Presidenta nacional del Partido Republicano pide no certificar las elecciones en Michigan

Ronna McDaniel solicitó una auditoría e investigación completa sobres las irregularidades señaladas por la campaña de Trump

Richard Hall@_richardhall
sábado 21 noviembre 2020 17:28
<p>Pese a los dichos de los republicanos, no se han encontrado evidencias de fraude en Michigan o cualquier otro estado</p>

Pese a los dichos de los republicanos, no se han encontrado evidencias de fraude en Michigan o cualquier otro estado

Read in English

La presidenta nacional del Partido Republicano y su homólogo estatal en Michigan han pedido al estado que no certifique sus resultados electorales, citando afirmaciones infundadas de "irregularidades".

La medida se produce después de que Donald Trump invitó a legisladores republicanos de Michigan a la Casa Blanca el viernes como parte de un esfuerzo amplio y sinuoso para anular los resultados de las elecciones en el colegio electoral.

Una declaración de la presidenta del Partido Republicano, Ronna McDaniel, y la presidenta del GOP de Michigan, Laura Cox, pidió a la junta de escrutinios del estado, cuyo trabajo es certificar los resultados de las elecciones, que en su lugar "suspendan la sesión durante catorce días para permitir una auditoría e investigación completas" sobre lo que afirmaron eran "anomalías e irregularidades".

La ley de Michigan establece que las auditorías electorales solo pueden realizarse después de la certificación. A pesar de las repetidas afirmaciones vagas del presidente y sus partidarios, no ha habido evidencia de un fraude electoral generalizado en Michigan ni en ningún otro lugar.

Trump comenzó a atacar la integridad de las elecciones de 2020 incluso antes de que se hubiera emitido una votación, alegando sin pruebas que las boletas por correo se utilizarían para cometer fraude.

Hizo afirmaciones similares de una elección "amañada" en el período previo a su victoria en la presidencia de 2016, y contra sus oponentes republicanos durante la campaña primaria de ese año. Ninguna de esas afirmaciones fue fundamentada.

“Esta junta se enfrenta a una dura elección: puede ignorar anomalías numéricas e informes creíbles de irregularidades procesales, dejando que la desconfianza y la sensación de privación de derechos procesales que sienten muchos votantes de Michigan se enconen durante años; o puede aplazar la sesión durante catorce días para permitir una auditoría e investigación completas sobre esas anomalías e irregularidades antes de certificar los resultados de las elecciones generales de 2020, permitiendo que todos los habitantes de Michigan tengan confianza en los resultados”, dijo el comunicado de las dos presidentas republicanos.

La carta menciona específicamente el condado de Wayne, que se convirtió en objeto de controversia esta semana cuando dos trabajadores electorales republicanos se negaron brevemente a certificar los resultados del condado, alegando que demasiados condados estaban "desequilibrados", es decir, el número total de boletas tabuladas y el número total de votantes que recibieron una boleta no coinciden.

Pero un informe de la Oficina de Elecciones de Michigan encontró que el equilibrio, generalmente un error de procedimiento menor, fue mejor este año que en las dos elecciones anteriores.

Los dos representantes electorales finalmente cambiaron de opinión y certificaron los resultados, solo para volver a cambiarlos ese mismo día y tratar de rescindir su certificación luego de una llamada telefónica de Donald Trump.