con miras a colonizar finalmente el Planeta Rojo e incluso construir ciudades entre sus cráteres para 2050, un proyecto que ya lo ha visto asegurar un contrato multimillonario con la NASA.

SpaceX tiene la ambición de lanzar misiones tripuladas a Marte a partir de 2024 y actualmente tiene el campo para sí mismo, sin ninguna agencia gubernamental o empresa privada rival en camino de desafiarlo.

Tal plan implicaría que la compañía de Musk construya hasta 100 naves estelares al año, cada una capaz de albergar a 100 miembros de la tripulación y con "cabañas privadas, grandes áreas comunes, almacenamiento centralizado, refugios para tormentas solares y una galería de observación", según SpaceX.

La empresa solo comenzó a probar prototipos de Starship en enero de 2020, pero hasta ahora ha emprendido su tarea a un ritmo asombroso.

Después de dos "saltos" exitosos de 150 metros en su centro Starbase, SpaceX comenzó una serie de pruebas de vuelo a gran altitud con una frecuencia de casi una al mes. Aunque los primeros cuatro terminaron en explosiones, cada uno representó un hito en el progreso de Starship.

Junto a Starship, la compañía también está construyendo un propulsor Super Heavy de 70 metros que también será completamente reutilizable y capaz de soportar lanzamientos regulares de cohetes desde la Tierra.

Cuando se combina, este cohete de dos etapas alcanzará los 120 metros y será el vehículo de lanzamiento más poderoso del mundo jamás desarrollado.

Lee más: Superluna de “Sangre” 2021: ¿Cuál es el significado del nombre de la luna llena de mayo?

La nave cuenta con seis motores Raptor alimentados con metano líquido y oxígeno líquido por tanques de propelente, produciendo metalox en un proceso de combustión que se lleva a cabo en varias etapas, el diseño del motor sirve para minimizar el desperdicio, según informó la BBC.

Musk espera que el uso de metano como combustible signifique que se puede sintetizar con agua subterránea y dióxido de carbono atmosférico si finalmente llega a Marte, creando una reacción de Sabatier que le permitiría regresar a la Tierra de manera autosuficiente.

Mientras tanto, el cohete súper pesado se llenará con 3.400 toneladas de metalox criogénico y estará propulsado por otros 28 motores Raptor, que proporcionarán 72 meganewtons de empuje máximo y lo harán más poderoso que el enorme lanzador Saturno V que se utilizó para las misiones Apollo Moon en los años sesenta y setenta.

Al hablar en un panel de la NASA en abril, Musk observó que ya han pasado casi 50 años desde la última vez que el hombre aterrizó en la Luna y comentó: “Necesitamos tener una gran base permanentemente ocupada en la Luna y luego construir una ciudad en Marte y convertirse en una civilización espacial. No queremos ser una de esas especies de un solo planeta, queremos ser una especie de múltiples planetas".

El desarrollador de tecnología ha descrito anteriormente su motivación como estar en la perspectiva de amenazas existenciales para nuestro planeta, y dijo en una conferencia en México en 2016 que el futuro de la especie humana equivale a permanecer en la Tierra y esperar "algún evento eventual de extinción", como el planeta sucumbir a los efectos de la crisis climática o ser golpeado por un asteroide, o establecer nuevas colonias en otros lugares para aumentar las posibilidades de supervivencia de la humanidad.

Musk se ha tomado en serio el cultivo de vida en Marte desde al menos 2001, cuando intentó comprar tres misiles balísticos intercontinentales por 20 millones de dólares para hacer estallar un invernadero robótico en el planeta para cultivar plantas en su suelo.