Elon Musk podría verse obligado a derribar una torre de SpaceX Starship debido a una revisión ambiental

La FAA se enteró de la construcción de la torre "basándose en imágenes de vídeo disponibles públicamente" y dice que SpaceX está construyendo "bajo su propio riesgo”

Adam Smith
lunes 19 julio 2021 14:01
Elon Musk a los 50: cinco hechos extraordinarios sobre el hombre más rico del mundo
Read in English

La compañía espacial de Elon Musk, SpaceX, podría verse obligada a derribar una torre en su sitio de lanzamiento de Boca Chica porque la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos no ha completado una revisión ambiental de la estructura.

Un portavoz de la FAA dijo el miércoles que la revisión ambiental de la agencia en curso de la “torre de integración” de ensamblaje de cohetes propuesta por SpaceX está “en curso”, y agregó que “la compañía está construyendo la torre bajo su propio riesgo.”

Una carta del 6 de mayo de la FAA a SpaceX visto por Reuters detalló que la reciente actividad de construcción en una de las dos torres propuestas “puede complicar el proceso de revisión ambiental en curso para el Programa Starship/Super Heavy”. La carta de la FAA decía que la torre podría tener hasta 480 pies de altura.

Basándose en la revisión medioambiental, la FAA podría ordenar a SpaceX que retirara la torre. “Es posible que haya que hacer cambios en el sitio de lanzamiento, incluso en las torres de integración para mitigar los impactos significativos”, decía la carta del 6 de mayo, añadiendo que la FAA se enteró de la construcción de la torre “con base en imágenes de vídeo disponibles públicamente”.

SpaceX no respondió a una solicitud de comentarios, pero Musk ha criticado en repetidas ocasiones a la FAA y al sistema regulatorio estadounidense.

SpaceX comentó a la FAA en mayo que no creía que la revisión fuera necesaria porque sólo pretende utilizar la “torre de integración para fines de producción, investigación y desarrollo y no para lanzamientos con licencia o permiso de la FAA”.

Pero la agencia respondió que la descripción en los documentos “indica lo contrario”. La FAA citó un documento de SpaceX según el cual las torres se utilizarían para integrar el vehículo de lanzamiento Starship/Super Heavy. “Super Heavy se acoplaría al soporte de lanzamiento, seguido de Starship acoplado a Super Heavy”, decía la carta de la FAA citando la presentación de SpaceX del 5 de mayo.

Leer más: La NASA encontró la falla en el telescopio espacial Hubble y está lista para hacerlo operativo nuevamente

La FAA y Musk se han enfrentado en varias ocasiones. El 29 de junio, Musk lamentó el retraso del lanzamiento de la misión Transporter-2 en Florida. Tuiteó “un avión entró en las zonas de exclusión, lo que es irrazonablemente gigantesco. Simplemente no hay manera de que la humanidad pueda convertirse en una civilización espacial sin una gran reforma regulatoria”. A principios de este año, la FAA dijo que el lanzamiento de la nave estelar SN8 de SpaceX en diciembre violaba sus requisitos de licencia. A partir del 12 de marzo, la FAA comenzó a exigir un inspector de seguridad de la agencia en todos los lanzamientos de SpaceX para “garantizar el cumplimiento de la normativa federal para proteger la seguridad pública”.

“El administrador de la FAA, Steve Dickson, habló con Musk el 12 de marzo durante 30 minutos para subrayar “el papel de la FAA en la protección de la seguridad pública garantizando el cumplimiento de la normativa”. Dejó claro que la FAA esperaba que SpaceX desarrollara y fomentara una sólida cultura de seguridad que hiciera hincapié en el cumplimiento de las normas de la FAA”, dijo la agencia en abril.

A pesar de este conflicto, la FAA ha defendido a SpaceX a pesar de que la empresa lanzó en diciembre un prototipo de nave estelar sin autorización, ignorando las advertencias de un inspector de seguridad.

Durante una audiencia de la Comisión de Transportes e Infraestructuras de la Cámara de Representantes, el representante Peter DeFazio preguntó al administrador asociado de la FAA, Wayne Monteith, qué había hecho SpaceX “para resolver los problemas operativos” y los “problemas culturales’’ tras el lanzamiento no autorizado de la nave estelar SN8.

“No les habríamos autorizado a reanudar las operaciones de vuelo si no estuviera seguro de que han modificado sus procedimientos de forma efectiva y han abordado los problemas de cultura de seguridad que vimos”, afirmó.

Informes adicionales de Reuters