Califican a Jair Bolsonaro como un “líder psicópata” luego de que tres murieran por ingerir el “Kit COVID” que promovió

El gobernador de Sao Paulo reprende al presidente populista de derecha cuando el número de muertos se acerca a los 300.000

Joe Sommerlad
martes 23 marzo 2021 20:36

Nuevo ministro de salud enfrentará reto en Brasil por la pandemia.

Read in English

El presidente brasileño Jair Bolsonaro ha sido calificado como “líder psicópata" por el gobernador de Sao Paulo por su desastroso liderazgo durante la pandemia de coronavirus, que ha visto al país sufrir 12 millones de casos y casi 300.000 muertes.

En declaraciones a CNN, Joao Doria dijo: "Estamos en uno de esos momentos trágicos de la historia en los que millones de personas pagan un alto precio por tener un líder psicópata y desprevenido a cargo de una nación".

Añadió que, si Bolsonaro "hubiera actuado con la responsabilidad que le otorga el cargo", Brasil podría haber capeado la crisis con mucha más facilidad.

En cambio, la administración del populista de derecha había cometido "errores increíbles, el más grande fue tener una disputa política con los gobernadores que están tratando de proteger a la población", dijo Doria, aludiendo a los ataques del presidente a los estados, alcaldías municipales y regionales al implementar bloqueos y restricciones sociales, a lo que se opone por razones económicas, a pesar de que la Corte Suprema del país defendió su derecho a implementar tales medidas el año pasado.

Ese ataque mordaz siguió al diario O Estadão de Sao Paulo informando que tres personas que habían tomado un "Kit COVID" -de medicamentos como hidroxicloroquina e ivermectina- respaldados por Bolsonaro habían muerto, mientras que cinco más terminaron requiriendo trasplantes de hígado.

El primero es un tratamiento contra la malaria que también fue muy promovido y, afirmó, adoptado por Donald Trump durante su presidencia a pesar de que su eficacia contra el coronavirus no ha sido establecida por los expertos, mientras que la ivermectina es una "droga maravilla" japonesa para matar a los agentes internos como bacterias que la Agencia Europea de Medicamentos desaconsejó usar para tratar el covid-19 después de los ensayos clínicos.

Al igual que su ex homólogo estadounidense, con quien se ha comparado regularmente al ex capitán del ejército, Bolsonaro desdeñó el virus cuando apareció por primera vez hace un año y declaró en abril que, si lo contagiara, “no tendría que preocuparse porque no sentiría nada, como mucho sería un poco de gripe o un poco de resfriado”.

Inevitablemente, dio positivo en julio.

Mientras tanto, su país se ha convertido en el nuevo epicentro mundial de la pandemia desde el cambio de año, con hospitales en casi todos los estados brasileños que ahora se esfuerzan bajo la presión de las unidades de cuidados intensivos con tasas de ocupación del 80 por ciento o más, según CNN.

"Tengo muchos colegas que, a veces, se detienen a llorar", dijo recientemente a la AP el Dr. Alexandre Zavascki, con sede en Porto Alegre, la capital del estado Rio Grande do Sul.

“Este no es el tipo de medicina a la que estamos acostumbrados a realizar de forma rutinaria. Esta es una práctica médica adaptada para un escenario de guerra. Vemos que una buena parte de la población se niega a ver lo que está pasando, se resiste a los hechos. Esas personas podrían ser las próximas en entrar al hospital y querrán camas. Pero no va a haber".

Leer más: COVID: Paraguay recibirá 600.000 vacunas donadas por Qatar e India

Mientras tanto, solo 10 millones de personas de los 220 millones de habitantes de Brasil, o el 1,57 por ciento, habían sido vacunadas hasta el viernes pasado debido a la lenta implementación de las inyecciones, y el gobierno de Bolsonaro tenía que reducir regularmente sus objetivos de inoculación.

La confusión también se ha desarrollado dentro de su propio gabinete.

Bolsonaro nombró a su cuarto ministro de salud de la pandemia la semana pasada cuando el presidente de la Sociedad Brasileña de Cardiología, Marcelo Queiroga, reemplazó a Eduardo Pazuell, un general en servicio activo que originalmente había sido designado sobre la base de su supuesta experiencia en logística.

Mientras los brasileños comienzan a colgar banderas negras improvisadas en sus ventanas para exigir el juicio político del presidente por su mal manejo de la crisis, un ex líder que fue derrocado por los mismos medios, Luiz Inácio Lula da Silva, también se ha sumado a las críticas a su sucesor.

Hablando en una reunión sindical de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo a principios de este mes por primera vez desde que se anularon sus falsas condenas por corrupción, Lula declaró: “Este país no tiene gobierno, este país no se ocupa de la economía, de creación de empleo, salarios, salud, medio ambiente, educación, jóvenes”.

Se negó a decir si volvería a postularse contra Bolsonaro, pero insistió en que debe ser expulsado por el bien de Brasil.