Muerte de Mikhail Gorbachov: el último presidente de la Unión Soviética que cambió la historia del mundo

“Una época en la historia del mundo llegó a su fin directamente como resultado de sus acciones”

Paul Vallely
miércoles 31 agosto 2022 02:30
Muere Mijaíl Gorbachov, el último líder soviético, a los 91 años
Read in English

Un hombre puede cambiar la historia. Los antiguos camaradas marxistas de Mikhail Gorbachov no estarían muy de acuerdo. La historia cambia, en el análisis, por grandes fuerzas económicas y conflictos de clase. Pero el hombre que fue el último presidente de la Unión Soviética les demostró que estaban equivocados. Una época en la historia del mundo llegó a su fin directamente como resultado de sus acciones.

El martes en la noche, casi 31 años después del dramático golpe de estado que condujo a su caída, la extraordinaria vida de Gorbachov llegó a su fin a la edad de 91 años.

No era su intención provocar el colapso de uno de los grandes imperios del siglo XX. Quería reformar el comunismo ruso y modernizarlo, con una velocidad y escala que sorprendió tanto a amigos como a enemigos en todo el mundo.

No obstante, sus esfuerzos por democratizar el sistema político de su país y descentralizar su economía pusieron en marcha eventos que llevaron a la caída del Muro de Berlín, la desintegración de la Unión Soviética y el colapso del comunismo como fuerza global.

No había comenzado como reformador o radical. De niño enfrentó la gran hambruna soviética de 1932-1933 en la que murió casi la mitad de la población de su pueblo natal, Privolnoye. Además, sus dos abuelos fueron arrestados por cargos falsos, y uno de ellos fue enviado a Siberia, donde fue torturado y encarcelado. Pero a pesar de eso, Gorbachov se convirtió en un comunista leal que eligió a Stalin como su tema especial para sus exámenes finales de la escuela.

De joven condujo una cosechadora en una granja estatal durante cuatro años, pero era inteligente y se fue a estudiar Derecho a la Universidad de Moscú en 1950. Allí conoció al amor de su vida, Raisa Titarenko (con quien se casó), y a otro estudiante, quien también iba a tener una influencia fundamental en su vida. Su alma gemela era un estudiante checo llamado Zdenek Mlynar que se convirtió en uno de los arquitectos de la gran transformación de su país natal que se conoció como la Primavera de Praga.

Este experimento checo para “dar un rostro humano al socialismo” fue aplastado en cuestión de meses cuando los tanques del Pacto de Varsovia entraron en Praga en agosto de 1968 para sofocar el levantamiento. Un año más tarde, Gorbachov viajó a Checoslovaquia y, habiendo absorbido la propaganda soviética sobre el incidente, se sorprendió al encontrar que los trabajadores de la fábrica le daban la espalda a él y al resto de la delegación oficial rusa a la que pertenecía. Su reacción lo afectó mucho. Nunca olvidó el impacto que había tenido la represión soviética.

Pero en sus primeros años después de dejar la universidad, Gorbachov era leal al Partido Comunista. Su ascenso en el partido fue rápido y espectacular. En 1960 era el principal funcionario de Komsomol, la Organización de la Juventud Comunista, en su región. En el lapso de una década, fue líder del partido allí. Al ser uno de los jefes provinciales más jóvenes del partido en la Unión Soviética, se ganó la reputación de reformar sus granjas colectivas y mejorar las condiciones de los trabajadores al mismo tiempo.

En 1980, con tan solo 49 años, se había convertido en el miembro más joven del politburó soviético. Luego, en solo tres años, tres ancianos líderes de la Unión Soviética, Leonid Brezhnev, Yuri Andropov y luego Konstantin Chernenko, murieron en rápida sucesión. El politburó votó a favor de miembros más jóvenes. En marzo de 1985, Gorbachov se convirtió en secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética y el primer líder soviético nacido después de la Revolución Rusa.

Como líder del partido, se dedicó a reemplazar de inmediato a los miembros más conservadores de su Comité Central con hombres más jóvenes que compartían su visión de un futuro reformado.

Su país estaba en un estado pobre. Su economía estaba atrasada. Las fábricas y las minas estaban decrépitas y causando estragos en el medio ambiente, como lo demostró el desastre nuclear de Chernobyl en 1986. La delincuencia, el alcoholismo y las drogas estaban fuera de control en las ciudades soviéticas. El malestar social crecía a causa de la escasez de alimentos. La ocupación soviética de Afganistán se había convertido en el Vietnam de Rusia. Y Estados Unidos constantemente elevaba el costo de la industria de armamento a niveles que la economía soviética no podía soportar.

La gran visión de Gorbachov era que el comunismo y el capitalismo podían trabajar juntos dentro del sistema soviético. Introdujo una serie de palabras de moda clave en el vocabulario del mundo. La perestroika (reestructuración) fue un código para liberalizar la economía, fomentar la propiedad privada, modernizar la tecnología y aumentar la productividad de los trabajadores. Glasnost (apertura) consistía en relajar las estancadas estructuras políticas soviéticas. Demokratizatsiya (democratización) indicaba cómo se reformaría el partido. Y uskoreniye (aceleración) indicaba el ritmo al que se produciría la transformación.

