Niños separados de sus padres por administración Trump no han podido reunirse con sus familias

'La trágica realidad es que cientos de padres fueron deportados a Centroamérica sin sus hijos.

Justin Vallejo
miércoles 21 octubre 2020 01:33
Niños gritando y llorando por sus padres en un centro de detención de los Estados Unidos.
Read in English

Los abogados no han podido encontrar a los padres de 545 niños separados en la frontera de México después de que la mayoría de las familias fueron deportadas a Centroamérica, según la ACLU.

Un expediente judicial de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles mostró que solo se han puesto en contacto con los padres de 550 niños de las 1,000 familias separadas en la frontera en 2017, según NBC News.

Si bien 25 de esos padres pueden tener la oportunidad de regresar para la reunificación, varias familias contactadas por el comité designado por la corte federal para identificar a las familias separadas optaron por dejar a sus hijos en los Estados Unidos con un familiar.

Lee Gelernt, subdirector del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU, dijo a NBC News que aún no se han encontrado cientos de familias.

"La gente pregunta cuándo encontraremos a todas estas familias y, lamentablemente, no puedo dar una respuesta. Simplemente no lo sé", dijo Gelernt. "La trágica realidad es que cientos de padres fueron deportados a Centroamérica sin sus hijos, quienes permanecen aquí con familias de acogida o parientes lejanos".

Justice in Motion, el grupo sobre el terreno en México y América Central que busca físicamente a las familias separadas, dijo en un comunicado que seguían buscando más padres deportados.

“Es un proceso arduo y que requiere mucho tiempo en un buen día. Durante la pandemia, nuestro equipo de defensores de derechos humanos está tomando medidas especiales para proteger su propia seguridad y protección, así como la de los padres y sus comunidades”, dijo el comunicado compartido con NBC.

La administración Trump comenzó a probar una política de "tolerancia cero" en la frontera sur de Estados Unidos en un programa piloto en 2017.