Tecnología e ideas 'inteligentes' para avanzar en el ámbito sanitario

Los científicos pueden usar “energía que ya nos rodea” para cargar tecnología

La tecnología podría usarse para alimentar baterías o LED constantemente, sugiere la investigación

Adam Smith@adamndsmith
jueves 01 abril 2021 22:42
Read in English

Los científicos han descubierto una forma de alimentar dispositivos portátiles utilizando ondas de radio enviadas desde microondas, conexiones Wi-Fi y otras máquinas.

Los investigadores, dirigidos por Huanyu "Larry" Cheng, profesor del Departamento de Ciencias de la Ingeniería y Mecánica de Penn State, desarrollaron un sistema de antena de banda ancha extensible compuesto por dos antenas metálicas integradas en grafeno conductor con un revestimiento metálico.

Este diseño de banda ancha, que se refiere a señales que utilizan una amplia gama de frecuencias, significa que el sistema aún puede funcionar cuando se manipula el material, por ejemplo, cuando se estira o se retuerce.

Luego, el sistema puede conectarse a un circuito rectificador extensible, creando una antena rectificada, o "rectenna", que puede convertir ondas electromagnéticas en electricidad, que se puede utilizar para alimentar baterías o supercondensadores.

No es la primera vez que se propone una tecnología de este tipo; La idea fue concebida por primera vez por Nikola Tesla, finalmente desarrollada en la década de 1960, y ahora se utiliza para impulsar la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia), como el pago sin contacto o el seguimiento logístico.

Sin embargo, lo que esas tecnologías tienen en común es que no se doblan ni se mueven, algo que puede deteriorar el rendimiento del dispositivo. Al hacerlo más flexible, estos dispositivos podrían usarse mejor en sistemas autoalimentados y aprovechar la investigación existente para dispositivos de piel inteligente que podrían usarse en entornos médicos o en edificios.

Leer más: El multimillonario de la tecnología Elon Musk reafirma su compromiso de llevar vida humana a Marte

Los investigadores encontraron que la rectena podría convertir las ondas de radio, que existen a nuestro alrededor, en energía que podría usarse para la temperatura, la hidratación y los niveles de oxígeno del pulso.

Hay una advertencia: la energía producida es menor que la de la carga tradicional, pero el hecho de que pueda usarse para alimentar los medidores de forma continua es una ventaja significativa, afirman los investigadores.

"Estamos utilizando la energía que ya nos rodea, las ondas de radio están en todas partes, todo el tiempo. Si no usamos esta energía que se encuentra en el medio ambiente, simplemente se desperdicia. Podemos cosechar esta energía y rectificarla en energía”, dijo el profesor Cheng.

"Nuestros próximos pasos serán explorar versiones miniaturizadas de estos circuitos y trabajar en el desarrollo de la capacidad de estiramiento del rectificador. Esta es una plataforma en la que podemos combinar y aplicar fácilmente esta tecnología con otros módulos que hemos creado en el pasado. Se puede ampliar fácilmente o adaptado para otras aplicaciones, y planeamos explorar esas oportunidades ".

Los investigadores publicaron recientemente su método en Materials Today Physics.