Los cambios eran evidentes en todos los frentes. Los intelectuales disidentes, como el activista de derechos humanos Andrei Sakharov, fueron sacados del exilio interno y se les permitió regresar a Moscú. Miles de presos políticos fueron liberados. La prensa se volvió menos controlada. El voto secreto se introdujo en las elecciones en las que se permitieron candidatos multipartidistas. Gorbachov incluso admitió que la masacre de Katyn de 1940, en la que fueron ejecutados 25.000 soldados polacos, no fue obra de los nazis, como siempre había afirmado Moscú, sino de Stalin.

El cambio también ocurrió en la política exterior. Un año antes de ser elegido, el líder soviético Gorbachov había realizado una gira por países extranjeros, incluidos Bélgica, Alemania Occidental, Canadá y, finalmente, en 1984, el Reino Unido, donde se reunió con la primera ministra británica Margaret Thatcher. La líder conservadora estaba muy entusiasmada con el carismático ruso y declaró: “El señor Gorbachov me cae bien; podemos hacer negocios juntos”.

La mitad de la década de 1980 fue la era en la que la industria de armamento al centro de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética alcanzó su apogeo. El presidente de EE.UU., Ronald Reagan, declaró a la Unión Soviética como un “imperio del mal” en 1983. Aumentó el gasto de EE.UU. en armas, y desarrolló una bomba de neutrones, misiles de crucero y un sistema de defensa, conocido como el proyecto Star Wars, que utilizaba satélites espaciales.

Gorbachov sabía que la economía tambaleante de Rusia no podía soportar ese tipo de gasto. Decidió reducir el gasto soviético en armas y sabía que esto solo podría lograrse obteniendo el acuerdo de Reagan de que Estados Unidos haría lo mismo.

Occidente no supo cómo reaccionar. Se obsesionó con los debates sobre si se podía confiar en Gorbachov, por su combinación de inteligencia, mentalidad moderna, nacionalismo eslavo, energía, encanto, seguridad en sí mismo y aire de competencia y confianza. “En Gorbachov tenemos un tipo de líder completamente diferente en la Unión Soviética de lo que habíamos visto antes”, dijo el secretario de Estado de EE.UU., George Shultz, después de reunirse con Gorbachov por primera vez.

Apenas un mes después de llegar al poder en marzo de 1985, Gorbachov anunció la suspensión del despliegue de misiles rusos de alcance intermedio en Europa. En noviembre conoció a Reagan en una cumbre en Ginebra. Los dos hombres entablaron una relación personal.

Luego, en enero de 1986, Gorbachov hizo un movimiento extremadamente audaz, al anunciar una propuesta para eliminar todos los misiles nucleares de alcance inmediato de Europa y la abolición de todas las armas nucleares para el año 2000. Más tarde ese año comenzó a retirar las tropas soviéticas de Afganistán. En octubre, Gorbachov y Reagan se reunieron en Reykjavik en Islandia y, durante una reunión privada sin la presencia de asesores, acordaron en principio retirar todas esas armas de Europa y limitar el número de cada una en todo el mundo a 100 ojivas cada una. El mundo estaba conmocionado y encantado.

Más tarde, Gorbachov reveló en sus memorias: “Recuerdo que durante un paseo por el jardín de la villa donde nos conocimos, el presidente Reagan se detuvo y dijo: ‘Pero, escúcheme, presidente Gorbachov. Si nos atacaran desde el espacio, ¿colaboraríamos? ¿Nos uniríamos? Le respondí: ‘No sé qué piensas al respecto, pero yo propongo que unamos fuerzas’”.

Los dos hombres acordaron que no se podía ganar una guerra nuclear y que no se libraría. Intercambiaron cartas privadas y francas. Reagan fue demasiado cauteloso para aceptar la sugerencia de Gorbachov sobre la eliminación total de las armas nucleares. Pero entre los dos desmantelaron 40 años de ideología de la Guerra Fría.

Al año siguiente, Ronald Reagan, en una visita a Berlín, pronunció un discurso junto a la gran barrera simbólica entre Oriente y Occidente en el que apeló a Gorbachov para “¡Derribar este muro!”.

El año siguiente, Gorbachov se dirigió a las Naciones Unidas y anunció dramáticamente profundos recortes unilaterales en las fuerzas militares soviéticas en Europa del Este. En mayo de 1988, Reagan estaba de pie en RedSquare, en Moscú, afirmando que sus palabras sobre un “imperio del mal” pertenecían a una era diferente. Al cabo de un año, el Muro de Berlín había sido derribado. Para 1991, Gorbachov incluso había dejado de lado sus objeciones al programa de defensa de satélites Star Wars. Todo se volvió, dijo Reagan más tarde en su autobiografía, no solo una mejor relación entre dos países sino “una amistad entre dos hombres”.

Sin embargo, en casa, las reformas radicales del líder soviético estaban sembrando una cosecha diferente. Los cambios económicos, sociales y políticos que realizó fueron masivos. Pero las reestructuraciones de Gorbachov no revitalizaron la economía soviética. En cambio, enfrentó una severa recesión. La grave escasez de carnes, azúcar y otros alimentos básicos provocó que se volviera a implementar el racionamiento al estilo de los tiempos de guerra.

El Partido Comunista estaba dividido sobre cómo responder. Los reformadores con los que Gorbachov se había aliado instaban a acelerar el ritmo del cambio. Los conservadores de línea dura querían pisar los frenos, o incluso dar marcha atrás a la reforma. Gorbachov trató de consolidar su base de poder convirtiéndose en el primer presidente ejecutivo de la Unión Soviética y, al final, resultó ser el único.

Pero el genio que Gorbachov había soltado no podía volver a meterse en la botella. Como parte de su revisión de la política exterior, había dejado claro que si los países de Europa del Este, que tradicionalmente habían sido considerados satélites soviéticos, querían llevar a cabo su propio proceso de reforma, Moscú no se opondría y ciertamente no enviaría los tanques como había sucedido en Praga en 1968.

En colaboración con su ministro de Relaciones Exteriores, Eduard Shevardnadze, desarrolló lo que jocosamente se conoció como “la doctrina Sinatra”, ya que a cada estado se le permitiría “hacerlo a su manera”.

Eso, combinado con la reciente retirada soviética de sus fuerzas de Afganistán, provocó una serie de revoluciones políticas en toda Europa del Este. En junio de 1989 se celebraron elecciones libres en Polonia. En dicha elección, el ganador fue Solidaridad, un sindicato que alguna vez estuvo prohibido; su líder, Lech Walesa, se convirtió en el primer presidente no comunista de Polonia.

Durante los meses siguientes, se sucedieron manifestaciones en una parte del bloque soviético. Los comunistas fueron destituidos del poder en Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria, Rumania y Alemania Oriental, lo que provocó la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. Para el verano de 1990, Gorbachov había acordado la reunificación de Alemania Oriental y Occidental. Ese año Gorbachov recibió el Premio Nobel de la Paz.

Durante este proceso, Gorbachov no había previsto la caída del comunismo. Simplemente pensó que estaba convirtiendo su reforma en algo más dinámico. Pero no contó con el nacionalismo que se desató en toda Europa del Este.

También se desató en la propia Rusia bajo la insistencia de un nuevo líder, Boris Yeltsin, quien una vez fue un destacado partidario de Gorbachov, pero que luego comenzó a superarlo en su entusiasmo por transformar la antigua economía dirigida en un sistema de libre mercado con un programa de privatización y la desregulación de la terapia de choque económica. Se opuso al plan de Gorbachov de una federación voluntaria de naciones soviéticas democráticas pensando que impediría la reforma.

Gorbachov trató de girar un poco hacia la derecha para ganar el apoyo de los conservadores de línea dura. Le costó el apoyo de aliados como Shevardnadze, quien renunció en protesta con la dura advertencia al parlamento soviético de que los “reformistas se habían ido y escondido en los arbustos. Viene la dictadura”.

De hecho, mientras la economía seguía colapsando en medio del creciente descontento público, la respuesta de los conservadores fue intentar dar un golpe de estado contra Gorbachov. En agosto de 1991 lo pusieron bajo arresto domiciliario en la dacha de su país en Crimea. Fue puesto en libertad a los tres días pero, a su regreso, Gorbachov descubrió que su poder práctico se había desvanecido. Había sido desplazado hacia Boris Yeltsin, quien se había enfrentado a los tanques del Ejército y provocado el derrumbe del golpe de estado.

Yeltsin, que había sido elegido presidente de Rusia dos meses antes, estaba ahora en ascenso. La Unión Soviética se desintegró cuando sus repúblicas constituyentes se convirtieron en naciones independientes en toda Europa del Este. El día de Navidad de 1991, Mikhail Gorbachov renunció a su presidencia. La Unión Soviética se disolvió formalmente al día siguiente. Al día siguiente, Yeltsin se mudó a la oficina de Gorbachov.

Fuera del cargo, Gorbachov siguió siendo una figura internacional. Al año siguiente de su caída en desgracia en Moscú, estableció la Fundación Gorbachov, con sede en San Francisco. Al año siguiente, apareció con su hija en un anuncio de televisión de Pizza Hut.

Sin embargo, aunque trató de formar un nuevo partido político y criticó a los líderes rusos posteriores, Vladimir Putin y Dmitry Medvedev, nunca volvió a ser una figura de importancia en la política rusa.

Como podrás darte cuenta, su legado fue enorme. Si bien Mikhail Gorbachov fue un hombre que fracasó en su proyecto político inmediato, logró cambiar la faz de la historia mundial, y la cambió para bien.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in